EL MUSEL. PUNTO Y SEGUIMOS

Anda el personal revuelto ante la posibilidad de que la Unión Europea, revise la solicitud de financiación para la presunta segunda fase de la obra de El Musel, en la que tanto la Autoridad Portuaria como el Gobierno Regional, quieren colarle a Europa lo que no es más que un sobrecoste de obra (250 millones de euros, como mínimo, con más de 40 de beneficio empresarial) que dice mucho de la finalidad misma de la obra (en el Musel, el chollo era la obra primero, y el beneficio de las eléctricas, después).

Entre la indignación del Presidente, la preocupación de la Autoridad Portuaria, y las recriminaciones de la patronal del transporte y del Consejero de Infraestructuras, hay un “ladran, luego cabalgamos” que estos días me tiene contento.

¿De qué se preocupan, si al parecer la solicitud de segunda fase que se hace ante Europa parece, a su juicio, tener todos los visos de legalidad, y si en cualquier caso la obra se realizará da igual con qué dinero?

Pues, lo que seguramente les preocupa, es que saben que la Unión Europea tiene todos los datos, y que el chanchullo del acopio de material, verdadero motor de los intereses de la obra, se les ha ido de las manos.

Habrá que recordar aquí que en el coste de proyecto original el metro cúbico de pedraplén se estimaba en 7,30 euros tonelada, y el material de escollera en 12 euros tonelada, y que el coste final pagado a SATO-Aboño, una empresa de la UTE Dique torres fue de 18,22 euros por tonelada de pedraplen, y hasta 40 euros por tonelada de escollera traída de León, sin tener para nada en cuenta la posibilidad de explotar otras canteras en Aboño, y Perlora, con autorizaciones para ser explotadas y a menos de 2,5 kilómetros del puerto, y que los responsables de la obra han estado escudándose en exigencias de Hidrocantábrico y otros, que se pudieron solventar antes del inicio de obra pero que en cualquier caso ya lo estaban en 2005 cuando se inició esta.

¿Cómo no van a saltar los responsables de la patronal de la construcción y del transporte si se les acaba el chollo?

En la comparecencia en la comisión de infraestructuras de la Junta General del Principado, de diciembre de 2007, el Consejero de Infraestructuras señaló literalmente en referencia a los 216 millones más IVA del sobrecoste y en respuesta a preguntas del señor Cuervas- Mons, diputado del PP y que estos días anda escondido igual que su partido después de haber pedido públicamente la dimisión del presidente de la autoridad portuaria y del Consejero del Gobierno, que “ni a los gijoneses, ni a los asturianos les va costar nada, va costar a los fondos europeos evidentemente y al puerto de Gijón”, es decir : opción a) el Consejero no ve a los asturianos y gijoneses como ciudadanos europeos, u opción b) el Consejero tiene esa consideración tan deleznable de la Europa comunitaria de considerarla un cajón en el que a los alemanes y holandeses (los que más aportan en términos absolutos unos, y relativos los otros) les toca aportar, y a los piratas de la cosa pública les toca obtener el botín.

Con los Fondos Estructurales, Asturias podría desarrollar toda una serie de infraestructuras sin duda más beneficiosas en términos de rentabilidad y empleo para la ciudadanía y para el PIB regional, y no pagar la incapacidad gestora y el lucro impúdico de la gran patronal de la construcción y del transporte a cuyo servicio parece plegarse incesantemente el gobierno regional.

Sería bueno, además que se aclarara si la dimisión de D. Guillermo Quirós en mayo de 2005 de su puesto en la Autoridad Portuaria, o si la destitución de Dª Ana Dizy gerente de la UTE, reticente a iniciar las obras de los vertidos al mar (en las mismas fechas, porque las cuentas no salían), han tenido que ver con el despropósito del mayor atropello a los intereses regionales, y por ende europeos, de las últimas décadas.

JUAN IGNACIO GONZÁLEZ

Sólo hay 1 comentario

  1. Jose /

    Me alegro, de verdad, nadie quiere esa ampliación del puerto, solo ellos. Ahora que rindan cuentas, si es que tienen cuentas que rendir.

Comentario Cerrado