El dragado de la Ría de Villaviciosa

Los Verdes d´Asturies rechazan el dragado de la ría de Villaviciosa

El pasado 3 de diciembre el Principado ha sacado a licitación la asistencia técnica para la mejora de la entrada al puerto de El Puntal, en Villaviciosa. Desde Los Verdes d´Asturies queremos manifestar nuestro rechazo a este proyecto por sus consecuencias medioambientales y por el modelo de turismo insostenible que propugna.

Como primer punto cabe recordar que la ría de Villaviciosa es un estuario de gran valor ambiental y está catalogada como Reserva Natural por el Principado de Asturias. Esta categoría de protección tiene como finalidad la protección de ecosistemas, comunidades o elementos biológicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoración especial. Además también está declarada por la Unión Europea como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), por contener 14 hábitats y 7 taxones de interés comunitario y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Además en su desembocadura, en la playa de Rodiles, se produce un elemento único e irrepetible: la denominada “ola de Rodiles”. Este es un atractivo turístico para la zona, por los surfistas que atrae y su supresión, con el dragado de la ría, conllevaría un importante perjuicio económico.

Tras el dragado de la ría no se esconde otra cosa más que la construcción y ampliación del puerto El Puntal para transformarlo en el tercer puerto deportivo de Asturias. El impacto sobre el litoral de este tipo de puertos son importantes, entre ellos destacamos los siguientes: se modifica la dinámica de sedimentación, impidiendo la deposición de arena y produciendo erosión en las playas cercanas; se crean zonas con poca circulación de agua, desapareciendo la vida marina irreversiblemente; se vierten grandes volúmenes de roca y hormigón, con la consiguiente pérdida de paisaje, cambiando, ocupando y privatizando la belleza del litoral, que es patrimonio público. Además, la construcción de un puerto deportivo acarrea la construcción de viviendas y hospedajes, a veces en los mismos terrenos ganados al mar. También cabe reseñar que la calidad de las aguas de Rodiles, que actualmente está catalogada como muy buena, se vería afectada.
Pensamos que no se debe sucumbir ante los beneficios a corto plazo y que aún hay tiempo para impedir que se reproduzcan en nuestras costas situaciones como las del litoral mediterráneo y andaluz (especulación y privatización de la costa, urbanizaciones privadas y campos de golf en primera línea, etc.)

Comentario Cerrado