Sobre el Musel: Buendía contra el mundo

Buendía: «Ni voy a desfallecer frente a los que formulando una denuncia con otros motivos y objetivos sin ningún fundamento jurídico y que finaliza con una sonrojante solicitud que debería suponer la descalificación política de quien la suscribe —la de que si esos fondos no se destinan a proyectos de mayor interés para Asturias, se destinen a cualquier otro lugar de España o de Europa—, ahora que creen que les ha sonado la flauta por casualidad, y encantados de haberse conocido, se permiten pontificar sobre asuntos que desconocen totalmente. Ni desfalleceré frente a quienes ponen vendas antes de la herida, y por si acaso estos elementos consiguen financiación del Estado, ya vaticinan, en el más difícil todavía de los malabares de la especulación, que aquella será a costa de otras obras en Asturias. ¿Qué información tienen estas personas, estos profetas del fin del mundo, para, esta misma tarde, permitirse ese lujo? ¿Qué contactos tienen con el Gobierno del Estado? Y no lo voy a hacer, no voy a desfallecer, fundamentalmente por lealtad y respeto a la Autoridad Portuaria de Gijón, para la que he sido designado en representación del Principado de Asturias y en cuyas decisiones y actuaciones aún no he percibido ninguna que haya ido en contra de los intereses de Asturias. Y no voy a desfallecer, finalmente, porque nunca he visto que, sin una resolución firme que así lo establezca, se ponga en tela de juicio la honradez o la solvencia técnica de tanta gente, durante tanto tiempo, con tanto empeño, técnicos y responsables políticos que, a pesar de todo, a pesar de esa alternancia permanente entre la lógica indignación y el inevitable hastío, tienen que levantarse cada mañana para enfrentarse a una gran tarea que merecerá una página especial en la historia de las obras públicas asturianas.
Frente a ellos, frente a nosotros, frente a los que vamos a terminar esta obra vital para el futuro desarrollo económico asturiano, tenemos a los que no han conseguido ni hacerla ni pararla; insisto: ni hacerla ni pararla. ¿A qué se han dedicado entonces? Pues lisa y llanamente: a enredar. ¿Qué han conseguido? Nada. ¿Qué van a hacer a partir de ahora? Lo mismo: especular, enturbiar y generar titulares escandalosos, es decir, todo menos apoyar una obra clave para Asturias, cuya ejecución constituye un hito de ingeniería marítima sin parangón en ninguna parte del mundo por la complejidad de los trabajos, por la profundidad en la que se desarrollan o por el tamaño de los materiales de los cajones fondeados. Bien. Eso sí que sería un buen titular, el de que en Asturias estamos en la recta final de una obra capital, de gran dificultad técnica, llevada a cabo por empresas españolas y asturianas muy solventes técnicamente.»

El diputado de IU-BA-Verdes preguntó al Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras acerca del informe de la Dirección General de Mercado de la UE, en el que figuran dos conclusiones reseñando la imposibilidad de financiación sin haber licitado las obras del sobrecoste, y se cuestiona la legalidad de las cláusulas del contrato inicial; también por la evaluación que está haciendo el Organismo Antifraude de la Unión Europea (OLAF).

Buendía ve «errores de bulto» en la interpretación de la Comisión Europa sobre la financiación de El Musel.

El PP pide la dimisión de los representantes del Gobierno regional en el Consejo de la Autoridad Portuaria de Gijón

Por su parte, el diputado de IU-BA-Verdes, Francisco Javier García Valledor, dijo que cada comparecencia de Buendía supone una «constatación» de las sospechas que existían sobre el proyecto. A día de hoy, explicó Valledor, la situación es «sustancialmente peor» que antes y señaló que el problema ya no está sólo en los sobrecostes, sino en el contrato inicial.

Además, Valledor preguntó a Buendía su opinión acerca de que la Oficina Antifraude de la Comisión Europea, haya abierto el procedimiento de evaluación del proyecto ante una denuncia presentada por Andecha Astur. Buendía señaló que ese tipo de denuncias siempre son admitidas en una primera fase, pero que otra cosa es que se sustancie. No obstante, lamentó el «efecto altavoz» que está teniendo todo lo que tiene que ver con El Musel, algo que está propiciando que se hagan acusaciones «sin pruebas».

Valledor también dijo que las obras que actualmente están ejecutándose han incumplido las condiciones establecidas en la declaración de impacto ambiental, al realizarse rellenos con arena y lodos de Aboño, con importante carga de mercurio. A este respecto, Buendía explicó que existe una denuncia de un particular y que será un aspecto que trasladará al próximo consejo de la Autoridad Portuaria, que tendrá lugar próximamente. Valledor señaló que no está autorizado ni el vertido aéreo, ni que el vertido de los lodos contaminados se produzca en un recinto abierto, con el perímetro sin cerrar.

Buendía explicó que en las alegaciones se defiende tanto el contrato original del proyecto, como la legalidad del modificado de las obras. Añadió que las alegaciones están apoyadas en informes técnicos y jurídicos, del Puerto y de la Abogacía del Estado.

Subrayó que no existe ningún procedimiento sancionador, y que lo único que existen son diferencias de criterio entre la Unión Europea y el Reino de España en relación a la normativa de contratación.

En cualquier caso, y ante la situación, dado el sobrecoste de la obra, recordó que en la reunión del Consejo de la Autoridad Portuaria del 3 de noviembre de 2008 se acordó recurrir a la financiación crediticia «a corto plazo» mientras se resuelve el proceso con la Unión Europea. Se trata de 40 y 20 millones, aunque Buendía no aclaró las entidades financieras con las que se ha tratado. El plazo para estas operaciones de crédito finaliza en febrero de 2010.

En relación al escrito recibido de la Dirección de Política Regional, lamentó la «indefensión» causada por no haber recibido un informe que sí fue filtrado en prensa.

Buendía no ahorró críticas para el PP, a quien tildó de «profetas del fin del mundo» y les acusó de dedicarse a «enredar» en lo relativo a una obra que resulta clave para el desarrollo de Asturias. Dijo que los ‘populares’ siempre se han opuesto a las obras, pero que finalmente serán inauguradas antes de que acabe la legislatura y España no va a perder fondos europeos. La financiación de la obra está garantizada, señaló, y recordó el compromiso en ese sentido que realizó la ministra de Economía, Elena Salgado.

El PP criticó la «soberbia» de Buendía y dijo que nadie duda de que la obra se va a acabar. Pero insistió en que eso no puede ser obstáculo para ocultar el hecho de que se ha gestionado muy mal. Cuervas-Mons, que llegó a hablar de «atraco a mano armada» dijo que él sentiría «sonrojo» y «vergüenza» si se encontrase en la piel de Buendía.

Según el PP, el tiempo ha demostrado que el Gobierno socialista «no contó la verdad en Bruselas» e intentó «colar un gol». Lamentó que pueda perderse la financiación a cargod e fondos europeos y dijo que, en ese caso, el dinero saldrá de los Presupuestos Generales del Estado, «del bolsillo de todos los españoles». «Es inconcebible enterrar 251 millones debajo del mar y nadie asuma» responsabilidades», concluyó.

Quien no compareció en la sesión fue el director general de Transporte y Asuntos Marítimos, Julián Bonet, dado que según un escrito remitido a la Cámara por la Consejería se encuentra de vacaciones por lo que no podía acudir.

Por último, la Comisión también acordó votar en la próxima sesión el grado de cumplimiento de la moción aprobada por PP e IU-BA-Verdes que pedía al Gobierno que separase de forma inmediata del cargo de presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón a Fernando Menéndez Rexach.

Comentario Cerrado