Entrevista a Francisco Garrido en La Nueva España

Francisco Garrido. Diputado de Los Verdes adscrito al PSOE, promotor de la proposición en el Congreso en defensa de los grandes simios:«Soy más Chita que Tarzán»

Francisco Garrido, ayer, en Oviedo.

«Estoy dispuesto a que se burlen de mí con tal de que se hable de los grandes simios»

Oviedo, Rafael SARRALDE

Francisco Garrido, sevillano de 48 años y diputado nacional de Los Verdes adscrito al Grupo Socialista, es el promotor de la polémica proposición parlamentaria contra la tortura, la esclavitud y la cautividad de los grandes simios. Ayer participó en Oviedo en un acto de Los Verdes de Asturias sobre la mejora de la protección de los consumidores.
-¿Los simios tienen derechos humanos?
-Los humanos otorgamos derecho en función de lo que consideramos valioso o en situación de riesgo. Los grandes simios son muy valiosos, son seres muy cercanos a nosotros y están en peligro. Por eso tienen derechos.
-¿Los mismos que nosotros?
-Evidentemente, no. Sería una estupidez. Ahora bien, con ellos compartimos el derecho a la vida, el derecho a la libertad en el propio hábitat o a no ser torturados.
-¿Por qué tanto follón?
-Hay gente que no llega al nivel intelectual de los grandes simios o a su categoría moral, que es mucho más alto, que se ha empeñado en decir estupideces como que el Gobierno plantea el derecho al voto de los simios.
-¿Pero los simios tienen categoría moral?
-Sí, sí, sin ninguna duda.
-Explíquese.
-Poseen una protomoral, una moral primitiva, pero tienen todo un sistema de reglas por el cual se gobiernan. Además, tienen un sentido de la identidad de la que carecen otros muchos animales.
-¿Y quién tiene menos categoría moral que los monos?
-Los que se ríen de nosotros. Todas las propuestas son criticables pero los que han sido insensibles ante el sufrimiento de los animales o ante la intención de nuestra propuesta tienen menos categoría que esos animales.
-¿En quién está pensando?
-En la prensa de derechas. En algunos tertulianos que han hecho un alarde de ignorancia. Les importa tres narices la propuesta. Sólo querían burlarse de cualquier iniciativa de la izquierda.
-La Iglesia también ha censurado el proyecto.
-Si en el futuro quiere decir algo a la sociedad, la Iglesia va a tener que tomarse en serio la revisión de la crisis ecológica. Sería bueno que muchos leyeran a Francisco de Asís y descubrieran su relación con la naturaleza.
-Su proyecto puede acabar con investigaciones biomédicas.

-En teoría, en el caso de los grandes simios no hay investigación biomédica en España. Pero creemos que no se puede investigar utilizando estos animales como cobayas. Porque son seres sensibles, tienen una racionalidad próxima a la nuestra y, además, la investigación no sería relevante desde el punto de vista clínico.
-¿Y con otros animales?
-Estamos preparando una ley de derechos de animales. Nuestra idea es alcanzar el mayor nivel de protección ampliando la comunidad moral al resto de la comunidad biótica y graduando en función de la cercanía evolutiva con los seres humanos y la importancia ecológica de la especie.
-¿Los seres humanos somos grandes simios?

-Sin duda. Pertenecemos al ámbito de los homínidos y por lo tanto somos hermanos o primos genéticos de los chimpancés, los bonobos y los orangutanes.
-Así que ustedes se encargan de que no olvidemos nuestros orígenes.
-Desde luego. Y esto es clave. No tendremos una relación ecológica con el medio hasta que no entendamos que formamos parte de la naturaleza y del tronco común de los homínidos.
-¿Envidia algo del simio?
-Sí, sí. Especialmente de los bonobos. Envidio la forma infinitamente más pacífica que tienen de resolver los conflictos.
-A base de sexo.
-De sexo, de caricias y de una relación social placentera frente a la relación social agresiva.
-No es España un país de «bonobos».
-Hay poco bonobo, cierto, aunque en la estrategia de Zapatero yo veo algo de bonobo. Lo digo como un piropo, por su capacidad para el diálogo y para resolver conflictos históricos como el del terrorismo.
-El filósofo Peter Singer afirma que en un incendio salvaría antes a un ratón que a una persona con un daño cerebral irreversible. Muy fuerte, ¿no?
-Me temo que se han sacado sus declaraciones de contexto. Si esta frase fuera verdad, le diría que no la comparto. Desde luego, en un incendio no salvaría a un ratón. Salvaría a la persona.
-¿Se vive peor en esta selva que en la tropical?
-En algunos aspectos. Nosotros hemos alargado mucho nuestro nivel de vida gracias a logros de la civilización a los que no podemos renunciar. Pero deberíamos buscar una síntesis de equilibrio por medio de la tecnología entre los recursos de la selva y nuestros logros culturales.
-¿Es el Tarzán de la política?
-Me siento más Chita que Tarzán. La imagen de Tarzán es la del poderoso hombre blanco que, incluso cuando le abandonan en la selva, se hace dueño del medio. No es una buena imagen para relacionarse con la naturaleza.
-¿Y no le preocupan los hipopótamos, que también están en peligro de extinción?
-También nos preocupan. Pero un hipopótamo no está tan cerca del ser humano como los simios.
-¿Y los toros?
-Defendemos la prohibición. Los toros son un espectáculo cruel y anticuado. No hay ninguna justificación moral para que los toros sean subvencionados con fondos públicos. Los españoles estamos pagando los toros.
-Me temo que dentro de 30 años seguirá diciendo lo mismo.
-No. Diré que hace 30 años tenía razón. La entrada en la UE y las nuevas generaciones cambiarán el panorama. Los jóvenes no tienen ni idea de qué son los toros. No hay afición. Los toreros son más conocidos por sus faenas fuera de la plaza por el mundo rosa, que dentro.
-Sólo una diputada, la asturiana María Luisa Carcedo, acudió a la presentación de su proposición parlamentaria. ¿Qué le sugiere eso?
-María Luisa mostró una sensibilidad que la honra pero nos consta que muchos diputados siguieron la presentación por circuito cerrado.
-¿No se siente desbordado por todo este asunto?
-Sí, pero estoy dispuesto a que se burlen de mí con tal de que se hable de los grandes simios. Al final, las sonrisas se helarán porque estamos ganando el debate.

Comentario Cerrado