EQUO votó contra Juncker como presidente de la Comisión Europea

Pero apoyamos su designación como presidente del gobierno europeo, pues es el candidato más votado. Así es la democracia, aunque alguna izquierda prefiera el golpe de estado.

Esta semana en Estrasburgo votamos la elección de Jean-Claude Juncker como futuro presidente de la Comisión Europea. Tras ser el cabeza de lista del grupo que más escaños obtuvo en las pasadas elecciones, ha sido nombrado por el Consejo para lograr una mayoría parlamentaria en Estrasburgo para ser investido.

Sin negar la legitimidad que tiene para tratar de lograr esa mayoría, como personas de izquierdas y ecologistas, que hemos hecho campaña por otra Europa, y tras escuchar sus explicaciones y su plan de trabajo en su comparecencia la semana pasada ante el Grupo Verdes/ALE, nuestra posición es clara: votaremos NO.

Votamos No porque Europa necesita nuevas políticas y nuevos liderazgos y pasar página a los años oscuros de la austeridad. Juncker fue presidente del Eurogrupo y primer ministro de un paraíso fiscal y no parece estar en las mejores condiciones para afrontar los retos que se le plantea a la eurozona en el futuro.

Votamos No porque no hemos escuchado por su parte ninguna propuesta concreta en materia de lucha contra el paro, y ante nuestras preguntas la semana pasada no quiso apoyar la propuesta para crear un fondo de apoyo para los desempleados a nivel europeo.

Votamos No porque no se comprometió con la reforma democrática de la UE ni con la defensa del derecho a decidir de la ciudadanía.
Votamos No porque durante su presentación ante el Grupo Verdes/ALE dejó la puerta abierta a retirar la propuesta de Directiva sobre baja por maternidad que se encuentra ya aprobada en primera lectura por el Parlamento Europeo.

Votamos No porque su programa de trabajo en materia de asilo y refugio atenta contra los derechos fundamentales de las personas y su enfoque sobre el fenómeno de la inmigración es completamente securitario.

Votamos No porque no ofreció nada en relación con la lucha contra el cambio climático. No se ha comprometido a trabajar en favor de un nuevo acuerdo global ambicioso contra el cambio climático que sustituya al de Kyoto de cara a la cumbre que se celebrará en París en 2015 y que supone la última oportunidad para frenar el calentamiento irreversible del planeta.

Votamos No porque no se ha comprometido a parar la negociación sobre el Tratado de Libre Comercio con los EEUU ni a hacer públicas sus negociaciones.

Votaremos No porque no queremos seguir la senda marcada por la gran coalición liderada por los populares, los socialistas y los liberales. Los Verdes queremos emerger como una voz europeísta crítica en el Parlamento Europeo. Queremos construir la Europa social que responda a las necesidades de la gente, que invierta en empleo y que luche contra el cambio climático. Nos dejaremos la piel en nuestro trabajo diario parlamentario para lograrlo, pero nos negamos a apoyar a aquellos que hoy representan una idea totalmente distinta de Europa.

Votamos No porque rechazamos el argumento de que Juncker es la única opción posible ante el auge de la extrema derecha y los euroscépticos. Seguir con los mismos liderazgos y las mismas políticas que hasta ahora, es el mejor alimento que puedan tener estas formaciones.

Finalmente, votaremos No porque como europeístas creemos en una Europa mejor que deje atrás los años oscuros del austericidio y vuelva a soñar con construir una sociedad donde todo el mundo tenga una oportunidad.

Seguir a Ska Keller en Twitter: www.twitter.com/SkaKeller

Comentario Cerrado