• UniVerde 2012, en Vitoria

    IV Universidad de Verano lleva por título “EL NEW DEAL VERDE: una respuesta social, ecológica y democrática a la crisis” y contará con 4 plenarias y alrededor de 20 talleres:

    Las plenarias tendrán como temática:

    • Nuevas políticas de Empleo
    • Hacia un sistema Financiero justo y sostenible
    • La transición a una nueva energía
    • Una Europa más verde, más social y más democrática [Read More…]

  • La eólica bate registros…y el Ministro apuesta por el petróleo…

    La eólica bate su récord de generación en febrero alcanzando a cubrir el 22 por ciento de la demanda de electricidad, con 4.900 GWh de producción total y contribuyendo a mantener el coste de generación en la mitad del de Francia durante la ola de frío. Mientras tanto, el gobierno suspende las ayudas a las energías renovables, que ya han perdido decenas de miles de empleos

    [Read More...]
  • Aprobadas por el Gobierno las propuestas de fiscalidad verde de Los Verdes de Asturias

    En el Proyecto de Ley de Presupuestos del Principado de Asturias para 2011 se incluyen las dos propuestas de fiscalidad verde presentadas por Los Verdes de Asturias: el impuesto verde sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente (lineas electricas y de telefonía) y la deducción en el IRPF por gastos en certificación forestal.

    [Read More...]
  • Arce asegura que la ecotasa «va en la línea de lo que marca la UE»

    El Director de Política Forestal cree que el impuesto que propone IU llevará a las empresas a «un mayor esfuerzo de racionalidad»

    Noticia del diario EL COMERCIO
    21.10.10 L. F. MAYORDOMO | GIJÓN.

    Impuesto sobre Ocupaciones de Montes que Izquierda Unida-Los Verdes puso sobre la mesa la pasada semana bebe de las fuentes normativas de la Unión Europea (UE) y de la OCDE. «No es un discurso nuestro, sino que va en la línea de lo que marcan Europa y organismos internacionales», sostuvo ayer el director general de Política Forestal, Joaquín Arce, en una entrevista en el programa ‘La Lupa’ de Canal 10.
    La ecotasa con la que los socios de gobierno proponen que -a partir de enero de 2011- se grave a todas las instalaciones de generación y transporte de electricidad, explotaciones mineras, áridos, antenas de televisión, tendidos telefónicos, gaseoductos, oleoductos y, en general, cualquier instalación que ocupe el monte público o privado sin un aprovechamiento sostenible no sólo es «interesante», sino que, a juicio de Arce, también es «necesaria».
    Es más. El director general de Política Forestal considera que España debería seguir este ejemplo y «reorientar el sistema fiscal hacia un mayor peso de la fiscalidad ecológica». Es lo que han hecho países como Holanda que, explicó Arce, acaba de recibir la felicitación de la OCDE porque los impuestos verdes suponen ya el 5% de su Producto Interior Bruto.
    Descartó, asimismo, que esta ecotasa por ocupación de los montes asturianos -con la que IU calcula que se recaudarán entre 15 y 20 millones de euros anuales- vaya a traducirse, por ejemplo, en un incremento de las tarifas eléctricas que abonan los asturianos. E insistió en que el fin último de esa recaudación es destinarla a «inversiones productivas en el monte y el medio rural».
    Tres son los objetivos que persigue este impuesto verde. El primero, «reducir el impacto ambiental» de instalaciones o actividades industriales. El segundo, que «cuando una empresa eléctrica o de telecomunicaciones, por ejemplo, genere un impacto al entorno, eso les cueste un dinero». Y, tercero, «que esas empresas no se apropien de bienes comunes, como el paisaje o la calidad medioambiental». Y se verán obligadas, cree Joaquín Arce, a realizar «un mayor esfuerzo de racionalidad económica» a la hora de tomar decisiones.

