Semana de la movilidad, Ordenanza de tráfico y bicicletas

La semana que viene se celebra la Semana Europea de la Movilidad. Se trata de una iniciativa de la Unión Europea a la que se han sumado los Estados miembros, Comunidades Autónomas y muchos Ayuntamientos, y también otros países como Brasil, Canadá, Japón, Suiza o Venezuela. Su objetivo es abrir un debate público y social sobre el transporte público y privado y concienciar al público sobre los problemas de accesibilidad y movilidad en las ciudades, la contaminación que origina el transporte mecanizado y su peso en el cambio climático. El lema de este año es “¡La ciudad, sin mi coche!”. Se trata de reducir el tráfico de vehículos privados para conseguir una reducción de la contaminación atmosférica y sonora (lo que repercutiría en la salud de los ciudadanos y en el cambio climático), liberar espacios para su uso por los peatones y reducir la congestión de las vías urbanas y de acceso a las ciudades, eliminando los atascos, con el consiguiente ahorro de tiempo para todos. Para lograr ese objetivo se promueve un cambio de hábitos, tendentes al uso del transporte público y la bicicleta, la utilización compartida del vehículo privado, caminar para distancias relativamente cortas, el cambio a vehículos ecológicos, la implantación de zonas peatonales y de carriles-bici, etc. La Unión Europea ha editado un manual para los Ayuntamientos con una serie de propuestas a seguir en esta línea, que está colgado en la web del Ministerio de Medio Ambiente, junto con otros variados e interesantes documentos.

En contraste con esta iniciativa, el Ayuntamiento de Oviedo no sólo no se ha sumado a esa semana sino que mantiene varias líneas de actuación opuestas a sus objetivos. Así, mantiene su negativa a integrarse en el Consorcio de Transportes del Principado de Asturias con excusas inaceptables.

Y ahora acaba de aprobar la Ordenanza Municipal de Movilidad y Tráfico en cuyo trámite ha rechazado de un plumazo, sin argumentación alguna, las alegaciones formuladas por Los Verdes de Asturias dirigidas a la promoción del transporte público y el uso de la bicicleta mediante la reserva de carriles específicos, la legalización expresa del uso de bicicleta en zonas peatonales, con las debidas medidas de precaución, y la creación de una Oficina Municipal de la Bicicleta.

Mientras otras ciudades están ofreciendo alternativas imaginativas y con gran contenido social al vehículo privado y fomentando la utilización de la bicicleta mediante la implantación de carriles y corredores específicos para este medio de transporte, ocio y deporte, y la puesta a disposición del público de bicicletas de alquiler y de aparcamientos específicos, en Oviedo no sólo no se hace nada al respecto sino que se vuelve atrás sobre lo poco que había: debemos recordar que en el llamado “Plan de Choque” desarrollado el verano de 2006 se suprimió el carril-bici de la calle Pedro Masaveu, a lo largo del Parque de Invierno. Y todo ello pese a que cada mes se reúne una “masa-crítica” de personas que recorren las calles centrales de la ciudad, en número creciente, reivindicando el uso de la bicicleta y la protección del usuario de ese medio de transporte.

Los Verdes de Asturias instan al equipo de gobierno municipal a que reconsideren su línea de actuación, que se sumen a las iniciativas europeas y españolas y comiencen a adoptar políticas tendentes a la participación de la ciudad en la lucha contra el cambio climático, a favorecer la movilidad de todos y al ahorro energético. Y, en este momento, muy en particular, al fomento del transporte público y de la utilización de la bicicleta.

Sólo hay 1 comentario

  1. Pingback: Con 2 Pedales /

Comentario Cerrado