Medio Rural coloca cien nidos en Villaviciosa para acabar con las plagas de los árboles

Noticia de El Comercio
22.03.09 – T. B.| PEÓN

Foto:Juan Carlos Vázquez, de COA, trabaja en el Cordal. / T. B.

Villaviciosa es uno de los cinco concejos en los que, durante estos días, técnicos de la Consejería de Medio Rural y miembros de la Coordinadora Ornitológica de Asturias (COA) están colocando más de 500 cajas-nido para favorecer la anidación de aves insectívoras. El programa se está desarrollando en los montes comunales gestionados por el Principado, en los que el pino es la variedad de árbol más común.
Según explicó Joaquín Arce, director general de Política Forestal, «esta iniciativa tiene un carácter preventivo y persigue una finalidad medioambiental. Se busca facilitar la anidación de aves insectívoras en las plantaciones de pinos y conseguir así un efecto anti-plagas».
Arce indicó además que este tipo de pájaros incluyen en su dieta orugas y larvas de procesionarias, unos insectos que agujerean los pinos y perjudican la salud de estos árboles, llegando en algunos casos a acabar con ellos.
El director general de Política Forestal estuvo ayer en el monte Cordal, en Peón, acompañando a miembros de la Coordinadora en la colocación de varias de estas cajas-nido. Adrián Vigil, presidente del colectivo ornitológico, apuntó que en el Cordal «está previsto poner cerca de un centenar de nidos de los más de 500 que se colocarán en toda Asturias, incluyendo los que ya se están fijando en Allande, Boal, Ribadesella y Tineo».
Juego de habilidad
Los ornitólogos están utilizando para la colocación de las cajas-nido unas pértigas cuya longitud varía en función de la altura de la rama donde se quiere ubicar definitivamente.
El nido, que lleva un gancho en su parte superior, se coloca en un extremo de la pértiga y, así, depende de la habilidad de cada uno de los voluntarios de COA lo que se tarda en fijar cada uno de los pequeños habitáculos.
Vigil indicó que se está poniendo una de estas cajas-nido por cada hectárea, de manera que no se concentren en una sola zona. «La idea es que las aves insectívoras, como pueden ser las carboneras o los horrillos, los utilicen para criar, de manera que pueda haber por cada nido una pareja de pájaros adultos y de 5 a 7 polluelos».
La Coordinadora Ornitológica va a hacer un seguimiento de las cajas y, en verano, tras la época de cría, se encargará de su limpieza. También elaborará un informe sobre el éxito de su ocupación y sobre los tipos de especies que anidaron en ellas.

Comentario Cerrado