  • El ‘impuesto verde’ para ocupaciones de montes

    La finalidad de este tributo no es recaudatoria, sino de protección medioambiental, pero sabemos que generará unos ingresos de cerca de 20 millones de euros al año

    Artículo en el diario EL COMERCIO, 17.10.2010 DE JOAQUÍN ARCE FERNÁNDEZDIRECTOR GENERAL DE POLÍTICA FORESTAL Y MIEMBRO DE LOS VERDES DE ASTURIAS

    La Consejería de Medio Rural y Pesca del Gobierno de Asturias ha propuesto estos días la creación de un muevo impuesto sobre ocupaciones de los montes. Pretendemos que este impuesto se regule en la Ley de Medidas Administrativas y Tributarias de Acompañamiento de los Presupuestos para 2011 con el fin de que entre en vigor ese mismo ejercicio. El hecho imponible de este impuesto será la generación de daños, alteraciones, impactos visuales o ambientales sobre el medio forestal como consecuencia de la ocupación de montes en Asturias por determinadas actividades. Es decir, se trata de un típico ejemplo de ‘impuesto verde’. Las instalaciones gravadas serán las líneas de transporte de energía eléctrica, los parques eólicos, las canteras, las minas (en especial, las de cielo abierto), los tendidos y antenas de telefonía, los teleféricos, los gasoductos y demás infraestructuras vinculadas a esas instalaciones. Estarán exentas del impuesto las actividades e instalaciones agrícolas, ganaderas y forestales, es decir, los usos tradicionales y sostenibles del monte y las instalaciones de la Administración regional o los ayuntamientos. A modo de ejemplo, por cada kilómetro de línea de alta tensión o gasoducto, la empresa titular pagaría 3.000 euros al año; por cada aerogenerador, entre 2.000 y 4.000 euros, y por cada metro cuadrado de cantera o mina a cielo abierto, 0,2 euros. La finalidad de este impuesto no es recaudatoria, sino de protección medioambiental, pero sabemos que generará unos ingresos de cerca de 20 millones de euros al año. Debido a su naturaleza de ‘impuesto verde’, está previsto que la recaudación que se obtenga se destine, en su totalidad, a actuaciones de mejora y conservación de los montes asturianos, por otra parte, muy intensivas en generación de empleo en el medio rural. Las empresas que soportan el impuesto podrán beneficiarse de importantes deducciones si realizan inversiones de conservación de los montes.
    Esta propuesta se enmarca dentro de las nuevas corrientes en política fiscal promovidas por la Unión Europea en su ‘Libro verde sobre la utilización de instrumentos de mercado en la política de medio ambiente’, por la OCDE y por otros organismos internacionales, que básicamente consisten en incrementar la presión fiscal sobre las actuaciones que impacten de forma negativa sobre el medio ambiente o que produzcan cambio climático.
    En un contexto todavía más amplio, la doctrina económica dominante en la actualidad considera que los poderes públicos deben cumplir varias funciones económicas básicas: En primer lugar, redistribuir la renta para conseguir una sociedad más igualitaria y cohesionada. En segundo lugar, estabilizar la economía, controlando paro, inflación, crecimiento y déficit público. En tercer lugar, resolver los problemas de ineficiencia de los mercados, es decir, lo que los economistas llamamos los «fallos del mercado», de varias maneras: con normas antimonopolio; produciendo bienes públicos (sanidad y servicios sociales, educación, justicia, infraestructuras de transporte, seguridad pública, entre otros); fomentando las actividades con efectos externos positivos (efectos sobre los demás o el medio ambiente) como la cultura, la producción de alimentos saludables, el mantenimiento del paisaje., y corrigiendo los efectos externos negativos que producen algunas actividades humanas: contaminación, molestias, insalubridad…
