Sobre el avance del proyecto de urbanización y campo de golf en Verdicio-Gozón

Publicada en prensa la noticia de que la Consejería de Medio Ambiente ha aprobado el estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto de urbanización y campo de golf en Verdicio-Gozón, Los Verdes de Asturias desean poner de manifiesto las contradicciones en que caen continuamente los responsables de la misma y denunciar que la política de urbanización depredadora de la costa asturiana prosigue su camino.
Los Verdes formularon alegaciones en el trámite de información pública del EIA, que no han sido contestadas; al menos este partido no ha recibido contestación a las cuestiones que se planteaban en esas alegaciones. Y es que el proyecto conlleva un impacto muy relevante en el medio en que se enclava: se trata de un entorno rural agrícola que va a ver su idiosincrasia alterada radicalmente con la construcción de centenares de chalets, con un diseño absolutamente ajeno al de la vivienda tradicional asturiana; el uso agrícola se va a sustituir por el urbanístico y golfístico. La transformación de un área extensa en campo de golf implicará con toda probabilidad, según es habitual, la sustitución de la vegetación de la zona para introducir nuevas especies alóctonas y al tratamiento con plaguicidas. El proyecto se encuentra en las proximidades del Paisaje Protegido del Cabo Peñas, área de muy importante relevancia ornitológica por su uso masivo por especies migratorias. Y supone la recalificación de suelos no urbanizables de interés agrícola y forestal.
Por otro lado, el desarrollo la culminación de la urbanización y el campo de golf traerán importantes problemas de infraestructuras, suministros y de masificación. Es una zona comunicada por carreteras locales, por lo que los compradores de los centenares de viviendas previstas exigirán la construcción o ampliación de esos viales; se requerirán nuevas líneas de suministro eléctrico y otros servicios; no se conoce cómo se va a garantizar el suministro de agua, en una zona que ya tiene problemas en esa materia. Y va a dar lugar a una mayor masificación de la zona en los dos meses de vacaciones estivales. Los chalets a contruir están destinados a ser segunda vivienda de visitantes vacacionales, por lo que no se creará una actividad económica a lo largo de todo el año; por el contrario, se concentrará en el verano (con la consiguiente carestía estacional), en una época en que ya hay una excesiva masificación, con Luanco y sus accesos colapsados, las playas de Verdicio a Luanco saturadas y sin lugares para aparcar los coches. Habrá subidas de precios y de impuestos para los vecinos.
Mientras tanto, desde la Consejería se mantiene el discurso de que la costa asturiana es la mejor conservada de España y que esto es una oportunidad a aprovechar. ¿Hasta cuándo será la mejor conservada? ¿Para quién es la oportunidad? Parece que para los promotores: aquí tienen más posibilidades de desarrollar sus lucrativos proyectos, con todo el apoyo administrativo. La propia Consejería dictó unas directrices de ordenación de la franja costera en desarrollo de la normativa sobre el suelo, que establecen unos criterios claros en cuanto a lo que se puede construir y lo que no, con el objetivo manifestado de conservar el carácter rural y el paisaje del territorio afectado, pero ella misma la incumple sistemáticamente permitiendo proyectos como el actual.
Por otro lado, en lugar de aprobarse un Plan de Ordenación Urbana para todo el concejo, con los consiguientes estudios de impacto, que permitiría planificar ordenada y coherentemente el urbanismo gozoniego, el consistorio prefiere desarrollarlo mediante convenios urbanísticos y planes parciales, en contra de toda lógica, al calor de los intereses empresariales del especulador de turno.
En Oviedo, a 9 de enero de 2007.

Ver noticia en La Nueva España

Comentario Cerrado