«El oso cantábrico ya no inverna a causa del cambio climático»

-¿Cual es la situación del oso pardo en la cordillera cantábrica?

-Hay dos núcleos de población de osos que están separados. Uno está en la zona oriental, en el límite entre Asturias, Cantabria y el norte de León, en la zona de Riaño. El occidental está en la zona de Cangas de Narcea, en el área limítrofe entre las provincias de León, Lugo y Asturias. El grupo residente en la zona occidental es más numeroso, y está compuesto por un centenar de ejemplares. El oriental, por su parte, está en una situación muy delicada ya que solamente quedan entre 25 y 30 osos. No son muchos, pero hay que decir que la situación ha mejorado respecto a hace 20 o 30 años. Ahora se los protege, y hay guardas que se dedican exclusivamente a vigilar a estas poblaciones de osos. Sin embargo, aún hay que realizar más esfuerzos porque es una especie que está catalogada en peligro de extinción.

-¿A qué peligros se enfrentan los osos cantábricos?

-En primer lugar a su propia endogamia. Todos son familiares, y se reproducen entre sí. Esto hace que se den muchos abortos, o crías que nacen con taras. En el caso específico de estas familias, nacen muchos machos y muy pocas hembras, un dato muy negativo teniendo en cuenta que estas sólo están en celo una vez cada dos años. Además, al haber tantos machos, algunos no encuentran hembras en celo, con lo que van a buscar a las que han tenido camada para matar a las crías y provocar que entren en celo de nuevo. Otro de los problemas son los jabalís, que se han convertido en una plaga que arruina muchos campos de cultivo. De este modo, los agricultores ponen trampas para este animal, pero sin tener en cuenta que el oso también puede caer en ellas. De hecho, en los últimos cinco años se han encontrado doce osos muertos en trampas puestas por el hombre. Luego está el tema de la pérdida del hábitat. El oso es muy exigente, necesita de mucho espacio, de bosques y praderas, y las infraestructuras del hombre van acotando cada vez más esos terrenos.

-¿Qué recursos alimenticios encuentran los osos en los montes cantábricos?

-Es un animal en un 90% herbívoro, así que comen un montón de hierba. En verano come frutos, tales como moras, grosellas o arándanos, y en otoño frutos secos. Pero para el otro 10 % de la dieta necesitan proteína animal. No es un gran depredador, así que se alimenta de carroña, o de animales pequeños o insectos. De todo ello hay en abundancia en la cordillera cantábrica, con lo que no tiene problemas para encontrarlo.

-El cambio climático, ¿está influyendo negativamente en los osos cantábricos?

-Sí, el oso necesita frío, y últimamente están haciendo unos inviernos más templados. De hecho, hemos observado que en los últimos inviernos los osos cantábricos han dejado de invernar.

-¿Qué futuro le espera a esta especie?

-La tendencia es que siga aumentando la población de osos cantábricos, con la ayuda humana. Ahora está en proyecto unir los dos núcleos de población, separados por 60 kilómetros. De este modo se reforzaría la especie evitando la endogamia.

Sólo hay 1 comentario

  1. kike /

    El problema de la conexión de las dos poblaciones es la falta de sitio para las osas, que son osas residentes. Y hacer una campaña para que la población de la zona intermedia (Lena, Quirós, Teberga, Proaza, Aller) cambie su percepción y respete a estos animales. Se hizo en Quirós con los escolares hará tres años. Pero…

Comentario Cerrado