    Para conseguir cumplir esas funciones, las administraciones públicas pueden y deben usar instrumentos variados, como las leyes o normas de todo tipo, las políticas de gasto público (inversiones, subvenciones, prestación directa de servicios) y los impuestos. Estos últimos pueden tener una finalidad: fiscal (recaudar) o extrafiscal (para conseguir además otros objetivos de política económica, social o medioambiental). Aquí es donde se sitúan, por ejemplo, los impuestos vinculados con la salud pública (sobre el alcohol o el tabaco) y los impuestos para proteger el medio ambiente: los ‘impuestos verdes’. Es decir, la ‘fiscalidad verde’ es una forma más -y en algunos casos, la más adecuada- de ejercer las funciones que tienen los poderes públicos, en este caso, en política forestal, medioambiental y de desarrollo del medio rural. Los ‘tributos verdes’ minoran, al menos parcialmente, el daño al medio ambiente, al interiorizar en las cuentas de la empresas los costes ambientales y sociales; compensan a la sociedad también, de alguna manera, los daños ocasionados al medio ambiente por el que hace la actividad que genera efectos externos, y evitan la apropiación indebida y gratuita de valiosos bienes comunes, como el paisaje o la calidad medioambiental.
    Por todas esas virtudes, la ‘fiscalidad verde’ está muy en auge en la actualidad, tanto a escala internacional (se preparan nuevas tasas sobre combustibles aéreos y la UE está promoviendo ‘impuestos verdes’ sobre los vehículos que circulan por las autopistas) como estatal (impuestos sobre combustibles o sobre emisiones de vehículos).
    En España, tras la reforma de la LOFCA de 2009, las comunidades autónomas han visto ampliada su capacidad para crear sus propios tributos siempre que no recaigan sobre los mismos hechos imponibles que los tributos del estado o los municipios. En estos momentos, ya son muchas las comunidades que cuentan con ‘tributos verdes’ sobre emisiones contaminantes, o sobre distintas instalaciones que inciden en el medio ambiente. Así, Aragón tiene impuestos sobre el daño medioambiental causado por grandes áreas de venta y por instalaciones de transporte por cable. Extremadura por aprovechamientos cinegéticos y por instalaciones de producción y transporte de energía eléctrica y telefonía. Galicia tiene un impuesto sobre los parques eólicos. Cinco comunidades tienen distintos impuestos sobre emisiones contaminantes a la atmósfera, que también debería implantarse lo antes posible en Asturias. Y otras muchas regiones gravan las instalaciones nucleares, la gestión de residuos y vertederos, los embalses, y el saneamiento de aguas.
    En Asturias, hasta el momento, contamos con algunos ‘impuestos verdes’ como el canon de saneamiento, el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales, los recargos en la imposición sobre vehículos contaminantes y el céntimo sanitario, que están demostrando su eficacia para conseguir los objetivos medioambientales propuestos. Estos ‘tributos verdes’, además, disfrutan de un amplio respaldo popular en España. Según los estudios del CIS, los ciudadanos de nuestro país apoyan el destinar más recursos y medios a la protección del medio ambiente.
    Por todo ello, consideramos que el nuevo impuesto sobre ocupaciones en los montes propuesto por la Consejería de Medio Rural y Pesca cuenta con el máximo respaldo de la racionalidad económica, de las instituciones europeas y de los ciudadanos, y será un instrumento muy eficaz para las políticas económica y forestal de Asturias.

