El Gobierno central paraliza la construcción del puerto canario

El ecosistema marino de Granadilla, será controlado y gestionado por el Gobierno central, por lo que el Ejecutivo canario no tomará más decisiones en solitario sobre estas praderas submarinas del sur de Tenerife.

El pasado 4 de marzo, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, paralizó las obras del puerto de Granadilla, al decidir que la construcción del mismo sería “un daño irreversible al ecosistema marino”.

Estas praderas submarinas suponen el hábitat de decenas de especies protegidas, como la tortuga boba y el caballito de mar.

Se está cuestionando sobre los intereses empresariales que pueden estar detrás del desprecio del Gobierno autonómico –formado por Coalición Canaria Y PP- a sus sebadales, que es como se conocen las praderas submarinas del sur de Tenerife.

El puerto de Granadilla era la viga maestra del nuevo Plan Energético de Canarias, que pretende llevar gas natural a las islas a través de esta infraestructura. El destino final del combustible es una planta regasificadora perteneciente a Endesa y varios empresarios locales, cuyas obras ya están adjudicadas por 490 millones de euros. Sin un puerto en el que atraquen los barcos que transportan el gas líquido, el multimillonario proyecto de regasificadora es absolutamente inútil.

El Ministerio de Medio Ambiente insiste en que ejercerá sus competencias «en una perfecta sintonía y colaboración» con el Gobierno canario.

Sólo hay 1 comentario

  1. pláganu /

    Los Verdes de Asturias, en 2007, hicieron alegaciones al Programa Operativo del Fondo de Cohesión, pidiendo, entre otras cosas, que se paralizasen las obras de este puerto por su grave impacto ambiental.

Comentario Cerrado