Árboles con nombre propio en Tapia

Los alumnos del colegio tapiego plantan en el patio 150 ejemplares de diferentes especies en la Sestaferia Forestal

Los más pequeños preparando el agujero donde plantar el árbol. t. cascudo

Tapia de Casariego,

T. CASCUDO

Más de doscientos escolares del colegio público Príncipe de Asturias de Tapia participaron ayer en la Sestaferia Forestal que impulsa la Dirección General de Política Forestal del Principado. El programa se clausuró en el centro tapiego donde se plantaron 150 ejemplares de encinas, alcornoques, fresnos, robles, arces, pinos y abedules. Los niños disfrutaron de lo lindo con la actividad e incluso se animaron a bautizar a los nuevos inquilinos de su patio de juegos.

Dicen los docentes que la actividad sirve para «recordar a los niños la importancia de los árboles y su cuidado». De ahí que la plantación se realizara por parejas o grupos reducidos para fomentar el acercamiento de los pequeños a la naturaleza. «Es importante que el niño cree un vínculo con el árbol, le ponga un nombre y se encargue de cuidarlo», precisan los profesores.

Los niños aprendieron a hacer el agujero para después asentar en su interior al pequeño árbol. También colocaron una malla a su alrededor para darle protección. La plantación llenó de actividad el patio y el centro escolar, donde sigue pendiente la reforma del inmueble que comprometió el consejero saliente de Educación, Herminio Sastre. El director general de Política Forestal, Joaquín Arce, se desplazó a Tapia para cerrar la Sestaferia que ha impulsado plantaciones, visitas e itinerarios forestales en los que han participado 44 colegios de Asturias y 2.598 alumnos.

Destacó el aumento de la superficie forestal asturiana y también el descenso que se está registrando en el número de incendios forestales. Según Arce los incendios remiten por la buena voluntad de los ganaderos y responsables de la administración a la hora de consensuar la gestión de las zonas de pastizales de montaña.

Comentario Cerrado