Una regasificadora en el puerto

EN la planificación indicativa (la que señala la producción eléctrica a desarrollar) de competencia estatal, se establece para Asturias el nivel de prioridad más bajo para la instalación de centrales de generación eléctrica. El establecimiento de prioridades de instalación de equipos de generación por parte del Ministerio de Industria (31 julio 2007) señala a Madrid como zona de necesidad alta y sitúa las más bajas en Asturias, Galicia, Castilla y León, Navarra, La Rioja, Aragón, Murcia y Extremadura. Mientras, la Planificación Energética autonómica en Asturias, de acuerdo con lo establecido en la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del sector eléctrico y tramitada conforme la Ley 9/2006, simplemente no existe. Por ello se está a expensas de las solicitudes de las empresas generadoras para actuar a remolque, dando salida al exterior a la energía generada, con lo que las empresas determinan con sus solicitudes no sólo la planificación indicativa (generación), sino la obligatoria (líneas de transporte) subsiguientemente.

La producción actual de energía eléctrica en Asturias es muy superior a la demanda regional (220%) y aún se pretende aumentar mediante centrales térmicas de ciclo combinado (CTCC) y parques eólicos, solicitadas por promotores y con apoyo explícito del Gobierno asturiano. Si analizamos las horas de producción asignadas a cada instalación con un parque eléctrico de potencia instalada muy superior a la necesaria, en un escenario de venta libre y competencia en precio, podemos encontrarnos diversas situaciones: no serían competitivas las centrales de carbón -sus promotores las gasifican-, lo que haría carecer de rentabilidad a las nuevas instalaciones CTCC por estar las viejas ya amortizadas. Para este desenlace se puede evitar la construcción de CTCC gasificando de mano las CT de carbón. O bien compitiendo unas con otras. Se emplea solamente carbón importado. Alguna estará más tiempo parada que funcionando. No hay horas de generación para tanta capacidad de producción. Si se mantiene la subvención al carbón y consiguen ser más baratas las CT que lo queman, implicará competencia desleal para las CTCC, que pleitearán para defenderse. Tampoco tiene sentido la construcción de nuevas CTCC, pese a ser más limpias que las de carbón.

En resumen, es posible que las inversiones no sean rentables por exceso de capacidad instalada, lo cual no es deseable. Existen ejemplos de cómo una presunta liberalización del sector eléctrico causó la quiebra de empresas. Promover el consumo sería intolerable. La Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España contempla medidas para alcanzar un ahorro del 8,6% en energía primaria en 2012.

La exportación de la energía a largas distancias (incluso miles de kilómetros) va en contra de la racionalidad (mayor distancia, mayores pérdidas) y en contra de lo establecido en el Informe de Sostenibilidad Ambiental de la Planificación de los Sectores de Electricidad y Gas 2007-2016, de 31/07/2007, punto A.5, sobre criterios ambientales en la planificación: «Una correcta coordinación geográfica entre demanda, transporte y generación permite aumentar la eficiencia del sistema, reduciendo las pérdidas de transporte, así como las necesidades de nuevos desarrollos en la red, con los consiguientes beneficios medioambientales». Y también iría contra los objetivos de la planificación territorial, punto A.6.2.2 , sobre descentralización de la producción de energía.

Luego, ¿hay necesidad de una regasificadora? Ninguna. ¿Intereses de las eléctricas? Abundantes. Y la salud de los gijoneses y de lo asturianos en el empeño. Mientras no se instale en la cultura industrial de esta región una concepción diferencial del modelo tradicional de desarrollo, seguiremos cometiendo los mismos errores, con la anuencia del Gobierno y de los sindicatos

Comentario Cerrado