Firmas para evitar la plantación de 100 has de eucalipto en el concejo de NAVA

Los Verdes de Asturias apoyan la campaña de recogida de firmas contra la plantación de 100 hectáreas de eucalipto en Nava.

Puede firmarse on line pinchando aquí.

Texto de la carta:

A.A.: «Ayuntamiento de Nava, Concejalía de Medio Ambiente y Medio Rural»

Excelentísimo Ayuntamiento de Nava.
a la atención de Dña. ISABEL CALLEJA HUERTA 1ª Teniente de Alcalde
Concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Mujer, Personal y Policía, Hacienda y Patrimonio.

No deja de sorpendernos una de sus decisiones, que al provenir de un grupo progresista que se se declara ardiente defensor de los compromisos de Kioto y en contra del cambio climático nos parece una ostentosa contradicción en su discurso y en su declaración de intenciones como partido político.

Nos referimos próxima plantación de aproximadamente 100 Has de especies alóctonas (eucaliptos) en el concejo.

En ocasiones hemos podido comprobar como diferentes administraciones por falta de conocimiento o coordinación tienen comportamientos dispares en el manejo de especies alóctonas invasoras; tal es el caso del singular carrizo de la pampa (plumero), al que se combate mediante herbicidas de contacto por algunas administraciones (más conscientes del peligro), mientras se abonan y cuidan con mimo en parques y jardines públicos por otras (conformando una red de sanos ejemplares que funcionan como propagadores).

Hace años que se viene insistiendo en la necesidad de limitar la expansión del eucalipto en Asturias. En el plan forestal de 2001 se reconocía el potencial peligro que suponía para la región y se acabó aprobando un techo de crecimiento de 9000 hectareas para el eucalipto, que ya ha sido ampliamente superado .

Por eso queremos recordarles algunas de las características más singulares de la especie que ahora pretende plantarse en el concejo:

Se trata de una especie que se selecciona como monocultivo por su probada capacidad para desplazar de su hábitat a la práctica totalidad de especies animales y vegetales, visibles e invisibles. Es pirófila, amante del fuego al que sobrevive y atrae mediante los jirones desprendidos de su corteza eliminando así la competencia de otras especies de árboles. Las sustancias bacterioestáticas presentes en sus hojas limitan su putrefacción una vez caídas en el suelo, por lo que este se va tapizando y empobreciendo en nutrientes, modificándose su composición química, impidiendo el crecimiento de sotobosques. Los herbicidas que se emplean en los primeros años de plantación hacen el resto. Así mismo, su avidez por agua y luz que su rápido crecimiento impone, adelgaza los niveles freáticos y termina por secar fuentes, arroyos… Perjudica pues no sólo flora, también anfibios, peces, aves, mamíferos… Tanto es así que los compañeros brasileños lo denominan acertadamente: «EL DESIERTO VERDE».

Sin embargo, son precisamente estas características las que convierten a esta especie en idónea para la industria papelera, que persigue extraer todos los recursos/beneficios de una zona en el menor tiempo posible. Básicamente consiste en lo siguiente: para la empresa es más conveniente económicamente cambiar el paisaje que el sistema de fabricación de su pasta, ya que ella no hará frente al coste real que esto supone. El futuro a medio plazo consiste en la importación de las materias primas (a ser posible obteniendo subvenciones para su transporte) y solo un poco después, la total deslocalización de sus plantas de producción. El coste marginal desplazado queda para el paisaje, para el paisanaje, para el concejo. En pocos años habremos destruido el Paisaje Agrario del concejo. Existen alternativas, buenas alternativas: abedules, cáñamo…

Aquí existe un difícil equilibrio, el mercado sólo busca el pan para hoy; los paisanos debemos evitar el hambre de mañana.

En el caso de Nava es aún más preocupante ya que sienta un precedente, y se puede constituir en otra puerta de avance «en altura» para esas nuevas variantes transgénicas de eucaliptos cuyas «capacidades» han sido potenciadas. El frío, uno de los pocos frenos naturales a la invasión con que nuestra región cuenta, ha quedado inutilizado en la nueva variedad de eucaliptos nitens. En nuestra opinión la introducción de cualquier variedad de eucalipto en el concejo, es equiparable a la utilización consciente o inconsciente de un arma de destrucción masiva.

Esperamos conseguir de esa concejalía:

Si actualmente se encuentra a favor de la plantación: sembrar una duda razonable y el principio de precaución, no sea que acabemos todos en las crónicas del concejo por un acto irreflexivo.
Si las dudas ya existen: conseguir de su concejalía una moratoria, en tanto no se despejen. Aportaremos toda la documentación que sea necesaria.
Y si ya están en contra de la plantación: ofrecer nuestro sincero apoyo para entre todos tratar de evitarlo.

Todos somos uno.

Los abajo firmantes deseamos dejar constancia de nuestro total desacuerdo, y nuestra preocupación por las posteriores consecuencias, que quizá no se hayan sopesado justamente.

