La Coordinadora Verde a favor de una agricultura ecológica y sin transgénicos

Ante las revelaciones de Wikileaks, la Coordinadora Verde pide cuentas al gobierno español y reclama de nuevo un cambio en la política sobre el uso de semillas transgénicas.

Además la Coordinadora Verde llama a secundar la ciberacción de Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, COAG, Plataforma Rural y CECU para exigir a la ministra Rosa Aguilar *que la política española sobre organismos modificados genéticamente deje de estar controlada por las multinacionales y pedir una moratoria inmediata a su cultivo en España*.

La Coordinadora Verde lamenta comprobar la falta de cordura de nuestro gobierno en el tema de los transgénicos. En los cables de la embajada de los EE.UU. se ve claramente el clima de complicidad entre las dos administraciones para lograr que la Comisión Europea se decante por el uso de las semillas terminator, sin tener en cuenta los posibles peligros generados por dicha tecnología, desoyendo la opinión de la mayoría de la población europea.

Sonia Ortiga, coportavoz de la coordinadora verde opina «que el uso de estas semillas es un atentado a la soberanía alimentaria, al ser semillas patentadas que nos convierten en dependientes de tecnología de pago para cultivar, neofeudalismo agrario. Sin olvidar que su uso es un atentado a la biodiversidad y a la calidad de vida», añade, que «la agricultura ecológica es la que más empleo genera por unidad de producción, siendo esta la más saludable para el planeta y para las personas, animales y plantas, genera empleos de calidad, y también es la más sostenible y la que menos agua consume».

España es el principal bastión de las empresas de la biotecnología de cara a abrir el mercado europeo a este tipo de agricultura. Durante 2010, el 21 % del maíz cultivado en España es transgénico; y tanto el maíz como la soja transgénica que importamos masivamente son destinados a la fabricación de piensos, con lo que el consumidor español está ingiriendo en la actualidad, sin saberlo, productos cárnicos y derivados (lácteos, huevos?) originados por animales alimentados con productos transgénicos.

La Coordinadora Verde ve la necesidad de modificar la normativa europea en relación al etiquetado de los productos modificados genéticamente, dado que l@s consumidor@s, en estos momentos, ante la no obligatoriedad de etiquetar los alimentos de procedencia animal que se hayan alimentado con productos transgénicos, se ven impedidos del derecho a elegir libremente a la hora de comprar alimentos para sus familias.

Pedimos a la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, que se alinee con la opinión de la mayoría de la población y desenmascare a las personas que, desde la oscuridad, han trabajado para favorecer los intereses de las grandes multinacionales biotecnológicas sin importarles las consecuencias derivadas sobre la salud pública y del medio ambiente.

Exigimos la aplicación del principio de precaución, la máxima prudencia a la hora de abrir el mercado a los productos transgénicos, puesto que no se ha verificado la inocuidad de este tipo de alimento, no se puede controlar la evolución de los cruzamientos genéticos en el medio ambiente, a la vez que su uso conlleva una elevación del consumo de fitosanitarios, un empobrecimiento de la tierra y la contaminación de los cursos de agua tanto superficiales como subterráneos

Comentario Cerrado