Denuncia ante la UE de los sobrecostes del puerto del Musel

EL SOBRECOSTE DEL PUERTO DEL MUSEL
(GIJÓN, ASTURIAS, ESPAÑA)
….. Miembro de la Mesa Federal de Los Verdes de Asturias, con domicilio en Oviedo, España, Calle Alonso Quintanilla 5 1º, en representación de ese partido político, vistas las noticias en relación con el gran incremento de costes de la obra de ampliación del Puerto del Museo, obra financiada por el Fondo de Cohesión, y la solicitud de ampliación de esa financiación europea para cubrir parcialmente el sobrecoste producido o anunciado en la obra, considera necesario informar a los responsables del Fondo de Cohesión de la UE de lo siguiente:
• Los Verdes de Asturias siempre hemos valorado esta obra como de gran impacto ambiental, innecesaria, faraónica y propia de una cultura del hormigón que hay que eliminar (muchos hablan de la construcción del solar del Musel, no del Puerto del Musel) Si los fondos del Musel, la regasificadora, las adicionales centrales de gas y las nuevas líneas eléctricas de alta tensión se gastaran en cosas más sostenibles creemos que nos iría mucho mejor y desde luego se conseguirían con más facilidad los objetivos del Fondo de Cohesión.
Ahora resulta que en esa obra de dudoso interés y elevado coste (580 Millones de euros) los responsables de la gestión del Puerto de Gijón dicen que se debe autorizar un modificado del contrato de obras por un importe que supera los 216 millones de euros. La causa alegada en Asturias para defender este sobrecoste es que, por extrañas y oscuras razones, no se han podido utilizar las canteras cercanas al puerto que estaban previstas en el proyecto y se tiene que traer la piedra de relleno de muy lejos a mayor precio. Causa que, por cierto, no tiene nada que ver con la que el Gobierno anunció en el Programa Operativo sacado a información pública y presentado por España al Fondo de Cohesión a principios de 2007 en el que se justificaban (y no se cuantificaban) los posibles sobrecostes en “la magnitud y complejidad técnica de las obras, las condiciones climatológicas “duras”, la profundidad del mar, y las posibles modificaciones en la “definición de las obras”. Nunca se hacía referencia al “mayor precio o al mayor gasto en transporte de los materiales de relleno”, sin duda por ser algo a todas luces injustificable.
• Hablando del sobrecoste, en primer lugar, de las declaraciones del Consejero de Infraestructuras del Gobierno regional de Asturias, llama muchísimo la atención que “la mayor obra pública licitada en Asturias”, como solían anunciar en la región, no esté sujeta a la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas española, hecha precisamente para garantizar el interés público es esos contratos y el principio de legalidad y que entre otras cosas limita el importe de los modificados de obra hasta el límite del 20%, sin nueva licitación. Según el Consejero el contrato para construir la ampliación del puerto es un contrato privado y no está sometido a los controles de esa Ley (que por otra parte son similares a los de las directivas europeas). Y sin embargo se financia, en su mayor parte, con fondos públicos. Esta interpretación que pretende huir de los controles del derecho administrativo, no se sabe con que finalidad, no debería aceptarse y, en caso de modificar el proyecto, debería exigirse una nueva licitación pública.
• En segundo lugar creemos que si las canteras previstas no estaban disponibles se debería haber parado la obra, replantearla y esperar lo que hiciera falta a que estuvieran disponibles y no tirar hacia delante, sin crédito y sin respaldo legal, y embarcar a la sociedad asturiana en un sobrecoste absurdo. Además es sabido que, en el ámbito público, no se puede acordar, de palabra, con una empresa que se salga de lo proyectado y luego ya se verá como se resuelve. El posible modificado, en caso de que cumpliese los requisitos legales y se aprobase, debería comenzar a ejecutarse tras esa aprobación, y no antes, como se ha hecho.
