Obras Públicas decide paralizar la ampliación del puerto de Mutriku

La ampliación del puerto de Mutriku se quedará a medias. El Departamento de Obras Públicas propuso ayer no seguir con la extensión del dique -el proyecto inicial contempla los 440 metros de longitud- y rematarlo en los 290 construidos. Además, habrá actuaciones de mejora en la playa y de la piscina interior. Todo ello, según los cálculos del Ejecutivo, supondrán una inversión de 8 millones. Hasta ahora, desde que se iniciaron las obras en 2006, se habían destinado 22 millones. Los trabajos están parados desde principios de año.

Arriola aduce que el coste superaría los 40 millones con el proyecto original
El consejero Iñaki Arriola expuso que la culminación del proyecto dispararía los costes hasta más de 40 millones, cuando el último presupuesto total era de 32. La ampliación se calculó inicialmente en 15 millones y luego subió a 22. Esta obra fue defendida con ahínco por los anteriores equipos de Obras Públicas, en manos del PNV, lo que le valió enfrentamientos con la consejería de Medio Ambiente (dirigida entonces por EA), reticente por el impacto medioambiental.
La elevada inversión de esta infraestructura fue el argumento principal del Ejecutivo en la reunión conjunta que mantuvo ayer el propio Arriola con todas las partes implicadas: desde el ayuntamiento y la plataforma de apoyo a la ampliación Mutriku Bizirik hasta los ecologistas y un concejal de Berdeak, contrarios a las obras. Durante los 50 minutos del encuentro, el Departamento expuso las cifras económicas y que, ante la crisis actual, era inviable concluir el proyecto como estaba previsto. Además, presentó un estudio sobre el abrigo del puerto logrado con el dique construido, que concluye que se ha mejorado significativamente los problemas con el oleaje, uno de los argumentos esgrimidos para la ampliación.

Obras Públicas, que también descartó trasladar al exterior el puerto pesquero, planteó nuevas reuniones en agosto para buscar una solución consensuada sobre la playa y la piscina interior. Los grupos contrarios a la ampliación se mostraron satisfechos y anunciaron que trabajan ya en su propuesta, que pide eliminar el camino de acceso al dique, que la playa recupere su estado original y se deseche también la planta para generar energía por olas. Esta infraestructura, que está muy avanzada y sería la primera de sus características en Euskadi, no se abordó en la reunión.
El Ayuntamiento y los grupos favorables a la ampliación mostraron sus dudas sobre el sobrecoste y expusieron que, en los 150 metros de dique que ya no se construirán, se realizó un relleno bajo el mar hasta una cota de cinco metros por debajo de la superficie.
La intención del Gobierno es que para septiembre haya un acuerdo y poder gestionar el fin de las obras. Para los remates se debe convocar un nuevo concurso público y, en el mejor de las casos, los trabajos no comenzarían hasta el próximo año.

La ampliación del puerto de Mutriku está investigada en los tribunales por la falta de una declaración de impacto ambiental. La Audiencia de Guipúzcoa acordó en diciembre de 2008 que siguieran las indagaciones y extendía las imputaciones, además de a las constructoras, a altos cargos del Gobierno.

Comentario Cerrado