Entrevista a Francisco Garrido, Portavoz Confederal de Los Verdes y Diputado en el Congreso por Sevilla.

FRANCISCO GARRIDO

LUGAR DE NACIMIENTO: SEVILLA (1958)

ESTUDIOS: LICENCIADO EN EN FILOSOFIA Y CIENCIAS DE LA EDUCACION

TRAYECTORIA: PROFESOR DE BACHILLERATO Y UNIVERSIDAD ES DIPUTADO DE LOS VERDES POR SEVILLA ADSCRITO AL GRUPO SOCIALISTA. FUE FUNDADOR DE LAS JUVENTUDES COMNUNISTAS EN ANDALUCIA

— De verdad la costa asturiana corre peligro de marbellización?

–Sin lugar a dudas, lo estamos siguiendo desde hace meses. En todo el norte hay mucho peligro.

–El Gobierno regional dice que la normativa urbanística que, entre otras, prohíbe construir en una amplia franja de la costa, es garantía suficiente

–El problema no es la distancia en que se levantan casas con respecto al litoral, el problema es que se colmate la línea de costa, afectando a la dinámica eólica, al consumo de recursos. Y esta costa es montañosa, no hay posibilidades de crecimiento como en el Mediterráneo.

–Las autoridades acusan a los ecologistas de exagerar

–Las previsiones de planes urbanísticos multiplican por tres la población asturiana en la costa, si eso no es para alarmarse…Esto puede ser Marbella pero a lo pobre, porque las expectativas de frustración son mucho mayores que en el Mediterráneo. Hay factores de carácter climático que dificultan más la compra, o la recompra en realidad, de la casa. La burbuja especulativa puede estallar antes que en el sur o levante.

— Urbanismo y especulación va siempre de la mano?

–Sí. No se construye para habitar sino para especular. Un mecanismo para, por un lado, invertir en fondos seguros que se revalorizan y, luego, blanquear dinero, un dinero que puede ser criminal. Eso se hace a partir de decisiones administrativas que están compradas por el capital privado. Detrás del ladrillo viene el maletín.

— También en Asturias hay capital criminal en la construcción?

–En toda España es así. Nosotros ya hemos detectado urbanizaciones, por ejemplo en Llanes, en las que hay empresas de Madrid implicadas en asuntos de corrupción y que eran de capital muy oscuro.

–En Asturias hay una comisión de Urbanismo para reforzar la garantía de la legalidad

–La presión política de los ayuntamientos es muy fuerte y condiciona la voluntad de los partidos que gobiernan la comunidad autónoma.

— Quitaría competencias urbanísticas a los ayuntamientos?

–Sí. Somos partidarios de una mayor participación de los gobiernos central y autonómicos. Que los ayuntamientos no puedan tener la última palabra y que no sean quienes gestionen las rentas que producen el suelo, las recalificaciones, la construcción. Así, no tirarían del ladrillo cuando necesitan liquidez.

–El modelo económico por el que apuesta el Gobierno regional basado en el sector energético: regasificadora, ciclos combinados, tendidos eléctricos es sostenible?

–No y además es contradictorio. Que se quieran abrir centrales de carbón es una aberración que va contra Kioto. Tiene unos efectos negativos clarísimos sobre la calidad del aire, la salud y además se bloquea el crecimiento de las fuentes energéticas renovables como la eólica que tiene aquí unas posibilidades enormes.

— La etiqueta de paraíso natural está bien puesta en Asturias?

–Originariamente sí, lo que pasa es que parece que hay un proyecto para acabar con el paraíso y la naturaleza. Si se sigue como se va, habrá reserva de tal reserva de cual, pero no un paraíso natural.

— Este modelo energético crea empleo y riqueza?

–Poco empleo y de baja calidad, con bajo valor añadido y nada estable. Ni la construcción ni este modelo energético son para nada una alternativa al antiguo modelo industrial minero que existía. Hay que apostar por otras fórmulas, por ejemplo la ganadería y la agricultura ecológica en el ámbito rural podría ser una alternativa.

— Repercute sobre las playas una regasificadora en Gijón?

–Plantea problemas de temperatura en las aguas, problemas de vertidos y otros riesgos que hay en una instalación de ese tipo. Además esa inversión a lo mejor no vale dentro de unos años, ahora mismo la UE ha planteado que la sustitución del petróleo por el gas no vale. Esa instalación no garantiza futuro y tiene un fuerte impacto ambiental

— Qué piensan Los Verdes del embalse de Caleao?

–Estamos en contra. Tiene como objetivo abastecer de agua a los proyectos urbanísticos. Aquí no hay problemas de agua, hay que tener un uso más eficiente.

Comentario Cerrado