¿78 concejos?

Resumen de las intervenciones de los ponentes en el debate del 16 de noviembre de 2012 en Sotrondio, SMRA, organizado por EQUO. Son notas pilladas al vuelo, no las ponencias, y por tanto puedieran contener inexactitudes o interpretaciones.

78 concejos, ¿democracia o despilfarro? Sotrondio, SMRA 16-11-2012

Aladino Fernández,

Geógrafo, Director de la Casa de la Buelga

Estamos en la edad del coche, ha triunfado el transporte individual y la alta velocidad (tren, coche, internet…). Ha sido un cambio estructural y debe ir acompañado de una readaptación de la sociedad y de la administración. Los municipios pueden tener una estructura desfasada, no acorde con la situación actual, pues la distribución de los mismos procede de la Edad Media. Recientemente se ha producido un cambio notable, por ejemplo el centro de Oviedo era comercial, en cambio ahora el centro de la actividad comercial está en Lugones que pertenece a Siero, es Parque Principado. El comercio está ligado a la autovía cuando antes estaba ligado a la aglomeración urbana y a la capitalidad.

Varios pequeños municipios como Ribera (Puerto) se unieron en el siglo XX a los grandes cercanos.

Los muncipios grandes se expanden en su actividad a los aledaños, que dependen del grande totalmente e incluso de forma especializada le proporcionan servicios (polígonos industriales, centros comerciales, zonas de expansión, colegios, hoteles…) caso de Llanera, Soto de Llanera, La Fresneda…

Es muy difícil planificar en esta tesitura, cuando por ejemplo un polígono como Silvota pertenece a dos concejos (Siero y Llanera). Lugones funciona como un barrio de Oviedo, aunque pertenece a Siero, se sirve de la línea urbana de transporte público…

Si se analizan los flujos de población vemos cuál es la relación entre los diferentes concejos desde un punto de vista funcional real. Llanera y las parroquias occidentales de Siero dependen realmente de Oviedo. Sariego y Noreña dependen realmente de Siero.

Con las facilidades de comunicación actuales y siguiendo un criterio funcional se deberían replantear los concejos, tal como se hace en otros países, para adaptarlos a la realidad funcional. Aquí nos encontramos con la oposición de los altos funcionarios que creen que sus plazas serán amortizadas (secretarios, interventores…), hacen informes corporativos y justifican su oposición en razones falsas:

– Pérdida de la identidad. Falso, en Asturias va asociada a la parroquia o al barrio en la ciudad, más que al concejo. ¿No tiene identidad propia La Calzada en Gijón?¿ No la tiene la parroquia de Tolinas, en Grao, que además la defiende y conserva sin ser concejo?

– Pérdida de población. Es falso, los núcleos rurales y de montaña pierden población sean o no ayuntamiento, de hecho pierden más Allande, Santo Adriano o Yernes y Tameza (concejo) que Tolinas (parroquia de Grao).

El distanciamiento de las personas hacia la administración no es físico hoy día, sino por la gestión de la democracia que se ha hecho, sin recibir a la gente, sin diálogo, sin presupuestos participativos y empleando las nuevas tecnologías contra la ciudadanía (localizar a quienes tienen multas pendientes) en lugar de facilitar la transparencia y la participación. Así que la administración no se aleja del ciudadano por que se fusionen concejos que funcionalmente están en dependencia.

Los partidos políticos deberían empezar a dar ejemplo creando agrupaciones comarcales en lugar de locales, pero hacen demagogia con esa “independencia” para tener más puestos de poder en ámbitos estancos y por tanto susceptibles de arbitrariedad.

En el valle del Nalón es hora de un único Ayuntamiento. Fue la primera mancomunidad de Asturias, que se hizo con el criterio de no aumentar el número de funcionarios y no aumentar las infraestructuras materiales; era el embrión del ayuntamiento único, pero se incumplieron esas premisas y se contrató personal, se crearon edificios…

Ana Viñuela

Profesora Economía Aplicada Universidad Oviedo – REGIOlab

Introduce el concepto de Regiones Funcionales, aquellas que concentran en un mismo territorio trabajadores y empleadores, son un mercado de vivienda en sí mismas, son unidades autocontenidas. Existe en ella poco desplazamiento de personas a trabajar fuera de esa región. Por ejemplo dos municipios como Llangréu y Samartín intercambian trabajadores a diario, pero en su conjunto el 70% de los habitantes viven y trabajan en la suma de ambos, así que son una región funcional. Este criterio se emplea en Bélgica, Dinamarca, Estados Unidos…para definir los municipios.

Como curiosidades, Degaña funciona con Villablino (León), Abres con Fonsagrada (Lugo), Ribadedeva y Peñamellera baja con Unquera (Cantabria) (Aladino matiza que a su vez toda esa comarca depende de Llanes y la zona de Navia hasta Galicia lo hace con Ribadeo).

Roberto Llera

Doctor en Economía y experto en Hacienda Pública

Hace 30 años que se plantea esta cuestión, ¿hasta dónde pagar por tener un concejo? Existe un tamaño de población crítico por debajo del cual es imposible la viabilidad. La constitución del siglo XIX, La Pepa, fijaba ese mínimo en “mil almas”. En Asturias hay ahora mismo 16 municipios con menos de 1000 habitantes, uno con menos de 200 (Santo Adriano). Cuando el tamaño es pequeño, no es viable su fisco.

En España hay una financiación fija sólo por el mero hecho de ser municipio, lo cual promueve la división ad infinitum. También hay un incremento en función de la población. Pero un municipio muy pequeño o uno muy grande son más caros de sostener que uno mediano.

Hay que tener cuidado con la financiaón exclusivamente a partir del IBI (impuesto sobre bienes inmuebles), se debe diversificar, hacer una imposición progresiva y de carácter ambiental por medio del IVTM (impuesto a vehículos de tracción mecánica). El IAE (impuesto sobre actividades económicas) tiene inconvenientes, como la desigualdad entre municipios en declive y municipios con pujanza.

Por último, Avilés y comarca es un ejemplo de unión de hecho que debe transformarse en unión de derecho, merece la pena, se ahorrarían 50 concejales y 3 alcaldes, aunque lo realmente bueno es la unión política y administrativa. Podría ser ejemplo y modelo. En cambio la fusión de Oscos y Taramundi no aporta nada prácticamente, no merece la pena.

Comentario Cerrado