Hay 2 comentarios

  1. José /

    Es mejor que el papel lo hagamos con la celulosa que viene de Sudamerica, que fomentemos la deforestación de Amazonía, de Tailandia y demás, allí si tienen monocultivos, habrá que potenciarlos evitando nuestra responsabilidad de producir lo que necesitamos en nuestro propio espacio (¿esto es otro debate?) .

    Por cierto si los eucaliptos son tan perjudiciales ¿como han sobrevivido en Australia? Si su estrategia consiste en empobrecer el suelo, impedir el acceso de otras especies, secar fuentes y reducir niveles freáticos, sin ningún tipo de capacidad de regulación o capacidad de competencia o concurrencia por las otras ¿como han sido capaces de crear ecosistemas estables en su zona de origen? ¿tan diferente son las especies de aquí que no pueden con él?

    Recuerdo eucaliptares (en Gijón) de cierta edad que representan un piso alto, bajo el que exite un dosel de robles, y bajo este un dosel de diversos tipos de arbustos, matorral y herbáceas. Recordar que la banda litorial de Asturias fue hasta hace «poco» la llanura cerealista a falta del las comunicaciones con el trigo barato de la meseta. No es cosa de unos años si no de unos siglos. El eucalipto no ocupa el espacio de otros árboles, ocupa el espacio de terrenos de cultivo. El maiz, la patata y demás como lo comemos parece que impacta menos.

    Respecto a los fuegos e incendios ¿existen especies «pirofilas»? ¿no confundimos los conceptos? Parece que para ustedes sí, que los eucaliptos atraen el fuego por la sencilla razón de que es lo mejor, quemarse uno mismo y así hacer como el «perro del hortelano» y que se jodan las demás (vamos estos argumentos no resisten el mínimo análisis de coherencia).

    El tema de las empresas foráneas (ENCE es una multinacional fuera pero no dentro de Asturias) habrá que aplicarlo a las grandes mineras del oro, a los de las fibras sintéticas, al AVE, y otras tantas que parece que impactan menos y son más respetuosas (o reparten mejor las prevendas). Sin olvidarnos de las mineras propias (ahora leonesas), las acerías ahora hindús y otras grandes industrias que son las que en los últimos doscientos años han potenciado la madera de rápido crecimiento. Pero claro no pediremos un fondo de compensación a la minería o a la industria del acero, o las grandes fortunas y apellidos que se beneficiaron de ello y potenciaron este panorama.

    ¿Por qué hay eucaliptos en Asturias? Porque en vez de atacar la enfermedad nos preocupamos en los síntomas como si fueran el problema.

    Eso sí, viviendo en una ciudad, de las cuotas de los asociados o de las prejubilaciones del papa estado, como no hay necesidad concreta de producir para ganarse la vida (para eso que nos subvencione la CE) , las cosas se ven bien y facil. Que se ocupen los pobres campesinos, pero lo que no me gusta que no lo hagan, vamos que lo pagen ellos también. Vamos bien.

    Que os aproveche el desconocimiento, la exageración, la alarma y la confusión que sembrais en la opinión pública.

    Un saludo prograsistas.

  2. Administrator /

    El 8 % de la superficie de Asturias está cubierta por eucaliptales. Estos árboles ya padecen plagas, baja producción por degeneración tras tres apeos del mismo pie y hay una serie de plantaciones fallidas en particular en la zona occidental. La industria papelera existente en Asturias se destina a la exportación y su producción supera con mucho el consumo regional. Los responsables de la planta y de la empresa forestal instrumental manifiestan no necesitar más superficie plantada, sino una mejor gestión de la existente. Ahora mismo lo que se hace es plantar y abandonar hasta el apeo, es decir, nada.

    Si continua aumentando la superficie plantada de eucalipto, que ya es casi un 30 % mayor de lo previsto en el plan forestal, caerán los precios, malopara todos los propietarios y trabajadores.

    No podemos perder suelos agrícolas y ganaderos en favor de un cultivo forestal de bajo valor y con efecto negativo para el ecosistema (empobrecimiento). Nos autoabastecemos de productos hortofrutícolas en torno a un 3,5 % de nuestras necesidades. La situación puede llegar a ser dramática, hablamos de alimentos y de suelo productivo en disminución, destruido por cultivos forestales y urbanizaciones.

    Los Verdes estamos por un Gobierno Mundial que evite abusos en países en desarrollo, que equilibre y garantice derechos humanos, que conserve los ecosistemas y el planeta en su conjunto.

    En Los Verdes de Asturias todo el mundo vive de su trabajo, opinamos de manera responsable y estamos en disposición de discutir con respeto de cualquier tema y bajo cualquier perspectiva; hay personas de todos los entornos, de variadas profesiones y oficios, y de variado nivel económico, pero modesto. En cualquier caso no debe ser objeto de discusión ni de descalificación gratuita e injusta.

Comentario Cerrado