Nuevo Compromiso Social Verde

Resumen de Guillermo Prudencio

La Coordinadora Verde apuesta por el Green New Deal que nuestros municipios necesitan

La jornada sobre el Nuevo Compromiso Social Verde (o Green New Deal) y su aplicación a las políticas verdes municipales se celebró el 22 de enero en el Ateneo de Madrid con un éxito de convocatoria considerable. A las 10 de la mañana, más de cien personas esperaban en el histórico salón de actos de la institución madrileña el comienzo de la jornada organizada por la Coordinadora Verde en colaboración con la Fundación Verde Europea y la sección de Medio Ambiente del Ateneo de Madrid. Entre los asistentes, muchas caras conocidas de miembros de las agrupaciones territoriales de la Coordinadora Verde, pero también bastante gente joven y algunas personas anónimas que se acercaron para conocer en qué consistía eso del Nuevo Compromiso Social Verde propuesto por los Verdes para estas elecciones municipales. En el ambiente de la sala se respiraba esperanza, un fuerte deseo de cambio y sobre todo ilusión, mucha ilusión por lo que el Green New Deal puede conseguir en nuestro país.

En primer lugar, los asistentes fuimos recibidos con unas cálidas palabras por parte de Maria Angustias Neira, responsable del área de medio ambiente del Ateneo de Madrid, en las que nos recordó el compromiso de la institución madrileña con la difusión de valores e ideas de cambio y a favor del medio ambiente. Inmediatamente después, la co-portavoz de la Coordinadora Verde, Sonia Ortiga, se ocupó de introducir la jornada destacando que “este tipo de actos sirven para construir la base del edificio verde, con el cemento que son los militantes y los ladrillos, que son nuestros concejales.” Y antes de dar paso a la primera mesa redonda, cerró su intervención con un claro deseo: “Que seamos capaces de construir entre todos un espacio verde único.”

Antes de pasar al contenido de las intervenciones, creo que es justo destacar el papel de la Red de Concejales Verdes, cuyos coordinadores cerraron el acto y moderaron la primera mesa redonda, ‘Referencia para un Green New Deal en España’. La labor de la red de concejales verdes es muy importante, pues tienen un papel esencial en la puesta en común de todas las experiencias verdes y en el impulso a la voluntad de trabajar de forma cooperativa y en red.

En cuanto a la primera mesa redonda, se trataron algunas experiencias concretas a nivel municipal, como la de Loos-en-Gohelle (Francia), y también se ofrecieron algunas ideas claves sobre este Nuevo Compromiso Social Verde. Claude Weinber, secretario general de la Fundación Verde Europea, explicó que el Green New Deal es “la respuesta social a los desafíos globales del siglo XXI”, entre los que incluyó al desempleo, la pobreza o la crisis energética y climática. Para Weinber, el objetivo del Green New Deal es “asegurar el bienestar y la prosperidad de todos respetando los límites físicos del planeta”, y aseguró que este cambio será “progresivo” y que “tendremos que inventarlo a lo largo del camino.” En cuanto al tema principal de la jornada, Weinber, que procede del Partido Verde Alemán, recordó que “el poder de los Verdes Alemanes está basado en su capacidad de éxito a nivel municipal.”

La segunda intervención fue de las más esperadas y aplaudidas de toda la jornada. Alcalde de Loos-en-Gohelle y Presidente de la Federación de cargos electos verdes en Francia, el caso de Jean François Caron es sin duda excepcional. En las elecciones de 2008 fue reelegido con el 82% de los votos, el porcentaje de apoyo más alto de toda Francia. Su municipio, situado al noroeste del país, es uno de los antiguos centros mineros que se abandonaron a finales de los años 80. Su éxito ha sido extraordinario, pues como explicó él mismo, “hemos pasado de ser un lugar de desarrollo no sostenible con un paisaje devastado a ser el punto de innovación verde más fuerte de todo el país.” Sin duda es un valioso ejemplo para las agonizantes regiones mineras españolas, la demostración de que se puede abandonar la economía del carbón y evolucionar hacia el futuro. De hecho, Caron está fomentando la creación de una “red universal de transformación de zonas mineras.”

