Opinión: ¿Hay vida después del ladrillo?

La ecología será urbana o no lo será. Visto lo visto de nuestro modelo urbano, parece simplemente que no lo será. Entre 2 y 3 millones de viviendas, la mayoría turísticas o segundas residencias, están siendo construidas o están proyectadas en España gracias al «boom» actual. Con este urbanicidio podemos decir adiós a cualquier propósito serio en contra del cambio climático. Acabamos con unos recursos hídricos escasos, desvirtuamos centenares de espacios naturales singulares y vaciamos de cultura significativa a miles de pueblos cohesionados. Al mismo tiempo, la democracia local ha sido fagocitada por unos ayuntamientos paralelos «en la sombra» de las constructoras y el interés público se sustituye por el principio de que «urbanizar por urbanizar» siempre es bueno. Huelga decir que brota por doquier la especulación, la corrupción y el blanqueo de capitales ilícitos.

Ahora denunciar la corrupción urbanística está de moda. Puede ser utilizada más como arma arrojadiza que cómo el reflejo de una convicción en otra forma de hacer el hábitat urbano. Las fiscalías han despertado de su letargo, el fisco parece haber descubierto de repente una evasión colosal de impuestos e incluso, se habla de la pérdida de muchos paisajes naturales valiosos. Ya veremos si sigue la preocupación después de las próximas elecciones municipales…

Desde el Parlamento Europeo hemos convertido el escándalo urbanístico español en un asunto europeo importante y notorio. Primero enfocamos la atención de la Comisión de Peticiones (de la que yo soy titular) en la Ley Urbanística Valenciana. En una acción muy poco habitual aprobamos en el pleno del Parlamento un demoledor informe sobre el urbanismo valenciano, lo que ha desembocado en un procedimiento de infracción en contra de la ley y ha puesto ante la opinión pública europea la famosa «Valencian Land Grab» (el robo de tierras valenciano). Además hemos presentado docenas de preguntas parlamentarias y hemos ayudado presentar peticiones europeas sobre casos concretos desde el Cabo de Gata hasta Tarifa; desde Fuerteventura hasta Murcia; en Castilla con San Glorio llegando hasta Mallorca, eso sí, pasando antes por Segovia y la Sierra Norte de Madrid.

Con la legislación europea en la mano, intentamos frenar muchos proyectos y en ocasiones, con algún éxito muchas veces gracias a la ayuda los ciudadanos. Hemos conseguido crear más presión popular en el sistema de justicia, en los distintos gobiernos y en la sociedad en general con el objetivo de defender la vida ante el avance incesante del ladrillo.

Pero nuestro empeño no se queda en la protesta sino también en la propuesta de una nueva urbanidad ecológica y democrática. Puede que no haya vida después de la dictadura del ladrillo pero sí hay una vida vibrante en las miles de comunidades que aman y defienden cada palmo de su entorno construido y natural. Ellas marcan el camino para superar los abusos urbanísticos y tejer un futuro más vivo y feliz.

Hay 2 comentarios

  1. Playu /

    Sois, en teoría, demócratas pero ejercéis la dictadura dentro de IU y expulsáis a los que dicen la verdad y os ponen en evidencia. Estáis contra la especulación urbanística pero hacéis subir el precio de la vivienda subvencionando la construcción privada directa e indirectamente. Apoyáis lo público pero privatizáis el complejo hotelero de Perlora y las residencias de ancianos. Sois republicanos pero le dais cientos de millones de euros a la fundación privada príncipe de Asturias. Gastáis 15 millones de euros en el salario social y más de 100 millones en subvencionar los «palacios» construidos gracias a vuestra colaboración con el PP. Expropiáis a los pobres para que construyan los ricos (Casos Truyes, Tacones,etc, etc, etc). Sois laicos pero construis iglesias. Sois verdes pero taláis bosques autóctonos para construir, encauzáis y desviáis ríos hasta evitar que sus aguas lleguen al mar o los transformáis en pestilentes alcantarillas, construis centrales eléctricas que no se necesitan. Los campos de golf para el uso de 40 o 50 familias y las urbanizaciones de lujo florecen como setas comiendo hectáreas y bebiéndose nuestra agua.
    En Oviedo vuestro candidato, el esquirol que habéis puesto, está en contra de los sueldazos que cobráis, de la tala de bosques y de las corridas de toros pero en Gijón y en el Gobierno Autonómico vosotros apoyáis todo eso y más.
    Defendéis nuestra cultura pero todas esas construcciones, paisajes nuevos, usos y régimen de propiedad, nada tienen que ver con ella (¿pensáis en vuestra profunda ignorancia que cultura es sólo una lengua?), etc, etc, etc.
    DADAS TANTAS CONTRADICCIONES ENTRE VUESTRAS PROMESAS Y LO QUE VERDADERAMENTE HACÉIS, VUESTRA FALSEDAD SALTA Y OFENDE A LA VISTA.

    LAS PREGUNTAS SON:
    -¿QUE APORTÁIS VOSOTROS EN OVIEDO, QUE NO HAYAN HECHO O PUEDAN HACER LOS CONCEJALES RIVI Y CELSO?
    -¿Pensáis que la gente es tonta?
    -¿CÓMO ES POSIBLE QUE NO OS CAIGA LA CARA DE VERGÜENZA?

    (Soy biólogo y socio-activista de ADENA, Greenpeace, SEO/BirdLife, entre otras y vosotros sois unos vendidos)

  2. laurabel /

    El playu no sabe donde está. Que le den un mapa. Los Verdes no gobiernan, no forman parte de Iu, no construyen nada, no talan nada…No ha dado ni una verdad. No sabe lo que es una coalición. Respecto al gobierno municipal ovetense, diríjase a los que han sido concejales hasta ahora. En Asturias, a fecha de hoy no hay ningún cargo electo o nombrado de Los Verdes. Es un comentario carente de ética el suyo.

Comentario Cerrado