Octavo revés judicial del Pocero en su guerra al alcalde de Seseña

LA JUSTICIA ACUERDA SOBRESEER LA OCTAVA DENUNCIA DEL CONSTRUCTOR FRANCISCO HERNANDO CONTRA IU, EN ESTE CASO LA CUARTA CONTRA EL ALCALDE DE SESEÑA

En poco más de medio año los tribunales han archivado cuatro querellas de ‘el Pocero’ contra Manuel Fuentes donde acusaba falsamente al edil de IU de delitos tan dispares como prevaricación, estafa, contra la ordenación del territorio o de carácter medioambiental”. Las denuncias fueron su respuesta a los diversos expedientes urbanísticos en su contra defendiendo la legalidad o no resueltos a su favor.

El Juzgado de Instrucción número 5 de Illescas (Toledo) ha acordado el sobreseimiento de una más de las múltiples querellas interpuestas por el constructor Francisco Hernando Contreras, más conocido como ‘el Pocero’ contra IU, en este caso dirigida contra el alcalde de Seseña, Manuel Fuentes, por el ejercicio de sus funciones en la gestión municipal de esta de localidad. Hernando Contreras acusaba falsamente al edil, y extendía la duda sobre la correcta actuación de trabajadores de este Ayuntamiento, por aplicar estrictamente la legislación, como ahora se ha demostrado, en la concesión de una licencia para la construcción de una nave industrial en Seseña por una empresa ajena a los intereses de ‘el Pocero’.

Esta es la octava acción judicial contra dirigentes de IU, buena parte de ellas encaminadas a tratar de lograr la inhabilitación en su cargo del alcalde de Seseña, que cae en saco roto de las múltiples emprendidas por el polémico constructor en los últimos años. En lo que se refiere directamente a acciones emprendidas contra Manuel Fuentes, en poco más de medio año ‘el Pocero’ ha visto como la Justicia dejaba en evidencia sus intenciones.

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Illescas es tajante en algunos de sus razonamientos con los que echa por tierra las pretensiones del constructor Hernando contra el alcalde de Seseña. Así, el juez advierte de que el querellante (en este caso ‘el Pocero’) intenta, sin conseguirlo, hacer ver con sus explicaciones que existe “un continuo ánimo del querellado (el alcalde de Seseña) de favorecer determinados intereses privados, actuando de forma arbitraria respecto a otros empresarios –especialmente el querellante, ha de entenderse-; y todo ello, extendiendo la sospecha a otros implicados, desde los Arquitectos redactores de los informes obrantes en el expediente, hasta a la propia Secretaria Municipal, a la que se acusa en el propio escrito de recurso de mentir”.

El juez deja claro que no se aprecia “actuación administrativa alguna que pudiera revelar indicios de delito, especialmente del tipo previsto en el artículo 404 del Código Penal”, en relación a la supuesta prevaricación, tachando textualmente de “meras elucubraciones del recurrente” las explicaciones aportadas.

El auto del número 5 de Illescas señala también que “de otra parte, la concesión de la licencia en cuestión vino avalada y precedida de los oportunos informes técnicos y del jurídico del oficial mayor del Ayuntamiento en el que expresamente se hacía constar que no obstante el carácter reglado de las licencias, la concesión de licencias condicionadas es una figura que viene contemplada tanto en la legislación como en la jurisprudencia, siendo esta última pacífica en el sentido de aceptar las licencias condicionadas…”

Comentario Cerrado