Presiones de las eléctricas y constructoras para la construcción y explotación de la macro-incineradora, asegura Valledor

Francisco Javier García Valledor, diputado de IU-BA-Verdes en la Junta General del Principado, se muestra sorprendido por el balance del primer año de gobierno de Belén Fernández, Consejera Contra el Medioambiente del gobierno asturiano. Fernández califica de satisfactorio el balance de una consejería que sólo ha contribuido a “quemar” a la mayor parte de sus colaboradores y que es incapaz de encontrar un responsable para la Dirección General de Política Forestal.

La Consejera ya ha ofrecido este cargo a alrededor de 10 personas, pero ninguna de ellas quiere formar parte de un equipo desprestigiado que gobierna “en el caos”. Después del cese de Tomasa Arce, de Alberto Vizcaíno, de la marcha de un jefe de servicio con una larga trayectoria en diferentes gobiernos regionales y con alguna directora buscando empleo estable, a Belén Fernández sólo le va a quedar la opción de poner un anuncio en la prensa regional para cubrir el puesto vacante en la Dirección de Política Forestal.

En este balance, Belén Fernández se arroga la potestad de dar por terminado el “debate social” en torno a la construcción de una macroincineradora. “Esta es la primera vez que un Consejero pone punto y final a un debate, que por otro lado, no ha sido tal”, afirma García Valledor. Fernández debería reconocer ante los asturianos que las empresas eléctricas y de la construcción, ante la crisis actual, están presionando al gobierno para la puesta en marcha de la macroincineradora y su explotación, como fuente de negocio estable a costa de los ciudadanos. Del mismo modo, Fernández debería tener la valentía de explicar que todo el dinero invertido en reciclaje y los esfuerzos de los asturianos por separar su basura no servirán para nada, ya que con la incineración se van a quemar todos los productos de desecho del consumo diario. IU-BA-Verdes no da, ni mucho menos, por concluido este debate y pregunta a la Federación Socialista Asturiana si éste va a ser el medioambiente que van a defender en la Comisión Ejecutiva Federal y en el congreso que van a celebrar la próxima semana en Oviedo.

Otro ejemplo de los muchos que conforman el “caos” de la Consejería Contra el Medioambiente es el proceso de Autorización Ambiental Integrada a las principales empresas de Asturias que ha generado una tremenda inseguridad jurídica para las industrias y para los ciudadanos asturianos, porque ha obviado los principales mecanismos que exigía la directiva europea que la regula.

IU-BA-Verdes sigue esperando una Ley de Protección Ambiental que ya estaba redactada y ultimada la anterior legislatura, que ella paró, y hace que Asturias se rija en las actividades peligrosas por una regulación franquista. Valledor se pregunta cómo es posible que esta ley aún no haya sido remitida al parlamento, cuando IU se encargó de tenerla lista la pasada legislatura. Asimismo, siguen sin declararse Espacios Protegidos en la costa en zonas suculentas para la construcción urbanística. Ambas normas estaban especificamente incluidas en el programa socialista, en defensa de una costa de la presume el gobierno regional y la FSA.

La Consejera debería aclarar los retrasos en los estudios ambientales sobre la construcción de un embalse en Caleao, que deberían estar finalizados en diciembre del año pasado y aún no se ha conocido su resultado, como recuerda García Valledor.

En cuanto a política de aguas se refiere, la Consejería Contra el Medioambiente se ha declarado en rebeldía contra la Junta General del Principado por la resolución que pide media docena de actuaciones sobre ahorro de agua, depuradoras, búsqueda de nuevas fuentes….es decir, políticas alternativas al despilfarro de agua y la construcción de grandes infraestructuras.

Comentario Cerrado