LOS VERDES CREEN QUE EL PROYECTO DEL PALACIO DE JUSTICIA HA MUERTO, PERO DEJA ALGUNAS ENSEÑANZAS

LA Asamblea de Oviedo de Los Verdes de Asturias advertimos desde el principio de que la maniobra para adjudicar a dedo a Jovellanos XXI la construcción del Palacio de Justicia de Oviedo simulando un arrendamiento ficticio era ilegal, por violar todas las normas y principios básicos de la contratación pública que exigen respetar la concurrencia y la publicidad. Y además un pelotazo cuantioso porque el precio que se pretendía que pagara el Principado era mucho mayor que el coste real de la construcción del Palacio.

Con este chanchullo, además, el Principado no tenía que abonar ni un euro esta legislatura y dejaba el pago de la obra a próximos gobiernos y a próximas generaciones de asturianos.

Tras la intervención y el enfado de la UE (y también, del Gobierno español) el Gobierno de Asturias ha tenido que retirar el proyecto, para evitar que la UE sancionase o llevase a España a los tribunales.

Ahora se dice que la construcción de un Palacio de Justicia sigue siendo prioritaria y se va a volver a tramitar el proyecto por otra vía.

Creemos que no será así. En primer lugar porque lo prioritario para los inspiradores de la operación, no era construir el Palacio de Justicia, en estos tiempos de crisis cualquier “palacio” es un derroche, sino inyectar sin concurso una cantidad ingente de fondos a Jovellanos XXI, por razones que todos conocemos, y abordar sin crédito una gran obra pública que crease actividad antes de las elecciones próximas y que pagarían otros.

En segundo lugar porque si la construcción del Palacio se hace conforme a la ley, primero habrá que comprar o expropiar una parcela, que lleva su tiempo y exige presupuesto, luego licitar públicamente, redactar y aprobar un proyecto técnico (no se puede comprar directamente, sin concurso, el que supuestamente tiene Jovellanos XXI), luego licitar también públicamente y a nivel europeo la obra, con concurrencia y publicidad y además para todo eso hay que tener presupuestos para ello, algo que ahora, en 2010, no existe. Y no es fácil que exista en los próximos años.

Por todo ello Los Verdes creemos que la opinión pública debe saber, que, de momento, el proyecto de construir un Palacio de Justicia en Oviedo está más muerto que vivo, más bien enterrado definitivamente.

También que todo este vodevil ha puesto de manifiesto que la cúpula judicial asturiana, al apoyar insistentemente, y a voces, lo que es obvio que era una flagrante ilegalidad o no se enteran de la fiesta (cosa rara en personas con formación jurídica, porque cualquier estudiante de derecho o auxiliar administrativo de nuevo ingreso sabe que es ilegal adjudicar así la construcción de una obra pública mayor) o hay cosas que les preocupan más que la defensa de la legalidad. Y lo mismo, o peor, cabría decir de la comisión de Secretarios Generales Técnicos del Principado que debería velar por la legalidad de las actuaciones del Gobierno y miraron para otro lado vergonzosamente.

Por último, parece evidente que el gatillazo del Vasco, si hubiera algo de dignidad, debería ir acompañado de dimisiones o ceses de los responsables políticos y administrativos de diseñar esa operación burda e ilegal. Si estas dimisiones o ceses no se producen, es que nadie de los niveles competentes se considera o le consideran padre o responsable de la misma, lo que quiere decir que fue negociada y diseñada en un restaurante, entre personas con el suficiente poder para luego obligar a esa administración a intentar ejecutarla a toda costa, fuera o no legal.

Comentario Cerrado