¿Cómo han conseguido llevar a cabo con tanto éxito una tarea tan complicada? A través de su primera y fundamental regla a la hora de gobernar, que es “la participación sistemática de todos los ciudadanos. La sociedad es ahora tan compleja que si no permites participar no puedes saber cuál es la solución real a los problemas de la gente.” Y para demostrar que la participación ciudadana en Loos-en-Gohelle no es pura palabrería, nos dio algunos datos, como que hay 103 asociaciones en el pueblo y que en los últimos 6 años de mandato han tenido 200 reuniones públicas. Otro concepto que Caron utiliza en su Ayuntamiento desde que es alcalde es el de la transversalidad: “el medio ambiente está dentro de todas las políticas municipales, fomentamos la ecomovilidad, la ecoconstrucción… Queremos que el desarrollo sostenible que fomentamos sea concreto, para que los ciudadanos vean que es real y que sirve para solucionar sus problemas.”

Para concluir, Caron defendió que “la capacidad colectiva permite poner en marcha la transformación”. Estas palabras fueron retomadas por Florent Marcellesi, el co-portavoz de la Coordinadora Verde, al sostener que “el Green New Deal en España es un trabajo cooperativo, un pacto social para la transformación económica de la sociedad y la economía, que debe integrar la participación ciudadana en todas las políticas.” Con este pacto “podemos revertir la actual crisis sistémica, viviendo mejor con menos”, y Marcellesi propuso varios grandes ejes de trabajo: la transformación ecológica de la economía y del territorio, y la solidaridad y derechos para todos y todas. Florent defendió que “se pueden y se deben reconvertir los sectores no sostenibles a otros sectores sostenibles”, fomentando por ejemplo la revolución energética que tanto necesitamos para hacer frente al cambio climático. Para Marcellesi, la transformación social generada a partir del Green New Deal implicaría además una reducción de la jornada laboral, pues “el trabajo no remunerado también produce riqueza social y ecológica.” Y volvió a incidir en el hecho de que “estas políticas no pueden ser imposiciones, sino que deben tomarse entre todos, en red. Sólo así podremos poner en marcha el Green New Deal para España.”

La primera experiencia de gobierno verde en el ámbito español la expuso Magdalena Palou, regidora de Vivienda en el Ayuntamiento de Palma por IniciativaVerds. Palou explicó que han tomado medidas para fomentar la movilidad sostenible, como el transporte público gratuito para menores de 16 años o la construcción de una red de carriles bici de 50 kilómetros que permiten desplazarse por la ciudad. En su ámbito de trabajo, la vivienda, se ha hecho un gran esfuerzo para la recuperación de inmuebles con criterios de sostenibilidad y ahorro energético, sobre todo en el centro de Palma, donde hay un grave problema por los altos precios y los pisos vacíos. Magdalena concluyó su intervención con un consejo en forma de reflexión: “si hemos podido influir en las acciones municipales ha sido porque estábamos presentes en la Junta de Gobierno.” En el turno de preguntas, antes de pasar al café, volvió a aparecer el eterno debate sobre la posición de los Verdes en la dicotomía izquierda/derecha. Jean François Caron lo tiene claro. Para él, “en cuestiones de ecología la izquierda y la derecha son iguales, pues la izquierda es tan productivista como la derecha”.

Después de recibir tanta información de interés, vino estupenda la pausa para el café (de comercio justo, por supuesto). Durante el café se aprovechó para charlar en privado con algunos de los ponentes, como Jean François Caron. Por el corro que lo rodeaba, me atrevería a decir que todas las personas capaces de hablar francés en el salón se acercaron a saludarle y felicitarle. También estaban allí, por cierto, Alejandro Sánchez y Raúl Gómez, del proyecto Equo, personificando las buenas relaciones que existen entre el proyecto verde de Uralde y la Coordinadora Verde, así como Marc Giménez, del Grupo Verde Europeo.