  • El sector eólico, primer creador de empleo en el mundo

    Actualmente, existen 550.000 personas trabajando en el sector.

    El gobierno español, por primera vez en la historia del sector nacional, impuso cupos al desarrollo de la energía del viento, cupos muy por debajo de la capacidad del mercado.

    [Read More...]
  • Contra la crisis, “New Deal” verde

    Los Verdes de Asturias critican con dureza los proyectos del Gobierno estatal para salir de la crisis por realimentar el mismo sistema económico que condujo a la crisis y desconocer las propuestas de diferentes organismos internacionales para reconducirlo hacia la viabilidad y sostenibilidad. Las propuestas gubernamentales insisten en subvencionar con los impuestos de todos a los mismos que con sus prácticas tramposas se han enriquecido en los últimos años llevando a la sociedad al desastre económico y ecológico. Sigue subvencionando a la banca y a los constructores, a la industria del automóvil, promoviendo así el transporte privado en lugar del colectivo; y ello con un coste de oportunidad elevadísimo puesto que se detraen recursos para otras políticas que crearían mucho más empleo al tiempo que elevarían la calidad de vida de todos y mejoraría el medio ambiente.
    Los Verdes de Asturias proponen las siguientes líneas de actuación, que están en la línea del “Global Green New Deal” lanzado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y de recomendaciones como las del Informe Stern encargado por el Gobierno británico, y que el Gobierno de Zapatero parece desconocer:
    -Subvenciones y desgravaciones para la rehabilitación de viviendas y medidas para sacar al mercado las viviendas vacías: en lugar de expandir la ciudad comiéndose el campo con sus explotaciones agrícolas y su riqueza natural, hay que recuperar edificios vacíos, promocionar obras en las viviendas para mejorar su eficiencia energética. Se generarían miles de puestos de trabajo de forma inmediata en las pequeñas empresas constructoras con obras en casi todo el parque de vivienda, sin perjudicar el entorno natural y en cambio reduciendo el consumo energético futuro y mejorando la calidad de vida y la economía de la gente.
    -Obra pública para recuperación de espacios degradados, eliminación de infraestructuras en desuso e incluso de urbanizaciones ilegales en espacios naturales, recuperación de suelos contaminados; para completar el saneamiento rural, construir todas las depuradoras precisas y poner en funcionamiento las que están paradas; redes para reutilizar las aguas grises y las pluviales. Se podrían generar muchos miles de puestos de trabajo en el sector de la construcción con obras beneficiosas para el medio ambiente y que disminuyen la demanda de recursos naturales.
    -Obra pública para mejora y desarrollo de una red de ferrocarril de cercanías, de tranvías urbanos, y la correlativa adquisición de las unidades de tren necesarias para prestar el servicio. También promoción del transporte público por autobús Miles de puestos de trabajo en la construcción de las infraestructuras y de los trenes y autobuses (hay empresas nacionales de ese sector entre las más competitivas del mundo) y después en la prestación del servicio. Este servicio reduciría el gasto energético y las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes en el sector del transporte; reduciría o eliminaría los atascos en la carretera ylas ciudades, con gran aumento de la seguridad vial, menos ruido, menos contaminación urbana, más salud para quienes sufren esa contaminación. Se mejora la movilidad sobre todo en zonas rurales, ancianos, dependientes, mujeres y los más jóvenes.
    -Cambio del modelo energético: apuesta decidida por las energías renovables, a pequeña escala. Incorporación de placas solares a los edificios y naves, de pequeños y medianos molinos de viento en entornos industriales y urbanos que lo admitan, aprovechamiento generalizado de la energía geotérmica, investigación y desarrollo en eficiencia de esas fuentes de energía, en la marina, etc. Crearía centenares de miles de puestos de trabajo en el desarrollo de placas, molinos, etc. (España es una de las primeras potencias mundiales) y en su colocación y mantenimiento y también muchos en la investigación. Reducción muy importante de la emisión de gases de efecto invernadero y de la contaminación (más salud); también de la dependencia energética del exterior y del desequilibrio de la balanza comercial.
    -Desarrollo rápido de la Ley de Dependencia: la creación de una red amplia de centros de día y residencias, de ayuda domiciliaria, etc. crearía centenares de miles de puestos de trabajo de calidad e indefinidos. En la construcción o rehabilitación de edificios para esos centros se crearían miles de puestos de trabajo temporales. Mejoraría enormemente la calidad de vida de todos los dependientes y de sus familiares.
    -Inversión en educación: mejora del ratio profesores, personal auxiliar (psicólogos, pedagogos, etc.) y aulas/alumnos. Miles de puestos de trabajo de calidad y con gran beneficio para el desarrollo personal de todos los estudiantes y para la sociedad en general.
    -Inversión en I+D+i. Miles de puestos de trabajo muy cualificados, con gran beneficio para la economía, por la proyección de desarrollo y mejora de la eficiencia que supone este sector.
    -Plan de apoyo a la pequeña industria y a los autónomos. Es el sector con más creación de empleo, de calidad y sin riesgos de deslocalización tras haber recibido ayudas públicas multimillonarias. Y el más afectado por la crisis.
    -Promoción de la agricultura y ganadería ecológicas, apoyo a la formación de cooperativas, a la comercialización, introducción de menús ecológicos en escuelas, hospitales y residencias. Reforestación masiva. Desarrollo de las zonas rurales (más servicios sociales, médicos, transporte público, bibliotecas, informática e internet, dependencias administrativas…) Se conservarían miles de puestos de trabajo y se crearían otros muchos nuevos, de carácter permanente. Mejora de la calidad de la producción de alimentos, menos insumos, menos vertidos, mejoras ambientales, reducción de gases de efecto invernadero, mejor calidad de vida de las poblaciones rurales.
    En Oviedo, a 15 de mayo de 2009.

