Los Verdes creemos en la honradez (3)

Aspiramos a vivir en una sociedad en la que los agentes sociales apuesten por la rectitud y la honradez en lo público y en lo privado, con los bienes que son de todos y también con los que son de alguien en particular.

No podemos concebir una sociedad en la que los diferentes agentes sólo trabajasen por su propio beneficio, sin pensar en el bien común del conjunto que los alberga y da vida; tampoco concebimos que la honradez, la defensa de los bienes públicos, la sensatez económica o la empatía deban ser cosa exclusiva de la policía, los interventores, los economistas o los santones, respectivamente.

La gente que cumple es la que hace que la sociedad funcione.

En este sentido no hemos visto pedir que se devuelva lo robado, que se repare lo roto, que se corrija lo irregular.

Algunos actores sociales no están a la altura de las circunstancias, se alinean con las irregularidades, con los fraudes, con la apropiación indebida de lo que es de todos, con el derroche, con la malversación.

El dinero ni se crea ni se destruye: si alguien gana mucho, es porque otros lo pierden, otros pagan de más. Del despilfarro, el descontrol y la ligereza en el gasto de lo que aportamos todos se derivan unos costes de oportunidad que causan entre otros fenómenos, la actual crisis.

Y llegamos a la empatía: para que las personas tengan al menos lo imprescindible para vivir, debemos impedir que los gestores ruinosos y tramposos del dinero de todos sigan recibiendo cantidades sin límite que se detraen de otros proyectos, necesarios y honrados seguramente, pues la partida es cerrada.

Comentario Cerrado