¡¡Stop Finning!!

¡¡Stop Finning!!¿Qué es el «finning»? Es término inglés que recibe la acción de cercenar las aletas del tiburón y desechar el resto del cuerpo al mar. Esta técnica está llevando al borde de la extinción de numerosas especies de tiburones. En Europa las poblaciones de mielga (Squalus acanthias), cailón (Lamna nasus) y angelote (Squatina squatina) se encuentran en peligro crítico según la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Según los criterios de la Lista Roja de la UICN, aproximadamente un tercio de los tiburones y rayas que hay en aguas europeas están amenazados.

¿Por qué se produce el «finning»? Debido a la gran ganancia económica que reportan las aletas de tiburón para la elaboración de la famosa sopa de tiburón (por la que se llegan a pagar 200 $!!!). la captura está impulsada por la gran demanda de aletas en el mercado oriental.

¿Sabías que? A pesar del aspecto tan fiero que tienen los tiburones, éstos son muy vulnerables. Poseen un crecimiento lento, tardan en alcanzar la madurez sexual (7-15 años) y tienen poca descendencia (1-5 crías), todo esto hace que se encuentren muy expuestos a la sobreexplotación y tardan mucho tiempo en recuperarse su población después de haberse visto disminuida drásticamente. 100.000 Tm de tiburones (2 millones de ejemplares) fueron capturados en los océanos de todo el mundo por la Unión Europea en el año 2005, siendo España el pais con la cuota más alta de capturas con el 39%. Las aletas representan 2-5% del peso corporal total del tiburón. El tiburón es como «el cerdo de mar» ya que se puede aprovechar prácticamente todo su cuerpo: hígado (lubricantes, productos farmacéuticos), estómago (pienso para peces), sangre (anticoagulantes), carne (alimento), ojos (transplantes), piel (lija, bolsos, zapatos, etc.), dientes y mandíbulas (alimento, joyería, objetos de recuerdo, armas tradicionales), aletas (sopa de aleta de tiburón).

Bajo el lema «Cada aleta cuenta» se celebró la I Semana Europea del Tiburón, del 8 al 14 de octubre, por iniciativa de Shark Alliance y Oceana. Se trata de una acción llevada a cabo por distintos organismos e instituciones europeas con el fin de denunciar el alarmante declive de las poblaciones europeas de tiburones, el papel de Europa en el comercio mundial de tiburones y la amenaza que las deficientes políticas de protección representan para estos animales en el mundo.

Para firmar la petición en Internet con el lema de ¡Cada Aleta Cuenta! pincha aquí.

Aumentan las capturas accidentales

El documento “Desperdicios Pesqueros”, segundo informe publicado por Oceana sobre su investigación de la situación mundial del tiburón, denunció los niveles de descartes y de capturas accidentales de tiburones en las pesquerías europeas, al tiempo que demandó la necesidad de eliminar los descartes y reducir las capturas accidentales de tiburones mediante unas medidas de gestión efectivas.

Más de 7,3 millones de toneladas de pescado se tiran anualmente por la borda. Las capturas accidentales y los descartes de tiburones alcanzan unas proporciones significativas en muchas pesquerías, incluyendo cerqueros, redes de enmalle, palangreros y arrastreros.

Debido a que los tiburones crecen lentamente, llegan a la madurez tarde y tienen poca descendencia, se encuentran indefensos frente a la sobreexplotación, y estos altos niveles de capturas accidentales y descartes son insostenibles para sus poblaciones.

Los descartes, definidos como la porción de la captura del animal que se devuelve al mar por una u otra razón, son un derroche de los recursos pesqueros y alteran los ecosistemas marinos. Los descartes de tiburones no sólo sobreexplotan de manera absurda las poblaciones más vulnerables, sino que también interfieren de manera significativa en el equilibrio de la cadena alimenticia, ya que promueven el desarrollo de especies oportunistas que se alimentan de los peces descartados.

Además, como los descartes no se pueden cuantificar debidamente, y rara vez se declaran a los organismos de gestión, representan una parte desconocida de la biomasa que se extrae del mar, causando un problema adicional para la correcta evaluación de las reservas o los stocks.

Las capturas accidentales, que no son objetivo de pesca, también pueden incluir esas especies que se pescan como objetivo y se comercializan, pero sin planes de gestión ni cuotas pesqueras. En general, las capturas accidentales no se declaran ni están sujetas a una regulación; a menudo, representan productos de gran valor en muchas pesquerías de la Unión Europea.

La Comisión Europea recientemente ha declarado como prioridad eliminar los descartes y reducir drásticamente las capturas accidentales.

Acceso al informe de Oceana «Desperdicios pesqueros«.

Acceso al primer informe de Oceana «Perseguidos por sus aletas«.

Comentario Cerrado