  • ANA reclama una nueva moratoria para frenar los parques eólicos

    Ante la avalancha de solicitudes y la preocupación de los vecinos y del sector turístico, ANA reclama una nueva moratoria para frenar la instalación de parques eólicos 22.01.09 – I. G.| NAVIA – EL COMERCIO

    [Read More...]
  • Desconectan el 37% de los eólicos por exceso de producción

    Se buscan soluciones para consumir la electricidad eólica sobrante o almacenarla: en baterías de automóviles eléctricos o presas de bombeo. Extracto de la noticia de El País, 7 de noviembre de 2008

    [Read More...]
  • La contaminación de la central térmica de ESBI (Corvera) y la burbuja energética. Comunicado de Los Verdes de Asturias

    En relación con las declaraciones de los representantes de ESBI sobre la nueva central de ciclo combinado que quieren construir en Corvera, Los Verdes de Asturias queremos señalar lo siguiente:

    • Contaminación: La central de ciclo combinado de ESBI, según sus promotores, contaminará “como un coche circulando por la autopista”. Aunque contamina bastante menos que las de carbón, nada es más falso y lejos de la realidad: la central está sujeta a Evaluación de Impacto Ambiental por su elevada carga contaminante, tendrá limitaciones para su funcionamiento precisamente por la contaminación que emite hacia Avilés y, los días que funcione las 24 horas, consumirá tanta cantidad de combustible (110 toneladas a la hora) como 440.000 coches circulando una hora al día por el centro de la región, es decir tanto como todo el parque de turismos de Asturias, con las consiguientes emisiones contaminantes y de efecto invernadero.

    • Suelo sobre el que se ubica la central de ESBI. El terreno sobre el que se construirá la central fue expropiado para entregárselo a la Du Pont como ayuda pública para que desarrollase el proyecto industrial que había prometido. Du Pont lo recibió del Principado de forma gratuita. No entendemos como ahora Du Pont y ESBI pueden negociar y lucrarse con esos terrenos cuando lo pertinente sería que el Principado reclamase las ayudas entregadas por ese terreno y los antiguos propietarios expropiados pueden reclamar la reversión. Creemos que debería explicarse esta cuestión.

    • La nueva burbuja energética en Asturias: Parece ser que los directivos de ESBI no tienen mucha prisa para construir su central. Incluso pensamos que es posible que no la lleguen a poner en marcha. En los últimos meses la central de gas de EDP-HC de Soto de Ribera y los eólicos se han hecho cargo de la mayor parte de la generación eléctrica en Asturias. Si el batacazo de la construcción especulativa ha sido menor en Asturias que en Levante, en cuanto a energía será al revés de no cambiar de rumbo.
    Sobre el sector de la generación térmica con carbón planea la disminución de plantillas. Hay que considerar además que las preferencias de las empresas van en el sentido de disminuir los salarios en las nuevas contrataciones de personal, y precarizar el empleo.
    Los Verdes de Asturias ya lo habíamos advertido al Gobierno del Principado, cuestionando si serían competitivas las centrales de carbón, con un parque eléctrico de potencia instalada muy superior a la necesaria, en un escenario de venta libre y competencia en precio. Venimos durante años diciendo además que las energías alternativas han de serlo, o lo que es lo mismo, instalarse a la vez que se cierran otras plantas de generación.
    Es probable que las inversiones en plantas de generación no sean rentables por exceso de capacidad instalada. Habida cuenta además que cada vez más estamos rodeados de regiones excedentarias, excepto Cantabria.
    Promover el consumo sería intolerable; la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España contempla medidas para alcanzar un ahorro del 8,6% en energía primaria en 2012.
    ¿Va a pasar con las instalaciones energéticas lo mismo que con la burbuja inmobiliaria? Creemos que sí. Y si es así, se demuestra la falta de competitividad de las CT de carbón, y la no necesidad de la regasificadora y las nuevas líneas de transporte de energía.
    Los resultados económicos y laborales de las actividades especulativas son desastrosos a medio y largo plazo. Todas las burbujas pinchan.
    Los Verdes apostamos por la reducción de la contaminación, el empleo estable y sostenible, la disminución del consumo energético, las energías limpias y alternativas, de producción cercana al centro de consumo, minimizando las pérdidas en transporte y de orígenes variados para garantizar el suministro.
    El Gobierno asturiano ha optado por la importación masiva de gas y carbón, y lo ha ido a defender a Bruselas, junto con el transporte a gran distancia y las pérdidas en el mismo, en una clara apuesta por volver al siglo XIX energético.

