“No vale engañar”, artículo de Nacho González sobre la incineradora de Serín

No vale engañar

CON la decisión políticamente tomada, y casi publicada en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, el ejercicio de enseñar a afines o a alcaldes de municipios cercanos las plantas de gestión de residuos en otros países da la impresión de que se convierte en un puro divertimento. ¿Qué van a decir los alcaldes si ninguno se jugaría el sillón apostando por su municipio como espacio para el depósito y tratamiento de los residuos, y qué van a decir los afines profanos, que ante una maqueta, una visita guiada y una explicación técnica, son capaces de afirmar maravillas sobre las bondades del proyecto?

¿Con cuántos técnicos en medio ambiente objetivos, ajenos a las plantas visitadas, con cuántos vecinos de los entornos de las plantas, y con cuántas entidades ecologistas de la zona se han entrevistado? y ¿cuántos datos de salud e impacto sobre el entorno les han proporcionado?

Porque se trata de eso, medio ambiente y salud van indefectiblemente de la mano. Y en temas de salud, aunque las opiniones sean respetables, no valen profanos, porque la frivolidad es mucha y mucho es el atrevimiento.

Todo el artículo en El Comercio

Comentario Cerrado