• El Gobierno desmiente haber autorizado la explotación de oro en Salave

    El Gobierno asturiano ha desmentido hoy haber otorgado a la empresa Asturgold ninguna ampliación de la concesión de explotación minera en Tapia de Casariego tal y como había anunciado la compañía el pasado lunes.
    [Read More…]

  • Árboles con nombre propio en Tapia

    Noticia de La Nueva España, 16 de junio de 2011

    [Read More...]
  • Paso a paso contra la mina de oro

    Los ecologistas reúnen a más de 600 personas en Tapia en la marcha para alertar de las consecuencias negativas de que se desarrolle la explotación aurífera en Salave

    Noticia en La Nueva España, 6 de junio de 2011

    Paso a paso contra la mina de oro

    La parroquia de Tol rechaza el proyecto minero por posibles daños al sector ganadero. Occidente
    Salave (Tapia de Casariego),

    T. CASCUDO

    Tapia logró reunir ayer a más de seiscientas personas para celebrar el «Día mundial del medio ambiente» en el entorno de los lagos de Silva, en Salave. La convocatoria, que partió de catorce agrupaciones ecologistas de toda Asturias, con la plataforma «Oro No» a la cabeza, resultó «todo un éxito» para los organizadores. Los participantes expresaron su oposición a los planes de la empresa Astur Gold para explotar el yacimiento aurífero.

    La elevada participación contrastó con el carácter silencioso de la marcha, donde no se escucharon gritos o protestas. Los asistentes expresaron su opinión a través de pancartas, camisetas y pegatinas en las que se pudieron leer eslóganes como: «Cianoro», «No es oro todo lo que reluce», «La mina contamina», «Mina no» o «Contramínate».

    Acudieron a la cita algunos representantes políticos de Tapia, El Franco y Castropol, como el portavoz de Alternativa por Tapia, Manuel Jesús González, «Cuco», el único que ha expresado su abierto rechazo a la mina. También asistió el teniente alcalde en funciones de Castropol, Sergio Fernández. En representación de la Administración regional estuvo el director general de Política Forestal, también en funciones, Joaquín Arce.

    Arce indicó que «hay proyectos que desde el punto de vista económico pueden interesar, pero es muy importante ver sus efectos sociales y medioambientales». Al respecto del proyecto minero tapiego considera que los efectos para la sociedad «son mucho más negativos que sus beneficios económicos». Para Arce el proyecto «no debería llevarse a cabo», aunque, precisó, «la última palabra la tendrán los órganos ambientales competentes».

    El portavoz de la Coordinadora Ecologista, Frutuoso Pontigo, aseguró que lo más importante es «decirles a los vecinos que luchan contra este proyecto, que no están solos». También se refirió al asunto de la titularidad de la senda costera y calificó de «gravísimo» que el Ayuntamiento desconozca si es pública o privada. Pese a que Tapia instó a Astur Gold a retirar los carteles de prohibido el paso en los lagos, ayer seguían colocados.

  • 5 junio: Día mundial del Medio Ambiente, todos contra el oro

    Pues sí, nos oponemos a la minería de oro, a la amenaza que supone para el futuro de la zona occidental de Asturias, y apoyamos la concentración ecologista en Salave el domingo.

    [Read More...]
  • El otro Campanu, subastado y adjudicado

    Subasta de la puxarda más extraña obtenida en la jornada de limpieza del río Nonaya (Salas). Dirige la puja Ernesto Sánchez, candidato de Los Verdes de Asturias a concejal en Salas (coalición IU-Verdes).

    Iniciada la puya con un chicle de menta, acaba adjudicada por …(ver vídeo)

    Seguimos sin saber que es…

  • PATRIMONIO PROPIO DEL BANCO DE TIERRAS III

    FINCA EL BANZAO, sita en Mántaras (Tapia) destinada al aprovechamiento ganadero de vacuno de leche

    [Read More...]
  • PATRIMONIO PROPIO DEL BANCO DE TIERRAS II

    FINCA MONTE CARBAYAL, PASTUR Y ENTRERRíOS, en Illano, con una cabida de 1.139,17 hectáreas. Se ha redactado y aprobado el proyecto de ordenación del monte, una de las joyas del Banco de Tierras; este proyecto cuenta con certificado AENOR de calidad y PEFC de sostenibilidad forestal. En el monte existe un Centro de Experimentación gestionado por el SERIDA sobre 160 ha, un Parque Eólico (0,9 ha) con la correspondiente subestación eléctrica y un Apiario con 70 colmenas. Además hay 206 ha de pastizal dividido en 26 concesiones agrarias de explotación. Otras 77 ha están arboladas.