  • Las centrales térmicas de carbón asturianas, paradas

    Empieza a pinchar la burbuja energética en Asturias: no existe la demanda que preveía el Gobierno.
    La moderada demanda de energía y la entrada en funcionamiento de la central de gas CTCC de Soto de Ribera han llevado al paro a las térmicas de carbón asturianas.

    [Read More...]
  • Los eólicos en Oscos-Eo

    Artículo de Pedro Rocha en el diario La Nueva España, 20 de junio de 2008

    [Read More...]
  • Fin de la moratoria de los eólicos

    Valledor: “ El fin de la moratoria de los parques eólicos tiene como objetivo favorecer intereses empresariales. El Principado se convierte en el apoderado de los empresarios”

    [Read More...]
  • EL SOL NO HA SUBIDO DE PRECIO

    Los Verdes achacan la subida de las tarifas eléctricas a la equivocada política de generación y a la falta de ahorro.

    [Read More...]
  • Energía eólica marina: sí, pero en su sitio

    El Grupo Parlamentario de Asturias de la coalición IU-BA-Los Verdes ha presentado alegaciones al Informe de Sostenibilidad Ambiental del Estudio Estratégico Ambiental del Litoral Español relativo a los Parques Eólicos Marinos. Partimos de que la energía eólica marina puede ser una de las piezas fundamentales, a corto y medio plazo, para sustituir las energías derivadas de combustibles fósiles, con su elevado impacto ambiental y para el cambio climático, por energías provenientes de fuentes renovables. Ahora bien, debe evitarse caer en el mismo error en que se ha incurrido con la eólica terrestre: se está yendo a un modelo que favorece que sólo desarrollen este tipo de producción de energía las grandes compañías y que lo hagan sin tener en cuenta otros valores, como el paisaje o los medios de vida de las comunidades en que se implantan. Si en la eólica terrestre se están desarrollando parques con molinos de viento de grandes dimensiones concentrándolos en el Occidente de Asturias, en un entorno hasta ahora relativamente bien conservado y que había optado por un modelo económico basado, entre otras cosas, pero con gran éxito, en el turismo rural; en lugar de seguir otro modelo más sostenible y abierto, como podría ser la colocación de pequeños molinos en los tejados de construcciones existentes y generadores de tamaño mediano en los parques industriales, lo que abriría la producción a muchos pequeños productores y abriría una nueva vía de negocio.

    Ahora algo parecido se pretende hacer con la eólica marina. La zonificación que incluye el Estudio al que ahora hemos presentado alegaciones podría tener gravísimas afecciones al paisaje (el derecho al paisaje es patrimonio de todos; y además está vinculado al turismo, en este caso en las zonas costeras), para las aves marinas y para la pesca. La energía eólica marina tiene un gran potencial como fuente limpia de energía que contribuiría a mitigar los efectos del cambio climático; además, da lugar a la creación de muchos puestos de trabajo. Pero debe instalarse en lugares en que no dé lugar a nuevos problemas que generen rechazo entre el público.
    En concreto, el Estudio ha establecido tres tipos de zonas:
    1.- Zona no apta, que es una franja miserable colindante con la costa, pero de anchura irregular, que sólo es grande y se interna unos 15 km en la mar en semicírculo en la desembocadura de la ría del Eo. No existe por ejemplo frente a Berbes, Playa de Vega y algunos otros lugares de interés.
    2.- Zona con limitaciones, es la más extensa, pero no sabemos a qué criterios obedece; en ella están algunos caladeros, los cañones de Avilés, Cachucho y Lastres. En ella se pueden instalar generadores, pero con limitaciones que desconocemos.
    3.- Zona apta, es mayor que la no apta e incluye la costa en la zona de la playa de Vega (Ribadesella) declarada monumento natural, y en la zona de Tapia de Casariego, por ejemplo, o Coaña (Ortiguera). Se pueden poner los molinos a un km. más o menos de la costa, lo cual tendría un impacto paisajístico brutal. En algunos lugares se corresponde con bajíos para que se pueda cimentar, y el batifondo colindante de más de 50 metros de profundidad se declara no apto. No sabemos la metodología o el criterio.
    No se contemplan el tráfico marítimo o las zonas de espera.
    Ver las alegaciones.