Los Verdes de Asturias rechazan el proyecto de dragado de la ría de Villaviciosa

Vemos con preocupación como día a día se privatiza y destruye el litoral asturiano y este no es más que un ejemplo de lo que se nos avecina, según recientes informes(1) de organizaciones ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acción. Debemos recordar que la costa no es propiedad de nadie sino un bien público para disfrute de todos los ciudadanos y no sólo de unos cuantos.

Como primer punto cabe recordar que la ría de Villaviciosa es un estuario de gran valor ambiental y está catalogada como Reserva Natural por el Principado de Asturias. Esta categoría de protección tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial. Además también está declarada por la Unión Europea como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), por contener 14 hábitats y 7 taxones de interés comunitario y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Por supuesto, no estamos en contra de la seguridad de pescadores (excusa puesta para realizar el dragado), pero mucho nos tememos que detrás de todo esté un intento de urbanizar la costa maliayesa al más puro estilo “marbellí”. Detallamos a continuación lo que esconde el dragado de la ría:

– La construcción o ampliación del puerto de El Puntal para transformarlo en el tercer puerto deportivo de Asturias.

Actualmente existe una fuerte demanda de puntos de amarre para embarcaciones deportivas, ya que en la costa asturiana hay muy pocos. De las 130 embarcaciones de Rodiles, 90 son nuevas lanchas, que además reconocen que les falta experiencia en la navegación por la ría.

El impacto sobre el litoral de este tipo de puertos son importantes, entre ellos destacamos los siguientes: se modifica la dinámica de sedimentación, impidiendo la deposición de arena y produciendo erosión en las playas cercanas; se crean zonas con poca circulación de agua, desapareciendo la vida marina irreversiblemente; se vierten grandes volúmenes de roca y hormigón, con la consiguiente pérdida de paisaje, cambiando, ocupando y privatizando la belleza del litoral, que es patrimonio público. Además, la construcción de un puerto deportivo acarrea la construcción de viviendas y hospedajes, a veces en los mismos terrenos ganados al mar.

Debemos se conscientes de que los puertos deportivos, diques, espigones y demás obras suponen la destrucción y alteración del litoral, y que, por tanto, son incompatibles con su conservación. Además muchos de estos puertos incumplen la obligación de restablecer y acondicionar las playas que han dañado. También cabe reseñar que la calidad de las aguas de Rodiles, que actualmente está catalogada como muy buena, se vería afectada.

– La construcción de unos 400 chalets y un hotel en el entorno de la Ría.

La ampliación del Puntal está íntimamente ligada al proyecto urbanístico a desarrollar en la zona de San Martín del Mar. Proyecto que cuenta con la oposición de vecinos y grupos ecologistas, puesto que el incumple la normativa urbanística vigente, ya que el suelo tiene la calificación de “no urbanizable”.

Villaviciosa es un claro ejemplo de desarrollo urbanístico descontrolado y, al igual que ocurrió en Marbella, el Principado ha retirado las competencias urbanísticas al consistorio maliayo por los expedientes abiertos por construcciones ilegales, al no hacer caso de los requerimientos de derribo sobre edificaciones situadas en la zona de dominio público.

No se debe sucumbir ante los beneficios a corto plazo. Todavía hay tiempo para impedir que se reproduzcan situaciones como las del litoral mediterráneo y andaluz, con urbanizaciones privadas y campos de golf.

(1)
Greenpeace “Destrucción a toda Costa. 2006”
http://www.greenpeace.org/raw/content/espana/reports/destrucci-n-a-toda-costa-2006.pdf

Ecologistas en Acción “Banderas Negras 2006: ni un ladrillo más”
http://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/banderas_negras_2006.pdf

Comentario Cerrado