    [Read More...]
  • Cursos de apicultura del Banco de Tierras

    En el centro de interpretación de Folgueirou en Illano y en el recientemente establecido apiario de Carbayal se desarrollarán sucesivas jornadas teórico-prácticas de primavera, iniciándose el viernes 8 de abril. Organizadas por el Banco de Tierras que dirige nuestra compañera María Hernández

    [Read More...]
  • EL DIRECTOR GENERAL DE POLÍTICA FORESTAL INFORMA DE LOS CONTRATOS MENORES ADJUDICADOS EN ENERO Y FEBRERO DE 2011,

    Con el fin de aumentar la transparencia de la gestión pública, el Director General de Política Forestal informa sobre los contratos menores de obras y servicios, de importe superior a 6.000 euros, efectuados en enero y febrero de 2011, de su ubicación y de sus adjudicatarios.

    [Read More...]
  • Medio Rural apuesta por la agricultura local

    Salas rentabiliza las vegas del Narcea con un parque agrícola de productos locales
    El proyecto incluye la explotación de 770 hectáreas en régimen de cooperativa agraria y con una marca propia. La actuación ha sido impulsada por el Banco de Tierras que dirige María Hernández, de Los Verdes de Asturias. [Read More…]

  • Ibias acogerá el I Concurso de intervenciones artísticas en la naturaleza asturiana

    Presentación en el club Prensa Asturiana de NARTUR

    [Read More...]
  • Concurso de Arte en la naturaleza, en Ibias

    LA DIRECCIÓN GENERAL DE POLITICA FORESTAL Y EL GRUPO DE DESARROLLO RURAL DEL ALTO NARCEA MUNIELLOS ORGANIZAN NARTUR 2011,
    EL I CONCURSO DE INTERVENCIONES ARTÍSTICAS EN LA NATURALEZA DE ASTURIAS

    [Read More...]
  • Oro no, sondeos tampoco, en Salave

    Alegaciones de Los Verdes de Asturias al plan de sondeos mineros en Salave para una futura explotación de oro. Se parcela el estudio, afección a la red Natura 200 no estudiada, los terrenos del POLA no admiten explotación de minerales…
    Se han presentado con conocimiento y acuerdo de la plataforma local Oro No.

    [Read More...]
  • Crónica de María Hernández, gerente del Banco de Tierras

    Los altos cargos de Los Verdes de Asturias en el Gobierno del Principado son la gerente del Banco de Tierras, María Milagrosa Hernández y el Director General de Política Forestal, Joaquín Arce. María nos cuenta en qué están ocupados esta semana.

    [Read More...]
  • El verdadero oro del Valledor

    Varias jóvenes familias con niños y en busca de un modo de vida en contacto con la naturaleza repueblan La Furada y Aguanes, dos aldeas del valle más aislado de Allande

    Por la izquierda, Paloma Vázquez, Marcos Moro, Melchor Monferrer, Lutz Ebrecht, Ángel Fadón y Sureyna Muñiz, con su bebé, en Aguanes. i. pulido

    Ignacio PULIDO. La Nueva Esàña
    La Furada/ Aguanes (Allande),

    La sierra del Valledor, a unos cuarenta kilómetros de Pola de Allande, pasa por ser uno de los lugares más aislados del Principado de Asturias. A pesar de todo, un grupo de jóvenes llegados desde varios puntos de la Península ha optado por seleccionar a Aguanes, un pueblo abandonado en medio del bosque, como lugar de residencia. Durante la segunda mitad de los años ochenta del siglo pasado, pueblos como éste o La Furada habían sido testigos del regreso de habitantes a sus casas. Esta experiencia sirvió como ejemplo a sus nuevos moradores, los cuales acudieron en busca de un modo de vida alternativo.

    La historia de pueblos como Aguanes, Coba, Rubiera, La Furada o Trabaces se vio truncada hace ya más de medio siglo. En 1956, la inauguración del embalse de Grandas de Salime cerró por el oeste la salida natural de estos pueblos, cuyos habitantes mantenían un vínculo muy estrecho con la capital grandalesa. Este aislamiento, sumado a la escasez de oportunidades y a la dureza de aquellos años desencadenó un éxodo rural sin precedentes. Incluso llegó a cambiar el clima de la zona por las constantes nieblas, lo que obligó a abandonar el cultivo de la vid. Sus moradores optaron por buscar fortuna en otros puntos del Principado e incluso en otras comunidades. En la década de los ochenta, la mayoría de ellos eran meros pueblos fantasma, testigos mudos de un tiempo mejor.

