El Oriente inicia el proyecto de los corredores verdes asturianos

Noticia de el diario El Comercio, 28 de diciembre de 2010
El Gobierno central y el Principado diseñan un proyecto para sustituir los bosques de la A-8 con especies invasoras por otras autóctonas

28.12.10 – 03:03 – EVA SANROMÁN | LLANES.

La zona de las isletas en la salida de la A-8 a Balmori ofrece un espectáculo visual de las cuatro estaciones
El proyecto, ejecutado por la empresa Tragsa, tiene un coste de más de 90.000 euros .«Los márgenes de las autopistas son lugares ruidosos, polvorientos y contaminados. Pero también son áreas interesantes por su carácter público, porque son parte del paisaje que ven a diario muchísimas personas y porque si están cubiertos de la vegetación adecuada son una barrera frente al ruido, la contaminación y el impacto visual que protege a las viviendas y actividades colindantes con la autopista». Teniendo en cuenta todo esto se comprende el sentido de un proyecto que ha impulsado el Gobierno del Principado de Asturias con la ayuda necesaria de la Administración central. Lo han llamado el programa ‘Bosques de Carretera’ y tiene que ver con convertir en un corredor verde las márgenes del trazado de la autovía del Cantábrico a su paso por la región asturiana. ¿Cómo? Eliminando en los bosques que abrazan la vía por ambos lados las especies invasoras (como el eucalipto) para poner en su lugar plantas y árboles con carácter autóctono. Un proyecto verde para una vía gris.
Ya hay un ejemplo de cómo quedará esa idea materializada. Está en un tramo de la A-8 que va de Ribadesella a Llanes ( la mediana de Guadamía, la zona del mirador de San Antolín, las isletas del cruce de Balmori y Celorio y la margen derecha en sentido Santander entre la carretera de Porrúa y la autovía). Ha costado 93.843 euros, lo ha desarrollado la empresa Tragsa y lo ha dirigido de manera impecable la Dirección General de Política Forestal que coordina Joaquín Arce; junto a la Demarcación de Carreteras del Estado, representada ayer por su jefe, Ignacio García Arango. Ambos, junto al delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín, el consejero de Medio Rural, Aurelio Martín y la alcaldesa de Llanes, Dolores Álvarez Campillo, acudieron a ver una zona que ha sido susceptible de ese cambio radical del entorno que promete este programa de los corredores verdes forestales. Está en la salida y entrada de la autovía por el cruce que va a varios pueblos de Llanes (Balmori o Celorio). Hay en este punto cuatro zonas diferenciadas -creadas así por la existencia de varias isletas o rotondas- que, a juicio del técnico encargado de explicar el proyecto, representan, literalmente, las cuatro estaciones del año. Con la limpieza de lo que antes eran auténticas zonas invadidas de maleza y la plantación posterior de distintas especies se ha conseguido que cada zona limpia (4) tenga un color diferente debido a la flor y hoja de los árboles plantados. Así, el otoño lo representan especies con follaje rojizo (castaño, robles o hayas); la imagen del invierno la dan las especies de hoja caduca (abedules); la primavera va de la mano de especies con mucha floración (cerezos, endrinos o rosales silvestres) y, el verano, se podrá ver en las especies con fructificación abundante y de larga duración de su planta (majuelos y serbales). La gama cromática cuando uno circula en coche por esta zona cambia a medida que avanza en el trazado de la carretera. Un auténtico espectáculo a la vista tan natural como las plantas que producen ese efecto.
Ésa es la idea y así se desarrollará a lo largo de toda la autovía. El programa está en ejecución desde el pasado mes de octubre y «aunque sea un proyecto piloto y pionero en España no lo es en Europa», destacó el consejero asturiano. «Lo que estamos haciendo no será una actuación puntual, queremos poner en valor zonas degradadas» y, además de en la A-8, «esta misma actuación se hará en la Y» -en cuatro tramos presupuestados en 61.369 euros-, explicó.
«El valor ecológico es evidente y, además, generamos empleo», destacó el máximo responsable de Medio Rural en Asturias. «Por eso pretendemos hacer importantes corredores verdes en nuestras carreteras partiendo de la enorme riqueza forestal con la que contamos», adelantó. A sus intenciones se unió el delegado del Gobierno, quien subrayó la cooperación administrativa para poder poner en marcha este proyecto. La inyección económica, que no es excesiva, merecerá la pena porque «es una inversión de futuro que nos hace confluir con Europa», auguró Antonio Trevín. Y la alcaldesa de Llanes, por su parte, se encargó de recordar que este proyecto de ‘Bosques de Carreteras’ nació en su municipio, incluido dentro del llamado Plan Peridis (denominado entonces Vía Verde del Cantábrico). Agradeció su puesta en marcha y, de paso, planteó la posibilidad de que, con el tiempo, los corredores verdes se hagan también en carreteras secundarias de la región.

Comentario Cerrado