Construyendo el Green New Deal entre todos y todas

Tras la pausa del café, y ya con las pilas bien cargadas de nuevo, los asistentes se dividieron en cuatro grupos de trabajo simultáneos: políticas verdes en el ámbito rural, políticas verdes en ciudades de tamaño medio, participación ciudadana, y gestión ecológica de las empresas municipales. Las mesas de trabajo funcionaron de forma ágil, animada y eficaz, fomentando el debate entre los participantes. Esto fue posible gracias a la inestimable ayuda de los moderadores: Ignacio González Martín, Carolina Punset, Antonio Leyton y Sergi Alegre.

Personalmente, tenía muchas ganas de conocer la experiencia de Ignacio González, el único alcalde verde de la Comunidad de Madrid, así que acompañé al grupo de ámbito rural a una de los rincones del Ateneo. Nacho se definió a sí mismo como “inmigrante ambiental de Madrid”, ya que como no soportaba ni el ruido ni la contaminación de la capital se fue a un pequeño pueblo de la sierra norte, Gargantilla de Lozoya. Entre los muchos problemas de estos pequeños municipios, Nacho destacó la precariedad presupuestaria y el “clientelismo político”, al ir muchas subvenciones a dedo. Para Nacho, el Green New Deal es “una cuestión de sentido común”, pero al mismo tiempo, hay que ir con cuidado al implantar políticas verdes en municipios como el suyo, “porque ese tipo de etiquetas pueden generar desconfianza entre los vecinos.” Con su escaso presupuesto intenta hacer un municipio más verde, por ejemplo, construyendo una residencia de ancianos con criterios sostenibles y de aprovechamiento energético o fomentando el turismo rural sostenible, con una “senda de la abeja”.

En el grupo de ciudades medias, se defendió la necesidad de potenciar la agricultura ecológica, el ahorro y la eficiencia energética, o la gestión sostenible del paisaje. En cuanto a las propuestas municipales que pueden marcar una diferencia respecto a los socialistas, el grupo de trabajo destacó la transversalidad ecológica. Un ejemplo de esto sería que, en vez de dar dinero a una persona de renta baja para ayudarle a pagar su calefacción, se le daría dinero para mejorar el aislamiento de su casa. El resultado es el mismo para el ciudadano, pero el método es muy distinto para el medio ambiente.

La participación ciudadana, asunto muy recurrente dentro de las intervenciones y punto fundamental dentro del discurso político verde, tuvo como ya he dicho su propio grupo de trabajo. En el grupo se destacó la importancia de la coparticipación del ciudadano en la decisión y en la ejecución de los proyectos públicos, de modo no sea un mero demandante de servicios, y que además descubra que esa participación tiene resultados tangibles. La implicación de la ciudadanía en la toma de decisiones sería directa, y si no pudiese ser así, se podrían explorar otras fórmulas, como la existencia de líderes naturales que recojan las necesidades e inquietudes de sus vecinos o consultas ciudadanas a través de redes virtuales. En el grupo de trabajó se habló de la experiencia de la ‘Equoaldea’, un foro de simpatizantes de Equo que lleva unas pocas semanas en funcionamiento, y aprovechando el ejemplo de la ‘Equoaldea’, quedó claro que la red se perfila como una fórmula eficaz de movilización y participación.

La experiencia verde en los ayuntamientos

Un poco más tarde de la hora pactada, después del descanso de la comida en el que los asistentes se dispersaron por distintos restaurantes de la zona, comenzó a volver la gente al salón de actos del Ateneo para escuchar la última mesa redonda, ‘Green New Deal y Municipios’. Tuvimos la suerte de poder escuchar a Barbara Neuroth, concejala verde en Viena, para escuchar más ejemplos reales de implantación de políticas verdes municipales en Europa. Entre los planes que se han impulsado en Viena gracias a los Verdes está el proyecto ‘Ciudad sin coches’ que persigue reducir el uso del coche en un 33% gracias al aumento del transporte público y del uso de la bici; o las políticas de igualdad, pues no se dan subvenciones a las empresas que no cumplen la cuota de mujeres. Además, en Viena apuestan por lo público, “porque en tiempos de privatización de servicios hay que dejar claro que es importante mantener el control comunitario de asuntos como el agua potable.” Y para terminar, expuso el caso de la región de Alta Austria, donde los Verdes llevan gobernando en coalición cinco años. “Allí tienen un programa climático y energético muy ambicioso, que ya ha creado 36.000 empleos”, explicó.

