Necrológica de André Gorz

Por Florent Marcellesi.

La ecología política ha perdido ayer lunes 24 de septiembre uno de sus más importantes teóricos y pensadores. André Gorz, filósofo y periodista, se ha suicidado junto a su mujer, Dorine, en su residencia en Francia. Tenía 84 años y ningunas ganas de vivir sin su tan amada compañera e inspiradora quién estaba muy enferma. En el libro que le dedicó en 2006, ya concluía anunciando su destino común: «Nous aimerions chacun ne pas survivre à la mort de l’autre. Nous nous sommes dit que si, par impossible, nous avions une seconde vie, nous voudrions la passer ensemble» **

Nacido en Viena en 1923 bajo el nombre de Gérard Horst, huyó en 1938 a Suiza donde conoció a Jean-Paul Sartre quién le motivó a redactar su primer ensayo. Tras este periodo, dio un giro fundamental en su reflexión al integrar en su pensamiento filosófico moral y existencialista una dimensión económica y sociológica. Con su polémico «Adiós al proletariado» (1980) anuncia el fin de la centralidad del trabajo industrial en las sociedades capitalistas. En «Miserias del presente, Riqueza de lo posible» (1997) y «El inmaterial» (2003) seguirá con esta profunda reflexión sobre la metamorfosis del trabajo y del proceso de creación de valor en una economía del inmaterial así como sobre la renta básica universal e incondicional. A través de otros ensayos como «Ecología como política» (1979) o «Capitalismo, socialismo, ecología» (1984), se sitúa junto a sus compañeros Ívan Illich o René Dumont como uno de los grandes pensadores de la ecología política.

Espero que, a pesar —o a raíz— de su muerte que el mismo y su mujer han querido digna y libre, sepamos (re)descubrir su gran obra y orientar con mayor madurez nuestros pasos.

** «Nos gustaría no sobrevivir a la muerte del otro. Nos hemos dicho muchas veces que si, por casualidad, tuviésemos que vivir otra vida, disfrutásemos de una segunda vida, querríamos vivirla juntos, siempre juntos» Fragmentos de «Carta a D. Historia de un amor», André Gorz

Comentario Cerrado