El futuro del Banco de Tierras

PROMOVER UNA REFORMA NORMATIVA DE LA LEY DE CREACIÓN DEL BANCO DE TIERRAS SIGUIENDO LAS DIRECTRICES QUE SE PROPONEN:

Reforzar el objetivo movilizador de las tierras del Principado de Asturias en general, extendiendo la intervención mas allá del actual patrimonio con interés agrario perteneciente al Principado de Asturias.

Autorizar la cesión al Banco de Tierras, además de la actual del dominio, a la cesión del uso procedente tanto de particulares como de los entes públicos.

Extender la competencia del Banco de Tierras a las fincas forestales, interviniendo en procesos de concentración de propiedades a través de permutas, colaborando en la gestión y administración de este tipo de bienes, sin que ello suponga merma de competencias que legalmente corresponda a sus titulares y a la Administración Forestal.

Establecimiento de unos derechos de adquisición preferente estructurados de forma más autónoma, sin la dependencia actual a los supuestos estatales, simplificando el sistema con criterios realistas y de efectividad.

Intervención en los procesos de concentración parcelaria en lo relativo a la determinación y destino de las fincas de desconocidos y las masas comunes.

Participar en los procedimientos de declaración de fincas manifiestamente mejorables y las consiguientes expropiaciones de dominio y uso.

Convertir al Banco de Tierras en un agente dinamizador de las propiedades públicas municipales, dando cobertura legal a las actuaciones que se desarrollan actualmente a través de convenios de colaboración.

Estos objetivos estarán dirigidos a permitir el acceso a la tierra de nuevas explotaciones orientadas por la flexibilidad y la progresividad en la instalación y bajo criterios sociales, territoriales, ambientales y de sistemas de producción, con especial atención a la agricultura de proximidad y ecológica.»

PROMOVER LA MODIFICACIÓN DEL REGISTRO ESPECIAL DE ARRENDAMIENTOS RÚSTICOS Y LA JUNTA ARBITRAL DE A. R.

Objetivo:
Adaptar a la nueva Ley de Arrendamientos Rústicos (Ley 49/2003) el Decreto del Principado de Asturias que crea el Registro Especial de Arrendamientos Rústicos (Decreto 94/87) y el Decreto P.A. que crea la Junta Arbitral de Arrendamientos Rústicos (Decreto 89/92)

PROMOVER LA CREACION DE UNA BOLSA DE FINCAS RÚSTICAS PARA SU ARRENDAMIENTO GARANTIZADO.
Objetivos:
Movilizar fincas rústicas desocupadas o infrautilizadas.
Fomento de la suscripción de contratos de arrendamiento.
Incremento de la base territorial de las explotaciones.
Facilitar la concurrencia de la oferta y la demanda.

Ventajas e incentivos:

Oferta de fincas en arrendamiento pertenecientes a propietarios que sean susceptibles de se arrendadas para fines agrarios.
Para el propietario, la garantía de cobro de la renta y de devolución en el mismo estado.
Para el arrendatario disponer de un arrendamiento formalizado y sujeto a la normativa arrendaticia, lo que redunda en una mayor estabilidad de la explotación y facilidad de acreditación.
Gestión gratuita del proceso de arrendamiento.
Servicio de información y asesoramiento técnico y jurídico.
Fomentar el arbitraje como medio de resolución de conflictos.

Comentario Cerrado