Medio Rural prohibirá el pastoreo en todos los montes incendiados

Medio Rural prohibirá el pastoreo en todos los montes incendiados
Reformará la norma actual, que exige una «difícil» tramitación para impedir que los ganaderos se aprovechen del fuego

Detrás del 78,9% de los incendios que calcinaron el año pasado los montes asturianos estaba la mano de un ganadero. Con el fuego trataban de despejar la finca y abrirles pastizales a los animales. El dato lo desvelaron las investigaciones realizadas por las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales del Principado de Asturias (Bripas) con cifras que dejan poco espacio a la duda. «Marzo es el mes con más fuegos, el que más aprovecha la gente buscando unos intereses muy discutibles y totalmente ilegales y delictivos», acusó el fiscal delegado de Medio Ambiente y Urbanismo, Joaquín de la Riva.
Los ecologistas llevan años proponiendo al Principado una solución para atajar el problema: según dicen, basta con que todo monte que haya sufrido un incendio quede automáticamente vetado para el pastoreo. De esta manera «nadie se podrá aprovechar del fuego», repitió ayer José Manuel Lago, de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies (CEA).

La Ley de Montes -aprobada en 2003 y modificada en 2006- permite activar tales prohibiciones, sin embargo el Principado todavía no se ha acogido a esa disposición. De momento mantiene una normativa según la cual, «cuando hay una zona quemada, iniciamos una tramitación larga y difícil, con su expediente, información pública y plazo de alegaciones; sólo después quedamos autorizados para acotar ese espacio e impedir la ganadería en él», lamenta Joaquín Arce, director general de Política Forestal.
En la actualidad, este procedimiento ha permitido vetar para los ganaderos 870,9 hectáreas de monte arrasadas por el fuego. La mayor reserva es de 188,46 hectáreas y se localiza en la Sierra del Valledor (Aller), pasto de sucesivos incendios. Los acotamientos se están ordenando por periodos que varían de los tres a diez años.
El resultado, en todo caso, es moderado. El año pasado los incendios arrasaron 7.234 hectáreas, una superficie equivalente a 10.132 veces el césped de El Molinón. Frente a semejante extensión, el espacio que la Administración ha logrado acotar tras pasar todos los filtros burocráticos representa sólo el 12%. El proceso resulta tan complicado que, en la práctica, «la consejería lo inicia sólo con incendios grandes», reconoce Arce.

Galicia ya lo hace
Para mejorar el balance, Medio Rural «lleva meses trabajando en un borrador que nos va a permitir agilizar y simplificar la tramitación», avanza el director general. La idea es darle la vuelta a la norma, tal y como ya se hace en Galicia. Allí, cuando se produce un incendio, el monte queda automáticamente vetado al pastoreo. Si alguien insiste en hacer uso ganadero, deberá ser él quien motive el expediente.
El objetivo del Principado es aprobar la reforma antes de que acabe el año. Una vez entre en vigor y «con carácter general, todas las zonas quemadas quedarán acotadas, y si alguien quiere que se levante el veto, habrá de justificarlo».

Mientras avanza el cambio, la dirección general de Protección Civil emitió ayer un comunicado avisando del elevado riesgo de incendios en el cuadrante noroccidental de la península, con valores máximos en la confluencia de Asturias con Lugo. Las lluvias, de momento, han ayudado a controlar los focos en la comunidad vecina.

Los ecologistas piden que no se plante «ni un eucalipto más»

No hay solución posible. «Exigimos que no se plante en Asturias ni un eucalipto más», reclamó José Manuel Lago, portavoz de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies (COE). El colectivo asegura que «el 25% de la superficie arbolada de Asturias ya son plantaciones» de esta especie.

Lago habló así tras reunirse ayer con el director general de Política Forestal, Joaquín Arce, quien maneja otras cifras: «En la actualidad, hay unas 58.000 hectáreas» de eucalipto, situación «equivalente al objetivo del Plan Forestal para 2033».

En todo caso, la Consejería de Medio Rural está dispuesta a mantener la moratoria que ha decretado sobre el asunto y que impide «extender la superficie dedicada al eucalipto». Eso sí, a los empresarios interesados en esa explotación, les ofrece una solución de conveniencia: «Incrementar la productividad de las plantaciones existentes. Pretendemos doblar la producción por hectárea, pasando de los 10 metros cúbicos a cerca de 20».

Comentario Cerrado