Los Verdes defienden la reserva marina de cabo Tiñoso, en la Región de Murcia

La coalición Ecolo-Los Verdes de la Región de Murcia considera insuficiente la ampliación de la reserva a 1.200 hectáreas, muy lejos de las casi 22.000 que anunció inicialmente en 2009 la Consejería de Agricultura. Los ecologistas consideran decepcionantes estos anuncios políticos poco rigurosos que crean gran expectación y quedan en anécdota. La política de espacios protegidos del litoral no debe ser algo sectorizado a estrechas franjas, y debe estar en consonancia con la protección del litoral terrestre según la propia Estrategia Regional para la Diversidad Biológica aprobada en 2003.

Los límites de la futuras reservas marinas deben estar basados en criterios científicos y técnicos que primen sobre otros supuestos intereses burocráticos, comerciales y militares, en la mayoría de los casos no tienen que ser incompatibles con la creación del área protegida.

En nuestros espacios submarinos encontramos lo mejor y lo peor del Mediterráneo: desde los extensos desiertos de estériles en torno a Portmán, a los bosques de pradera de Posidonia oceánica, pasando por los fondos rocosos de gran diversidad biológica y geológica.

En esta encrucijada, Portmán representa ese gran espacio perdido y olvidado por las sucesivas administraciones, un espacio que tardaremos mucho en recuperar. Debemos aprender la lección y apoyar al 100% la red de reservas submarinas y la protección integral de nuestro litoral siguiendo el excelente resultado de Cabo de Palos e Islas Hormigas. Sin duda un modelo a seguir, mejorar y conocer. Un gran activo para la investigación y el turismo sostenible de nuestra Región.

Desde la coalición ecologista recordamos que tenemos una espada de Damocles pendiente sobre nuestro litoral. Debe existir un mayor control sobre el tráfico marítimo con vista a la prevención de accidentes, en especial el tráfico de petroleros. Además recordamos que Cartagena es uno de los 3 puertos autorizados en España donde pueden atracar buques de propulsión nuclear de los Estados Unidos, y los convenios bilaterales no obligan a informar de la presencia del armamento nuclear. Cualquier accidente podría ocasionar un desastre de proporciones dantescas para el que no hay barreras administrativas.

Comentario Cerrado