El Gobierno asturiano apuesta por el cambio climático

Las recientes manifestaciones públicas de representantes del Gobierno asturiano informando de que recurriría la asignación de emisiones que el Gobierno central realizó a la industria asturiana son absolutamente escandalosas, en opinión de Los Verdes de Asturias.
Ese recurso supone la no aceptación del contenido y finalidad del Protocolo de Kyoto y hacer suya la postura de la industria contaminante que pretende que se le permita continuar realizando emisiones perjudiciales para el planeta y la salud sin control, bajo la amenaza de deslocalizaciones. La industria contaminante viene realizando su actividad en una situación de dumping ecológico, en cuanto que realiza emisiones de CO2 y otras sustancias nocivas sin asumir las externalidades, es decir, los costes que producen a terceras personas como consecuencia de esas emisiones (pérdida de explotaciones agrícolas y ganaderas, enfermedades, suciedad…) Ahora amenaza con que si se le obliga a reducir las emisiones, se irá a instalarse en otros países donde se les deje contaminar con total impunidad. Y el gobierno asturiano apoya su postura.
Lo que deberían hacer Areces y su equipo es cambiar su visión de Asturias y su modelo de desarrollo por otro más moderno. Ya ha pasado el tiempo de la industria contaminante, de la actividad económica basada en centrales térmicas, cemento y asfalto. Ha llegado la hora de las energías limpias, del I+D+I, de las nuevas tecnologías, de la educación, de la salud, de la atención a las personas dependientes…
En lugar de seguir subvencionando con cantidades millonarias a multinacionales que cogen el dinero y corren, dejándonos detrás sus basuras, debería apoyar a los pequeños emprendedores asturianos. En lugar de defender la actividad contaminante de las centrales térmicas de las grandes empresas del sector, debería apoyar a pequeños productores ecológicos asturianos, como Electra del Norte, que atraviese serias dificultades (provenientes precisamente del modelo energético irracional existente) sin encontrar el mismo apoyo de nuestros gobernantes que las multinacionales.
Y los directivos de la industria deben cambiar de actitud, dejando de atemorizar a los asturianos con el desempleo si no les dejan seguir envenenándonos, y reciclarse, cambiar su modelo por el de la reducción de emisiones, por la utilización de energías renovables y por la inversión en I+D.
El Protocolo de Kyoto se aprobó para luchar contra el gravísimo desastre medioambiental que está empezando a desencadenar el cambio climático, que ya está empezando a afectarnos directamente (recuérdense las estadísticas recientes sobre períiodos de lluvia y de sequía, de temperaturas máximas en verano y mínimas en invierno, en Asturias). Se ha criticado al gobierno de EE.UU. por ser el principal contaminante y haberse negado a suscribirlo. Ahora Areces y compañía se ponen incluso en peor posición que Bush: no sólo no lo asumen, sino que recurren las disposiciones aprobadas por el Gobierno español, de su mismo partido, para su aplicación.
En Oviedo, a 27 de septiembre de 2006.

Sólo hay 1 comentario

  1. juan pedro /

    No dejeis que se desmande la construción en Asturias, traerá mas problemas que soluciones, pues… no hay nadie que contamine, devore, fagocite, esquilme y destruya más, que los seres humanos.

Comentario Cerrado