Antonio Pastor-López, profesor del Departamento de Ecología de la Universidad de Alicante y ex concejal verde habló en su intervención de “la transformación ecológica del territorio”. Pastor-López sostuvo que “hay un desfase entre la información disponible sobre ecología y su traducción en políticas municipales reales”. Además, respecto a los métodos de trabajo, Pastor-López cree que “discutimos mucho sobre la utopía y poco sobre propuestas concretas. Hay que seguir las directrices de la ciencia en política”, porque si no nos encontraremos con casos como el de la Comunidad Valenciana, cuyo modelo de ordenación del territorio es una “aberración ecológica.”

Después de esta dosis de ciencia ecológica, Zeferina Goenaga nos ofreció su visión sobre los problemas ambientales y sociales a los que nos enfrentamos, un punto de vista muy distinto a lo escuchado durante toda la jornada. Para la concejala de Bienestar Social en el Ayuntamiento de Mutriku (Euskadi), “el origen de toda crisis es la falta de empatía del ser humano, consigo mismo y con el resto de la biosfera. La resolución de los problemas no debe ser el objetivo, sino la consecuencia de que el ser humano cambie.” La interesante postura de Zeferina convierte la ideología verde en una cuestión puramente filosófica, pues para ella el Green New Deal “debe basarse en un profundo cambio en las personas.”

La última intervención de la mesa redonda fue la de Amalia Bosch, concejala en Santa Brígida (Gran Canaria), que nos explicó cómo los Verdes Canarios han llevado la ecología al corazón de las políticas municipales en un pueblo donde gobiernan desde 2007 en coalición con el Partido Popular. Los Verdes tienen las concejalías más “difíciles” del Ayuntamiento, como urbanismo, pero gracias a ello han sido capaces de transformar muchas cosas. “Aún así, hay que afrontar que muchas cosas no se pueden hacer por falta de presupuesto”, se lamentó Amalia. Pero ante la falta de presupuesto, apostamos por la “imaginación y la sostenibilidad en todas las políticas municipales.” Un ejemplo de esta imaginación verde sería la ‘Muestra de Ecología Doméstica’, en la que sacan a la calle las energías renovables, el ahorro energético o los huertos urbanos, “para acercar poco a poco a la gente a lo verde.” La estrategia tiene éxito, y mucho: cien personas participaron en el proyecto de compostaje del municipio, que evitó generar cincuenta toneladas de basura en un solo año. Llevar la ecología a la educación también es una prioridad, y Amalia explicó que se han creado talleres contra el cambio climático en los colegios, en los que llevan a los niños a conocer las placas solares del techo del Ayuntamiento. La apuesta por las renovables en el municipio es muy fuerte, y los ciudadanos que instalen renovables en sus casas disponen de beneficios fiscales, como una reducción del 25% del I.B.I.”

Fueron las últimas propuestas e ideas de una jornada en la que quedó claro que en España se puede y se debe promover un Nuevo Compromiso Social Verde a nivel municipal, por el bienestar de los ciudadanos y las ciudadanas y porque el medio ambiente lo necesita. Proyectos reales como el de Santa Brígida demuestran que es posible. Por eso, si de algo sirvió el día, fue para renovar la esperanza y la determinación de los militantes verdes llegados desde todos los puntos del país. También quedó claro que en nuestro país hace falta un Partido Verde fuerte y unido que transforme la sociedad. Nuestro bienestar y el de las generaciones futuras dependen de ello, así que ahora toca trabajar duro hasta el 22 de Mayo para hacer del Green New Deal una realidad en todo nuestro país. Desde abajo, desde los municipios, desde los ciudadanos: es posible y vamos a conseguirlo.

Comentario Cerrado