Alejándonos cada vez más

La crisis que vivimos es especialmente grave, toda vez que está trascendida por la crisis ecológica mundial, que hoy se muestra como la más grave amenaza al desarrollo del planeta y que ‘transversaliza’ los problemas y sus consecuencias. De los países industrializados, España es el más alejado de cumplir con su objetivo en el Protocolo de Kioto. Por hacer sólo referencia a nuestros esfuerzos en los dos últimos años, en 2006 las emisiones bajaron en torno al 50% de lo esperado y el avance para 2007 indicaba un nuevo crecimiento, sin que se vieran avances en las políticas contra el cambio climático. El dato de 2006 suponía situarse 35 puntos por encima del objetivo establecido por el citado Protocolo de Kioto.
Es cierto que las emisiones habían bajado respecto al año anterior, pero mucho menos de lo esperado: las previsiones indicaban un descenso de 4 puntos porcentuales, pero se habían quedado en dos y medio. El descenso experimentado parecía coyuntural: la misma metodología que preveía un descenso en las emisiones en 2006, un 45% superior al registrado, establecía para 2007 un incremento de más de un punto, con lo que era probable que fuera mayor el incremento para ese año.
La caída de las emisiones en 2006 se debió fundamentalmente a dos factores: primero, al espectacular incremento de los precios de combustibles fósiles, como el petróleo o el gas natural; segundo, a la limitación en las emisiones en las instalaciones fijas, como centrales térmicas o plantas cementeras, derivada de la aplicación de la directiva europea del comercio de los derechos de emisión. El resto de medidas, en particular de ahorro y eficiencia energéticas, de cambios en el modelo de transporte hacia el ferrocarril y la sustitución del coche y el camión como medios preferentes del transporte de pasajeros y mercancías o de cambio en la agricultura hacia la producción ecológica, apenas se habían iniciado e, incluso, se produjeron parones y retrocesos en las mismas.
Pues bien, tal como se ha dado a conocer en el informe elaborado por CC OO y el Instituto World Watch, España ha crecido en 2007 un 52,3% en emisiones de efecto invernadero, respecto al año base previsto en el Protocolo de Kioto (1990), que limitó ese incremento en el 15% para el año 2012. Estamos en el 2008 y, a falta de 4 años para esta fecha, se superan en más del triple las emisiones acordadas. En resumen, el crecimiento, estos años, ha sido de un 37% por encima de lo establecido.
Referente al año 2007, las emisiones de CO2 aumentaron un 2,8% respecto al año base y un 1,8% respecto al año anterior. Si en 2006 fueron 433,3 millones de toneladas de CO2 equivalente, en 2007 han sido 441,4 millones.
No parece que los planes aprobados desde el Gobierno hayan motivado una acción transversal y común entre diferentes ministerios. Los aumentos de emisiones experimentados en la producción de energía (24,3%) y en el transporte privado (22,9%) ponen de manifiesto la imposibilidad de avanzar, en un plan real de conjunto. Los aumentos de consumo, el poco aumento de la eficiencia energética, se explican por una mayor producción de energía con carbón y gas en térmicas y una disminución de esta producción en eólicas e hidroeléctricas.
La crisis ambiental, lo diga quien lo diga y lo niegue quien lo niegue, es una crisis profunda que está en la raíz misma de la crisis económica mundial. Está más anunciada que la crisis financiera y determinará la solución de ésta si se aborda con prontitud y rapidez.

Comentario Cerrado