Eugenia Suárez Serrano: «Equo quiere cambiar toda la política desde dentro»

ENTREVISTA en La Voz de Asturias a la Coportavoz de Equo en Asturias
22/08/2011 La Voz de Asturias / RAÚL ÁLVAREZ / GIJÓN

Por primera vez en 30 años, un proyecto político intenta reunir toda la fuerza del movimiento ecologista en España, dispersa en decenas de organizaciones desde los años 80. Después de su salida de Greenpeace, Juan López de Uralde puso en marcha el año pasado una fundación ambientalista que ahora intenta implantarse como partido y concurrir a las elecciones generales. En Asturias, funciona ya una comisión coordinadora para encauzar el proceso. Eugenia Suárez Serrano (Gijón, 1969), economista, vicedecana de la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos y veterana de las ONG, ejerce como uno de los dos portavoces y no tiene dudas sobre la oportunidad del mensaje de Equo. “Es el momento”, afirma.

¿Por qué ahora?

Porque no habíamos vivido una crisis económica tan fuerte como esta en 80 años. Porque los partidos actuales, de la derecha y de la izquierda, no han sabido combatirla. Porque también hay una crisis ideológica y las políticas van encaminadas a contentar a los mercados y mantener un sistema fracasado. Nosotros creemos que eso no tiene sentido y preferimos buscar otras fórmulas.

Los intentos anteriores de formar un solo partido ecologista en España fracasaron. ¿Qué aporta Equo?

No partimos de cero, contamos con pilares fuertes. La idea salió de la propia Coordinadora Ecologista. Estaban el Partido Verde Europeo y los activistas de más de 30 partidos españoles, aunque se encontraran dispersos. Y personas que vienen de ONG, como Uralde o Alejandro Sánchez, de Birdlife. Tenemos activos y, así como en los años 80 en España no existía conciencia del medio ambiente, ahora el pensamiento ecologista y social ha alcanzado su madurez.

Hay otro movimiento social cobrando forma alrededor del 15-M. ¿Es un momento de cambio?

Sí, algunos nos han dicho: “mira qué oportunistas”. No es verdad. Este proyecto estaba en marcha antes del 15-M. Uralde ya se movía en agosto del año pasado y vino a Asturias en septiembre. También somos indignados, gente con inquietudes. Queremos que la sociedad se politice y la política se democratice, cambiar lo que hay desde la propia política. No somos exclusivamente ecologistas. Yo participo en cuatro ONG y ninguna lo es. El ecologismo político es mucho más amplio. Defendemos los derechos humanos, el estado del bienestar y el apoyo a la diferencia.

¿Qué les distingue del movimiento del 15-M?

Que la gente salga a la calle me parece bien, pero si ese impulso no se canaliza de alguna manera puede convertirse en un problema. La protesta no debería ir hacia la abstención, sino hacia donde a cada uno le parezca bien. Pero hacia algún sitio. Es muy difícil cambiar la política desde fuera.

¿Hacia dónde va esa orientación práctica?

Repito mucho un dicho oriental: vale más encender una vela que maldecir la oscuridad. Eso nos mueve, intentarlo. Pero no quiero criticar al 15-M, están aportando su grano. Precisamente la Universidad Verde que organizaremos el mes que viene en Madrid dedicará una de las sesiones a las lecciones que nos dejan.

¿Cómo se ha tomado IU, el socio en Asturias de Los Verdes, este cambio de proyecto?

Somos Equo, y Los Verdes de Asturias están dentro. También tienen una serie de acuerdos con Izquierda Unida, pero no afectan a este proyecto. Estamos en un proceso abierto al que IU también puede sumarse. Iniciativa lo ha hecho en Cataluña. No les hemos abandonado. Seguimos con el pacto local y autonómico, pero también tenemos este proyecto nacional. No incumplimos nada.

¿Tendrán que forzar mucho los plazos para llegar a tiempo al 20-N?

Es una aventura un poco loca, pero los aventureros estamos cuerdos. Sabemos que es difícil, tenemos muy poquito tiempo. Pero ganamos en que la suma es mucho mayor que las partes. Salimos en los medios y conocemos a más gente que aporta y quiere participar.

Comentario Cerrado