    La electrificación rural que llevó la corriente a centenares de pueblos de Asturias había sido desestimada en varios núcleos del Valledor al carecer estos de habitantes. Esto, sumado a un tortuoso acceso en el que incluso los vehículos 4X4 se encuentran con problemas propició el surgimiento de una especie de «isla» compuesta por cinco núcleos en los que el tiempo parece haberse detenido.

    Lutz Ebrecht, un ciudadano alemán natural de Colonia llegó al Valledor en 1986 junto a su mujer, la holandesa Ina Devries. Ambos encontraron la paz en La Furada, lugar en el que decidieron constituir su familia. «Vivimos aquí con nuestros hijos, Xana y Merlín, de 15 y 10 años de edad, respectivamente», precisa Ebrecht, el cual ya había vivido una experiencia similar en Francia. «Tras abandonar Alemania viajé por el mundo y en Francia aprendí a vivir en el campo. Cuando España entró en la Unión Europea me vine y este pueblo me encantó», subraya Ebrecht, que afirma que en La Furada se respira una gran tranquilidad.

    Ebrecht combina sus labores de pastor de ovejas y cabras con su trabajo como secretario de la parroquia rural de San Martín del Valledor y afirma no echar de menos a su Alemania natal. «No soy nostálgico. En Colonia apenas tengo familia ya. La vida en la ciudad te vuelve neurótico», enfatiza y añade que en casa carece de televisión. «Simplemente escucho la radio», comenta.

    Aguanes se encuentra a unos cinco kilómetros de La Furada. Para acceder al pueblo es preciso caminar a través de un viejo camino de herradura labrado en roca viva y en el que aún es posible ver las marcas dejadas a su paso por los carros del país. En la entrada del núcleo un cartel indica al visitante que está entrando en una «reserva natural». Apenas se llega a la aldea uno se cerciora de la veracidad de las palabras del letrero. Como su nombre indica, en Aguanes el agua está presente en todas partes. No en vano, son varios los arroyos que discurren por sus contornos. Asimismo, una vegetación exuberante rodea a las quintanas.

    El zamorano Ángel Fadón y su pareja, Sureyna Muñiz, viven en Aguanes desde hace dos años. El pasado mes de noviembre, ambos tuvieron una niña, Yurema, el primer bebé del pueblo tras medio siglo. «Sureyna se crió aquí con sus padres, que habían venido en los ochenta. Tras dejar el pueblo para estudiar en Oviedo decidió volver de nuevo», explica Fadón.

    Hace apenas dos meses la pareja onubense compuesta por Paloma Vázquez y Marcos Moro llegó también al pueblo, donde trabaja en la rehabilitación de un domicilio. Allí esperan tener a su primer bebé, que ya está en camino. «Conocí Aguanes hace un par de años. Aquí se vive muy bien, es un ambiente muy natural», comenta Moro, el cual junto a su pareja se dedica a la agricultura y a la marroquinería. Por si esto fuera poco, hace apenas unos días, Melchor Monferrer, otro joven, se unió al grupo.

    No en vano, Aguanes está asistiendo a su particular boom demográfico. «El pueblo ha pasado a tener seis vecinos», advierte Sureyna Muñiz. Media docena de habitantes es una cifra nada desdeñable teniendo en cuenta las dificultades que entraña vivir en Aguanes, como por ejemplo la dependencia de placas solares o de ingenios hidráulicos para obtener electricidad, la prácticamente ausente cobertura telefónica, una lentísima conexión de internet -en el caso de La Furada- o la dificultad de enlace con los otros núcleos de población. «Hay que hacerlo con fuerza pero compensa», enfatiza Paloma Vázquez.

    Tanto los habitantes de Aguanes como Lutz y su familia tienen claro que, si se fomentase este modo de vida, los pueblos abandonados volverían a habitarse. «Mucha gente quiere venir a vivir aquí. No se puede permitir que caigan estas casas y que desaparezcan», subrayan y añaden que en otros países se otorgan ayudas para mantener a la gente en las aldeas a cambio de que cuiden los montes y su entorno.

    Aguanes y La Furada se han convertido en pequeños paraísos en los que el contacto con la naturaleza hace más llevaderas sus dificultades. Son dos oasis en los que el mundanal ruido y el ritmo frenético de occidente no tienen cabida. En definitiva, en una especie de universo paralelo donde la vida rural sí es posible.