La bicicleta

LNE 24 de noviembre de 2009
Artículo de Mª ESTHER GARCÍA LÓPEZ

La bicicleta algama protagonismu estos díes al conocese la noticia de que Joaquín Arce, direutor de política Forestal del Principáu, decidiera volver a pedaliar, después de facese con una bicicleta como «vehículu oficial» .Ye esti un tantu más a favor del usu de la bicicleta, mediu de tresporte ecolóxicu, saludable y económicu. Nun dexa de ser una lleición pa toos nós, pero tamién pa la nuestra clase dirixente. Viaxar en bici ye muncho más saludable que dir apoltronaos nos grandes cochazos, munches veces dempués d’una bona fartura. De xuru que pedaliar-yos ayudaría abondo a quemar tantes caloríes inxeríes y, d’otra miente, contribuiría a paliar la crisis que tamos sufriendo.

D’unes décades a esta parte toos nos volvimos dependientes del coche y convertímonos en sufridores d’atascos y lloqueros de tráficu, onde paez que tol mundu se tresforma y quier llegar el primero a tolos llaos.

Yo téngo-y un ciertu aquel a la bicicleta porque foi pa mi, cuando yera nena, un mediu de tresporte, amás d’una diversión. Pero llueu, como la mayoría de la xente, abandoné’l so usu y paséme al coche. Cuando miro p’atrás, dalgo que cuando se llega a cierta edá casique ye inevitable, véome montada naquella bicicleta «de muyer», que mio pá nos compró de segunda mano, pola significativa cantidá de mil pesetes, qu’a principios de la década de los 60, yera un dineral. Dempués de dexar nosotros el llar maternu, la vieya bicicleta siguió utilizándola mio pá. Foi entós bien amortizáu’l so altu preciu. Pero’l tiempu pasa y aquella bicicleta pasó a formar parte de los trastos vieyos que se van amontonando na casería, hasta convertise en chatarra.

Hubo otru momentu pa mi de contactu con esti vehículu de dos ruedes. Foi cuando, repitiéndose la historia, mercámos-yos una bici pa los mios fíos. Un día quixi recordar vieyos tiempos y facer aquel recorríu que con tanta axilidá facía de nena. Pero la cosa nun foi fácil, dime cuenta que nun taba yo en forma como entós y que «cuesta arriba» los pedales daben munchu tiru. Fracasé nel intentu y garré’l coche que yá tenía a la puerta, y que ye una de les tentaciones que nos ufierten los nuevos tiempos.

Nestos últimos años, la contaminación que tamos xenerando col aumentu del parque móvil, fai que nos encomencemos a concienciar sobre los beneficios del usu d’esti vehículu de dos ruedes. Hai que resaltar qu’hai delles villes y ciudaes n’Asturies que yá llevaron a la práutica iniciatives al respeutu. A estes iniciatives sumóse l’Ayuntamientu de Castrillón, que, fai unos meses, cuando se peatonalizó la calle Pablo Iglesias, dexaron un carril pa bicis y, al empar, un aparcamientu con bicis pa usu públicu. Iniciativa qu’aplaudo, pero que yo entovía nun la punxi en práutica.

Nun ye raru ver al conceyal de festeyos de Castrillón dir en bici peles calles de Piedrasblancas, predicando un poco col exemplu, pa ver si nos animamos los vecinos. Too s’andará y a ver si nos vamos mentalizando de que debiéremos «andalo» en bici, en vez de tanto coche.

Comentario Cerrado