La FSA exige responsabilidades políticas por los sobrecostes del puerto gijonés

Las cuentas de la ampliación del superpuerto, en el punto de mira
LNE 24 de agosto de 2009

El PP sostiene que el Ministro «desautoriza de forma flagrante a Areces» e IU dice que «no se puede mirar para otro lado» ante el problema
Oviedo / Gijón, J. E. M. / J. A. A./ P. G.
Oviedo, M. M.
La Federación Socialista Asturiana exige depurar responsabilidades acerca de los sobrecostes de la ampliación del puerto de El Musel, tras las declaraciones realizadas por el Ministro de Fomento en la entrevista publicada ayer por LA NUEVA ESPAÑA. La posición del Ministro también puso de acuerdo a los otros dos grupos parlamentarios de la Junta General. PP e IU coinciden, tras las palabras de José Blanco, en que «no se puede mirar para otro lado» para aclarar el origen, las causas y las responsabilidades de un sobrecoste superior a los 200 millones de euros. El Gobierno regional y la Autoridad Portuaria de Gijón guardaron silencio.

«Parece claro que el Ministro está pidiendo responsabilidades por todo lo que ha ocurrido en El Musel y en la FSA está claro también que somos partidarios de que se busquen todas las responsabilidades que puedan existir y que se actúe con el rigor que sea necesario», explicó ayer un portavoz de la dirección del PSOE asturiano. Como el adjetivo que aparece dos veces en la declaración realizada desde la FSA (claro), la valoración de las declaraciones efectuadas por José Blanco sobre los sobrecostes de El Musel deja clara la posición de la dirección del PSOE asturiano sobre los problemas de financiación de la ampliación del puerto gijonés. La FSA comparte las palabras de Blanco, quien declaró: «Todo el mundo debe hacer examen de conciencia ante el problema» y que «la Autoridad Portuaria tiene unos gestores y lo que es cierto es que hubo un sobrecoste, así que hubo una mala previsión y un plan de financiación inadecuado».

A la luz de las palabras de Blanco, la dirección del PSOE asturiano considera llegado el momento de que se depuren responsabilidades e incluso comparte la visión del titular de Fomento sobre la posible participación del Ministerio en la gestión del puerto asturiano. Blanco señaló que vería conveniente que la Autoridad Portuaria, que depende directamente de un consejo de administración dominado por el Gobierno del Principado, cuente con el Ministerio para adoptar decisiones con vistas al futuro para evitar así nuevos problemas. Blanco justificó su petición en el hecho de que será Fomento el que ponga el dinero para pagar el sobrecoste, cifrado en más de doscientos millones de euros. «El que paga el gaiteru suele poder elegir la toná», señalan en la FSA echando mano del dicho asturiano para resumir la situación. Luego añaden: «Es lógico que Fomento quiera decidir si aporta el dinero; cuantas más administraciones participen en la gestión, seguro que el control será más escrupuloso».

El presidente del PP asturiano, Ovidio Sánchez, calificó de «crítica demoledora a Areces» las declaraciones del Ministro acerca de los sobrecostes en la ampliación del principal puerto asturiano.

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Severino García Vigón, rechazó ayer valorar las críticas del ministro de Fomento, José Blanco, a la gestión de las obras de ampliación de El Musel y su sobrecoste. «Lo que opino al respecto de lo que pasó ahí lo dije ya en el consejo de administración y está recogido en las actas. Creo que allí me expresé con suficiente claridad», aseguró el líder de los empresarios asturianos.

Pese a su silencio de ayer, Severino García Vigón ya mostró su preocupación el mismo día en que se supo que la Autoridad Portuaria tendría que hacerse cargo de un crédito superior a los 200 millones de euros para afrontar los sobrecostes de la obra. Tras defender que los trabajos no se podían paralizar, sino todo lo contrario, por la importancia que la ampliación del puerto gijonés tendrá para la economía asturiana, García Vigón advirtió de que una deuda tan elevada puede poner en peligro la viabilidad de las instalaciones.

El presidente de FADE afirmó entonces que probablemente la solución aportada por el Ministerio de Fomento era la única que existe para asegurar otros ingresos vía Unión Europea. Lo que no significaba, como afirmó el propio García Vigón, que le guste la solución ni tampoco cómo se hicieron las cosas.

La ampliación de El Musel, una de las mayores inversiones públicas en el Principado

– Las obras de mejora y ampliación de El Musel suponen una de las mayores inversiones públicas en la historia de la región, al situarse por encima de los 800 millones de euros.

– Los trabajos, que se encuentran ya en un avanzado estado de ejecución, fueron adjudicados inicialmente en 499,35 millones de euros y estaba previsto que la mayor parte se financiara con fondos procedentes de la Unión Europea.

– El sobrecoste, atribuido al encarecimiento de los áridos necesarios para el relleno ante las complicaciones surgidas para extraer mineral de una cantera cercana, encareció la obra hasta 715,6 millones de euros. Si se tiene en cuenta el IVA, el coste final de la ampliación del principal puerto asturiano se situará en 830,1 millones de euros.

– La Unión Europea cerró el grifo de fondos para esta obra tras una denuncia que partió del grupo de Los Verdes. Ante esa situación, el Estado y el Principado pactaron una salida que consiste en pedir un préstamo de 215 millones por parte de la Autoridad Portuaria.

Oviedo, P. G.

Antonio Pino, secretario general de CC OO en Asturias, aseguró ayer sobre la petición de responsabilidades por el sobrecoste de las obras de El Musel realizada por el ministro José Blanco que «viene a insinuar que hubo, cuando menos, una actuación irregular». Y apostilló: «Es frívolo que ahora Fomento se lave las manos evacuando responsabilidades sobre Puertos del Estado y el Puerto, cuando no son organismos absolutamente autónomos del Ministerio».

Pino defiende que las obras deben continuar porque «son fundamentales para Asturias, pero entre medias deben depurarse responsabilidades». El sindicalista insistió: «Es una ironía y un sarcasmo que desvíe la responsabilidad hacia los que tienen la gestión directa, cuando todos los organismos tienen dependencia política y orgánica. Fomento tenía poder de decisión antes y lo tiene ahora». Pino recalcó su convencimiento de que la fórmula para el pago del sobrecoste de la ampliación de la dársena gijonesa a través de un préstamo de Fomento a la Autoridad Portuaria acabará «lastrando su competitividad».

Por su parte, Pedro García, secretario de organización y comunicación de UGT, solicitó «un gran esfuerzo de gestión de todas las administraciones para sacar adelante con garantías la obra» de ampliación de El Musel.

Sólo hay 1 comentario

  1. europeo /

    Blanco está muy enfadado, entre otras cosas, porque España y su Ministerio estan quedando en ridículo en la UE, a la altura de los países más marrulleros.

    Y todo por culpa de los gestores o responsables del sobrecoste del Musel

Comentario Cerrado