«La incineradora acabará quemando la basura de otras comunidades»

El portavoz de Los Verdes de Asturias postula que los concejos traten sus residuos hasta donde puedan antes que enviarlos a incinerar. Por ejemplo la recogida selectiva y la transformación de la materia orgánica en abono se puede realizar perfectamente a nivel local, con un coste menor que la incineración.
La incineradora debe seguir una tramitación medioambiental que demuestre su viabilidad, estudiando además las alternativas.

Eduardo Campomanes, portavoz de Los Verdes de Asturias. Declaraciones en el diario El Comercio.
«Si se hace el horno, en los municipios donde tenemos peso nos iremos de Cogersa para impulsar un sistema de tratamiento alternativo»

Eduardo Campomanes es, desde el pasado febrero, el nuevo portavoz de Los Verdes de Asturias. La organización, que forma parte del Ejecutivo regional en virtud de su coalición electoral con IU, carga contra el proyecto de la incineradora, que se aprobará el 26 de abril, y anuncia batalla en todos los frentes para intentar paralizarlo.

-La incineradora ya tiene fecha para su aprobación, el 26 de abril. ¿Y ahora qué?
-Esto es sólo el comienzo. La tramitación es muy larga, 72 meses, y hasta que no comience la obra en sí, a mediados de la próxima legislatura, hay margen para paralizar el proyecto. Haremos todo lo que esté en nuestra mano: alegaremos, recurriremos…

-A Los Verdes y a IU, sus socios de coalición, se les echa en cara que sigan en el Gobierno cuando el PSOE ha conseguido su propósito de impulsar el horno. ¿No deberían haber roto el pacto?
-En este tema, tanto Los Verdes como IU y el Bloque pensamos lo mismo. La incineradora es un asunto anterior al pacto de gobierno. Romperlo ahora sería negativo y tendría consecuencias muy dañinas para las políticas que gestionamos. Si lo hiciéramos, estamos seguros de que la ley de dependencia sufriría un enorme retroceso. Y lo mismo con las políticas que Los Verdes desarrollamos desde la Dirección de Política Forestal.

-¿Qué pasará si, en 2011, se repite el escenario actual y hay opciones de reeditar un pacto de gobierno con el PSOE? ¿Lo harían, aun con la incineradora de por medio?
-Es prematuro pronunciarse. Sí tenemos claro que, con vistas a cualquier pacto, daremos gran importancia al tema de los residuos. Haremos de ese asunto en general y del horno en particular un punto básico de la campaña electoral.

-¿Cómo valora la actitud del PSOE? ¿No le parece que les han ganado el pulso? Dijeron que habría incineradora y la habrá.
-La actitud del PSOE responde a su deseo de resolver el tema ahora para enmascarar el debate en la próxima campaña electoral. Tiene miedo de que se convierta en un asunto de campaña. Nosotros lucharemos para que así sea.

-¿Y el PP? Primero se opuso al horno y ahora lo apoya.
-Da una imagen penosa, de oportunismo. Está claro que el tema de las cementeras y los intereses económicos que hay detrás ha sido clave en su cambio de postura.

-En términos técnicos, los argumentos de Cogersa parecen sólidos. El vertedero se agota y la incineradora es mejor que otro basurero. ¿Verdadero o falso?
-Engañoso. Hablan de que hay que enterrar o quemar toneladas de basura que, si se reciclaran, no habría que enterrar ni quemar. En Asturias se reciclan entre el 10% y el 15% de los residuos urbanos. En Dinamarca, el 80%. La directiva europea dice que el reciclaje de vidrio debía ser en 2008 del 60%. Estamos en el 32%. Vulneramos todos los objetivos. Si se cumplieran, la ‘fracción resto’ sería muy inferior.

-¿Potenciar el reciclaje haría innecesaria la incineradora?
-Sí. La incineración es una política del pasado. Los países que tienen incineradoras las construyeron hace 20 años. Pero también apostaron por el reciclaje y ahora esos hornos no tienen basura que quemar. En algunos casos queman basura de otros países. Países como Dinamarca van hacia una política de ‘residuos cero’. Reciclar todo lo posible y, allí donde no lo es, buscar el motivo para cambiarlo.

-¿Temen que aquí pueda pasar algo parecido? ¿Que la planta de Serín queme basuras procedentes de otras autonomías?
-Claro. ¿Qué pasará si se mejora el reciclaje y hay menos residuos que esas 450.000 toneladas que se pretenden quemar? La planta dejaría de ser rentable, y esa rentabilidad habría que buscarla trayendo desechos de otras regiones. Por eso es obvio que la incineración va en contra de la potenciación del reciclaje.

-¿Es verdad que el actual vertedero se agota en 2015?
-No, se puede ampliar. Pero no hay voluntad para ello. Es sencillo: la clave está en potenciar el reciclaje para que al vertedero llegue mucha menos basura que ahora.

-¿Y el impacto sanitario? ¿La planta es casi neutra, como dice Cogersa, o una ‘bomba’ ambiental, como replican ustedes?
-Basta decir que emite dioxinas y furanos, que son muy peligrosos para la salud. Por muy pocas emisiones que tenga, ya será muy peligrosa. A lo que hay que añadir su contribución al cambio climático.

Un coste «enorme»

-La obra costará 250 millones de euros. ¿Es mucho, poco, ajustado a la realidad…?
-Es un coste enorme. Y hay estudios que dicen que con un 10% del coste de una incineradora, invirtiendo esos recursos en políticas de reciclaje y recogida selectiva, se pueden generar muchísimos más empleos y un tratamiento de las basuras más efectivo.

-Se va a pedir dinero al Banco Europeo de Inversiones para su financiación. ¿Cree que Bruselas debería colaborar?
-La UE no defiende la incineración. No debería financiar ni subvencionar este proyecto, y menos en una región donde se recicla tan poco.

-El recibo de la basura se va a encarecer. Según Cogersa, así sería haya o no incineradora.
-El encarecimiento será muy superior a lo que dice Cogersa, y repercutirá de forma directa sobre el ciudadano. Nosotros, en caso de que no podamos parar la obra, intentaremos que en aquellos ayuntamientos donde tenemos presencia y peso nos salgamos de Cogersa y optemos por un sistema de tratamiento alternativo basado en el reciclaje y la recogida selectiva. Y más barato.

Fuente:  http://www.elcomerciodigital.com/v/20100329/politica/incineradora-acabara-quemando-basura-20100329.html

Comentario Cerrado