Denuncia por vertidos al Río Ferrería, Sta. Mª del Mar

Los Verdes de Asturias han presentado ante el Ayuntamiento de Castrillón y ante la Agencia Regional de Sanidad Ambiental y Consumo sendas denuncias relativas a unos vertidos de aguas fecales cerca de la desembocadura del Río Ferrería, en Sta. Mª del Mar. Aparentemente, esos vertidos proceden de una estación de bombeo que gestona Aqualia, sociedad concesionaria del servicio de aguas municipal.
Este río sufre reiterados vertidos con los que se debería acabar no sólo para la recuperación natural del río en sí mismo, con su vida propia, sino también como medida de salubridad pública, ya que la playa de Sta. Mª del Mar es muy utilizada por numerosos bañistas, locales y foráneos, en el verano.
Las Administraciones encargadas de velar por la calidad de los servicios y la salud pública y ambiental tomarán conocimiento oficial por medio de esta denuncia y deberán sancionar las posibles infracciones cometidas y ordenar la restauración del medio contaminado a cargo de quien resulte ser el responsable.
No es admisible que las administraciones públicas procedan a la privatización de todo tipo de servicios públicos y a continuación se desentiendan de su gestión y de la calidad con que se prestan. Las Administraciones siguen siendo las titulares de los servicios privatizados y las responsables últimas de su prestación adecuada y satisfactoria, y conservan la potestad, incluso el deber, de supervisar su funcionamiento y calidad. Sin embargo, las privatizaciones generalizadas están dando lugar a un deterioro de los servicios públicos al perderse su sentido social para centrarse únicamente en el lucro del concesionario. Éste trata de evitar que la Administración pueda introducir criterios de interés público en la gestión que puedan menoscabar su libertad de organizar su negocio e incrementar su beneficio. Y la Administración normalmente mira para otro lado y se olvida de su responsabilidad.
Pues bien, en este caso el Ayuntamiento de Castrillón es responsable de la calidad de las aguas y de evitar que se produzcan vertidos contaminantes, por lo que deberá tomar las medidas legales necesarias para restaurar el medio y exigir el debido nivel de calidad en la prestación del servicio de aguas, así como sancionar los incumplimientos a las condiciones de la concesión.
La Agencia Regional de Sanidad Ambiental y Consumo es la autoridad que debe investigar si hubo vertidos, sus consecuencias ambientales y abrir expediente sancionador, en su caso, por la infracción contra la salubridad pública que se hubiera podido cometer.

Ver una de las denuncias, con foto.

Ver noticia en El Comercio

Comentario Cerrado