EQUO pide a Medio Ambiente la revisión de la Autorización Ambiental Integrada de la Central Térmica de carbón de Aboño

El vertido de fuel de la central se inició a las 05:30 horas aproximadamente de la madrugada del 26 de junio. Los pescadores de la zona lo detectaron en sus aparejos y barcos e interpusieron denuncia a las 08:00 ante la Guardia Civil. A las 12:00 de la mañana el vertido llegó a las playas, que estaban abiertas al público. En ese momento se dio la alarma oficial y se cerraron las playas al baño en Carreño. El galipote permaneció en la arena hasta las 19:00 cuando aparecieron los primeros operarios a limpiar, y cuando la marea estaba de nuevo alta, con lo que parte del vertido depositado en la arena y por tanto de fácil recogida fue devuelto por la marea a la mar y precipitó al fondo rocoso.

Para EQUO el derrame de fuel que afecta a la costa central asturiana, procedente de dicha central, es más que un cúmulo de circunstancias adversas, pues la central debería tener una cubeta de retención para cada
depósito, y debería tener válvulas de cierre de las tuberías para cortar el flujo de salida del depósito en caso de rotura y otras medidas y protocolos de actuación de las que carece. El accidente confirma la negligencia, pero esta se produjo en el otorgamiento de la Autorización Ambiental Integrada. No se han impuesto las medidas correctoras mínimas e imprescindibles, no se ha cumplido la ley de Prevención de la Contaminación.

“Los depósitos tienen que tener obligatoriamente una cubeta inferior con capacidad de retención total de los líquidos almacenados si se produce una fuga o derrame; no puede haber registros, alcantarillas o vías de
escape al entorno en dichas cubetas. Las tuberías de salida del depósito deben estar provistas de las correspondientes válvulas que permitan el cierre en caso de fuga. Los hechos demuestran que ni las infraestructuras de la térmica ni las prácticas y protocolos de gestión son correctas, así que confirman que la Autorización Ambiental Integrada se dio de forma irresponsable, sin obligar a la empresa a adecuar sus instalaciones. La gestión que se hace de la central es lamentable, no hace una semana se produjo un vertido intencionado de sustancias químicas, presumiblemente desincrustantes, que llenaron la ría de Aboño de espumas

EQUO solicita oficialmente a la Consejería de Medio Ambiente, OT e Infraestructuras la revisión de oficio inmediata de la Autorización Ambiental Integrada. Asimismo debe investigarse el suceso de cara a depurar responsabilidades y obtener indemnización de los daños causados a particulares, negocios y medio ambiente, y de los costes que ha tenido que asumir la administración para frenar el vertido y limpiar las zonas afectadas.

Comentario Cerrado