• Asimismo es lamentable que en Asturias se despilfarren más de 200 millones de euros adicionales, buena parte que se pretende sean del Fondo de Cohesión Europeo, sólo por acarrear un montón de piedras 150 km desde León a Gijón. Aparte de la contaminación y el tráfico que se genera, se gasta absurdamente un dinero que podía destinarse a otros fines públicos muchos más interesantes para la sociedad. Con ese dinero, dejado de forma irresponsable en la carretera, se podría construir, por ejemplo, otro hospital central, grandes obras de saneamiento o protección medioambiental, muchos colegios e institutos, y financiar muchísima I+D. Para hacernos una idea, 200 millones de euros equivalen a ¡todas las inversiones en educación en Asturias en 5 años o al gasto de I+D de Asturiasde 10 años!
Y no vale el argumento que utiliza pública y repetidamente en Asturias el Consejero de Infraestructuras y el Director de la Autoridad Portuaria, para acallar las críticas, de que la obra no les costará nada a los asturianos, porque la pagará la UE. El dinero de la UE y los Fondos de Cohesión es tan propio de los asturianos y merece tanto respeto y buena gestión como el de los Presupuestos del Gobierno Regional, nunca puede ser malgastado, y como el dinero propio, tiene también un coste de oportunidad y otros posibles usos alternativos, que se ven muy perjudicados por la nefasta gestión y el despilfarro de la obra del Musel.
• Debido a ello creemos que la UE no debería aprobar en ningún caso el modificado. Además, si se le solicitan fondos para él, debe estudiar en profundidad (con medios policiales o similares) el posible chanchullo que pueda haber (en Asturias continuamente se comenta que detrás de todo esto tiene que haber intereses oscuros e inconfesables relacionados con el posible aumento de fondos y los negocios o posibles mafias de las canteras y el transporte) y exigir todas las responsabilidades. Alguna persona creemos que debe ser cesada por este escándalo o incluso ir a la cárcel si ha habido prevaricación u otro delito. Porque parece ser que se han asumido sin crédito y autorización legal enormes compromisos económicos imprevistos para las administraciones públicas que habrán de detraerse de otras políticas y proyectos más racionales y de mucho mayor interés económico y social
Por todo ello, y visto todo lo anterior, se SOLICITA:
1.- Que la UE no financie con los Fondos de Cohesión el aumento de costes de la obra de ampliación del puerto de Gijón, por carecer de justificación razonable ese mayor coste y ser debido únicamente a una mala gestión o, en el sentir de la gente en Asturias, a una gestión muy sospechosa de encubrir o favorecer irregularidades. No se pueden gastar grandes cantidades adicionales de los fondos de la UE en llevar piedras de un sitio para otro, además contaminando, y sin ninguna necesidad, sólo porque les apetezca a unos determinados gestores y empresas, que sospechosamente se han puesto de acuerdo en algo que va de forma clara contra el interés general. No se cumplen los objetivos del Fondo de Cohesión. Y en caso de que desde España se le soliciten fondos, que investigue con rigor lo que ha ocurrido.
2.- Que la UE inste al Puerto de Gijón, y a la administración española que corresponda, a replantear el proyecto (que además está muy sobredimensionado) para adaptarlo al coste previsto, aunque para ello haya que parar la obra, retrasarla o rediseñarla.
3. Que la UE destine los recursos económicos que España está solicitando para este modificado a otros proyectos de mayor interés para Asturias que también pueden ser financiados por el Fondo de Cohesión, como los saneamientos del área central asturiana o los programas de reducción, reutilización y reciclado de residuos urbanos, que llevan años de retraso por falta de fondos suficientes, o si eso por alguna razón no fuera posible, que asigne esos recursos a proyectos medioambientales o de la red transeuropea de transporte en cualquier otro lugar de España o de Europa que sean de verdadero interés para alcanzar los loables y verdaderos objetivos del Fondo de Cohesión y de la política regional europea y conseguir el mayor desarrollo de una Europa unida, de lo que sin duda, al final, nos beneficiaremos todos.
Oviedo, 11 de diciembre de 2007

COMISION DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS
SECRETARIA GENERAL. 200 RUE DE LA LOI B 1049 BRUSELA

Comentario Cerrado