Europa nunca apoyará la autovía de La Espina. El desarrollo de la zona pasa por aprovechar su riqueza natural

En relación a las manifestaciones sobre la oposición de Los Verdes al proyecto de la autovía La Espina – Ponferrada, Los Verdes de Asturias consideran necesario realizar las siguientes manifestaciones:

• La visita del Diputado de Los Verdes ha sido solicitada y organizada por Los Verdes de Asturias y por la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, organizaciones ambas muy conocedoras de los problemas económicos, sociales y ambientales de Asturias y León. Francisco Garrido Peña, además de Diputado en el Congreso por Los Verdes es el Portavoz Nacional de La Confederación de Los Verdes españoles integrada en Los Verdes Europeos. Como tal, defiende en Cangas del Narcea, y en cualquier lugar de España y Europa, modelos de desarrollo sostenibles, no especulativos y compatibles con la conservación y mejora de los recursos naturales, y como todos los Verdes, combate proyectos como el citado que son un grave atentado al medio ambiente y los valores naturales de la cordillera.

• El desarrollo sostenible de una zona no pasa por construir una autovía sobredimensionada para cada población de 15.000 habitantes, destruyendo sus valores naturales, sino por aplicar planes de desarrollo local similares a los que se elaboran y ejecutan con éxito en los países europeos más avanzados (véase a modo de ejemplo, el caso de Irlanda, o de ciudades como Friburgo).

• El efecto acumulado de las actuaciones desarrollistas al viejo estilo, que algunos pretenden para la zona de Cangas (autovía, tunel del Rañadoiro, minería a cielo abierto, estaciones de esquí y proyectos inmobiliarios) acabaría con la población de osos pardos que además de ser muy valiosa en si misma, puede ser uno de los principales motores de desarrollo futuro de la comarca.

• Por último, conviene señalar que los 500 millones de euros que dicen que han sido asignados provisionalmente al proyecto de autovía o vía verde de La Espina a Ponferrada son del Fondo de Cohesión de la UE y que los requisitos ambientales que exige este Fondo destinado a financiar actuaciones de infraestructuras y medioambientales son muy rigurosos. Por ello, y teniendo en cuenta también la alta calificación ambiental de los territorios a atravesar, la presencia de especies en peligro de extinción y las seguras denuncias que el movimiento ecologista planteará contra este proyecto, esperamos que finalmente la evaluación ambiental no permita que el proyecto pueda llevarse a cabo ni, por supuesto, que se asignen esos fondos europeos al mismo.

Comentario Cerrado