Potaje de lobos

Enlace a la noticia aparecida en la prensa

La opinión original :

“En relación al asunto del lobo mi opinión, por si te sirve de algo, es la siguiente:

Lo deseable sería una gestión del lobo que permitiera el desarrollo y conservación de sus poblaciones de forma compatible con el normal funcionamiento de la ganadería extensiva de montaña tradicional en Asturias.

El problema real no es la existencia de los lobos, sino los daños que, en algunos lugares (en otros, no) , causan al ganado.

Creo que todos estaríamos de acuerdo en que aumentasen las poblaciones de lobos, que son necesarias para los ecosistemas y suponen una gran riqueza medioambiental para Asturias y un atractivo turístico, siempre que los daños al ganado disminuyesen.

Para conseguir esto, es necesario conocer muy bien el funcionamiento y el comportamiento de las manadas de lobos y favorecer que se alimenten preferentemente con animales salvajes que abundan (jabalíes, ciervos,corzos, carroña,etc), seleccionándolas en ese sentido y evitando siempre que la muerte de algunos lobos de una manada la desequilibre y obligue a los supervivientes, por falta de efectivos y de capacidad de caza, a alimentarse de ganado doméstico, cuya captura, en principio, les es más fácil.

Es necesario también desarrollar técnicas de manejo del ganado compatibles con la presencia del lobo (perros pastores, vigilancia colectiva, composición de los rebaños de ganado, apriscos y cuadras para la noche, etc) y también investigar sobre tipos de cierres, métodos o repelentes que alejen al lobo del ganado doméstico.

Si el lobo se gestionase con esos criterios, el hecho de que fuera especie cinegética o mantuviese el estatus actual, sería más secundario.

También habría una solución intermedia: que la administración regional para generar ingresos económicos, pudiera subastar algunos permisos de caza concretos en condiciones determinadas, en el marco de los controles de población, siempre limitados y compatibles con el mantenimiento de la población, que se autoricen. Es decir, que no todos los controles de lobos sean efectuados por personal pagado por la administración.

Respecto a los daños al ganado, deben ser pagados por la administración. El mantenimiento de una población de lobos es un bien público, que beneficia a toda la sociedad, en el sentido que tiene este concepto en la teoría de la hacienda pública, y su coste debe ser financiado por la sociedad en su conjunto,no por los ganaderos.

Joaquín Arce Fernández”

Comentario Cerrado