Desidia municipal para con los animales del Campo San Francisco y su estanque

Soy una ovetense de 27 años, que lleva toda la vida yendo al Parque de San Francisco, desde muy pequeña, para poder disfrutar de dicho “pulmón” de aire en medio de la ciudad de Oviedo.
En este lugar tan bonito, aparte de infinidad de estatuas, los hombres que venden barquillos, bancos para descansar, fuentes para beber, hermosos árboles altos… hay un hermoso (y pequeño) estanque al que desde siempre se ha llamado Estanque de los Patos, puesto que éstos eran los que más abundaban en dicho lugar.

Desde hace bastantes años, no solamente hay patos, también existen ocas, algún ganso, Cisnes (que desgraciadamente solo queda uno, es un macho y con un ala mal), pavos reales (recientemente nuevos que han nacido), Carpas, Palomas y alguna ardilla perdida….; pero se observa que últimamente la gente está depositando en él tortugas.

Las condiciones para vivir allí, desde hace un tiempo a esta parte, dejan mucho que desear, porque antes al agua se la veía mas limpia y ahora cada vez hay más y más residuos que deposita la gente sin cesar, como por ejemplo: latas, bolsas, paraguas lanzados para hacer la gracia e infinidad de cosas más.

Y el servicio del limpieza está empezando a dejar mucho que desear, tanto para limpiar como para dar de comer a los animales que allí cohabitan.
Y con dos lechugas no se alimentan a las 6 Carpas que hay, las 10 tortugas, los 6 por lo menos pavos, patos..etc., etc., ni tampoco se limpia aquello con una bomba de agua que ni tan si quiera funciona.

Se están empezando a ver menos patos y el pobre Cisne del ala rota no se sabe si está enfermo, pero llevo una larga temporada sin verle por el agua rebosando su majestuosidad. Las tortugas, las pobres, son abandonadas allí a su suerte, muchas de ellas pequeñas (mucho mas pequeñas que las que tengo yo en casa) y en concreto hay dos que están en un estado penoso debido a sus dueños: una Trachemys scripta elegans con el caparazón totalmente deformado y una Mauremys leprosa con la nariz partida y que solo respira por la boca ; esta última es la que menos le corresponde estar en ese hábitat, puesto que es autóctona específica.
Y los patitos recien nacidos son presas muchas veces, cuando salen de allí, de los perros que andan sueltos.

Señores, yo solo me dirijo a ustedes, porque los medios de comunicación siempre crean fuerza y porque si unos pocos y yo nos dirigimos al Ayuntamiento de Oviedo posiblemente no nos hagan caso, pues bien se sabe que los amantes de los animales somos marginados, porque dan más importancia a los humanos que a éstos, y da la casualidad y déjenme citarles una buena frase:

‘La naturaleza no pertenece al hombre, sino el hombre a la naturaleza’

Y los que respetamos a los animales, también nos gusta respetar al resto de seres vivos.

Es por esto que si de alguna manera ustedes pueden hacer algo al menos, publicando esto, se lo agradeceré (agradeceremos) eternamente.

Dignidad para tod@s!!

María García González

Sólo hay 1 comentario

  1. kike / Autor del Artículo

    En un alarde de «cintura», el Ayuntamiento ha vaciado y limpiado el estanque de los patos del Campo San Francisco esta madrugada, sólo unas horas después de publicar El Comercio el artículo de María García. A las 9:00 del 22 de julio de 2008, el estanque está siendo llenado de nuevo. Hay una familia de coríos, mamá pata y siete patinos navegando por el escaso charco. El cisne, triste, está en seco…

Comentario Cerrado