Ibias acogerá el I Concurso de intervenciones artísticas en la naturaleza asturiana

Noticia de La Nueva España, Oviedo, Chus Neira.

El Grupo de Desarrollo Rural de Alto Narcea-Muniellos ha convocado la primera edición del Concurso de intervenciones artísticas en la naturaleza de Asturias (nartur.es), para la realización de proyectos de arte en el paisaje en dos puntos concretos de los alrededores de San Antolín de Ibias. Ayer, el alcalde de Degaña, Jaime Gareth; el director de Política Forestal del Principado, Joaquín Arce, y el profesor de la Escuela de Arte Santiago Martínez hicieron la puesta de largo de este proyecto en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA.

Gareth, presentador de lo que en realidad fue una provechosa conferencia de Santiago Martínez sobre «land-art» (disciplina artística nacida a finales de los sesenta que se desarrolla sobre el paisaje, sobre los territorios), introdujo la convocatoria de este concurso con la defensa del paisaje de la comarca de Fuentes del Narcea como elemento distintivo de este territorio. «El paisaje», explicó, «marca el carácter diferenciador de la comarca y tiene marcadas diferencias con el resto del paisaje asturiano».

El director general de Política Forestal, Joaquín Arce, hizo un resumen de esta primera convocatoria del concurso de intervención en el paisaje, de su génesis, hace ya cinco años, con una conferencia sobre arte y naturaleza organizada por el colectivo «Cambalache» y con la intención de estos movimientos artísticos de «desarrollar conceptos que provoquen reflexiones sobre el paisaje». El de Ibias, explicó, tiene especial interés por convivir allí zonas de gran belleza natural con otras muy deterioradas. El concurso, con la dirección del también profesor de Arte Miguel Carrera, se ha organizado en colaboración con la Consejería de Medio Rural, el Museo Barjola de Gijón (donde se exhibirán los proyectos seleccionados en la primera fase), y cuenta con el patrocinio del «Feader» y del Ministerio de Medio Ambiente.

Por último, Santiago Martínez ofreció una brillante aproximación a los principales caminos que desde su origen hasta la actualidad ha seguido el «land-art». Se entretuvo, en especial, en los primeros años del movimiento, con precursores como Herbert Bayer y sus obras «paisajísticas», inspiradas en los túmulos indios, o pioneros de esta disciplina como Walter De Maria y sus fantásticas «habitaciones de tierra» (llenó de tierra la galería de Nueva York donde realizó el proyecto) o «Campo de rayos» (sembró de palos metálicos una zona tormentosa de Nueva México). A modo de resumen de las posibilidades, hoy día, del «land-art», citó Martínez la del respeto a la naturaleza y la agresión mínima, como en la obra de Richard Long, y la más intervencionista y espectacular, como la del artista Christo.

Comentario Cerrado