17 de mayo: Ninguna agresión sin respuesta.

Hoy, 17 de mayo, Día Internacional contra la homofobia, lesbofobia, transfobia y bifobia, desde EQUO y la Red EQUO LGTBI manifestamos nuestro mayor rechazo y condena a cualquier agresión por orientación sexual e identidad de género e insistimos en la necesidad de seguir trabajando por una sociedad libre de odio.

A pesar de que en los últimos años se han dado avances importantes en materia de lucha contra la LGTBIfobia aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar una sociedad de respeto. Para ello, es fundamental que se apruebe sin demora la Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales, comúnmente conocida como Ley de Igualdad LGTBI.

La LGTBIfobia sigue muy presente en nuestra sociedad. Así lo corroboran los datos recopilados por los diferentes Observatorios que se han creado. Por ejemplo, un total de 321 incidentes contra personas del colectivo LGTBI se produjeron en la Comunidad el pasado año según el “Informe 2017 sobre LGTBfobia en la Comunidad de Madrid”. Los casos de fobia hacia el colectivo LGTBI en Catalunya aumentaron un 32,2% en 2017 respecto al año anterior, con un total de 111 incidentes registrados por el Observatorio contra la Homofobia (OCH).

No podemos olvidar que, a medida que avanza la visibilidad de las personas LGTBI mayor será el crecimiento de los delitos de odio por orientación sexual e identidad de género. Por eso es fundamental atacar la raíz del odio desde la educación y la erradicación de cualquier mensaje homófobo, lesbófobo, tránsfobo o bífobo.

La impunidad debe acabar y por eso reclamamos que ninguna institución pública de amparo a ninguna persona u organización que en el ámbito público o privado fomente el odio hacia las personas LGTBI.

Animamos a toda la ciudadanía a secundar las movilizaciones convocadas para la conmemoración de este día, cuando se cumplen 18 años de la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tuvo lugar el 17 de mayo de 1990.  Además, recordamos que la transexualidad continúa considerada un trastorno y exigimos su despatologización total.

Porque nuestra sociedad no será libre hasta que no desaparezca el odio de nuestras calles.

Ninguna agresión sin respuesta.

Comentario Cerrado