EQUOASTURIAS lleva a la UE las permutas financieras (SWAPS) que Bancos y Cajas vendieron en España.

EQUOASTURIAS lleva al Parlamento Europeo las permutas financieras (SWAPS) que los Bancos y Cajas vendieron en España.

Los swaps o permutas financieras (de tipos de interés, de inflación, de divisas o de precios del combustible) son instrumentos financieros complejos, de ingeniería financiera, de la familia de los derivados, sólo aptos para su manejo por los departamentos financieros de grandes corporaciones y los departamentos de banca corporativa de las entidades bancarias, con personal altamente especializado.

Cabe recordar que la acumulación excesiva de derivados llevaron a la quiebra a grandes corporaciones como Enron, Long Term Capital Management (LTCM) o Lehman Brothers. Existe una normativa europea (normativa MiFID), transpuesta al ordenamiento español, que trata de impedir que las entidades financieras puedan ofrecer productos de riesgo como los derivados a personas sin formación ni experiencia financiera; a tal efecto, debe realizarse un test que determine la experiencia financiera y la capacidad del cliente para poder entender y asumir los riesgos, de tal forma que sólo se podrían ofrecer cuando el test tenga resultado positivo; y aún en ese caso, sólo debe contratarse tras una información exhaustiva de los riesgos del instrumento.

A pesar de ello, en España (sólo en España) se comercializaron a partir del año 2005 y sobre todo en los años 2007 y 2008 en forma masiva a consumidores, autónomos y pymes que tuvieran financiación a tipo variable (y, en ocasiones, incluso aunque no fuese a tipo variable), haciéndolo pasar por una especie de seguro que protegería de las subidas del euribor. Su comercialización fue especialmente intensa a partir del otoño de 2007, tras iniciarse la crisis financiera en Estados Unidos, cuando los analistas financieros empezaron a publicar informes que preveían bajadas del euribor a medio plazo. Es decir, se comercializó un instrumento financiero de riesgo cuya función era cubrir el riesgo de subidas del euribor cuando se preveían bajadas del mismo.
“Esta práctica abusiva ha producido en España más de 200.000 afectados (entre consumidores, autónomos y pymes) con un coste de más de 2.000 millones de euros”
El resultado fue que más de 200.000 familias y pymes han tenido que pagar cantidades muy elevadas por la ejecución de un producto financiero que se les vendió para protegerles; muchas personas están pagando por estos productos liquidaciones de más cuantía que los recibos del préstamo que querían proteger. Se calcula que el coste final para los clientes que han suscrito estos productos ha de ser superior a 2.000.000.000 euros (dos mil millones de euros).

Dada la inoperancia del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores para atajar esta situación (constatada por el Defensor del Pueblo, en su informe del año 2009, respecto al Banco de España), los afectados han tenido que acudir a los tribunales, que están anulando estos instrumentos de forma mayoritaria aunque no unánime; para ello tienen que afrontar riesgos y gastos económicos por la incertidumbre de cuál será el resultado del juicio. Muchos de ellos se han agrupado en asociaciones de afectados como ASUAPEDEFIN y APYMIFID, otros han acudido a distintas asociaciones de consumidores y otros a abogados de su elección.

En Asturias, el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Oviedo ha condenado a un banco por la venta de swaps a cinco pequeñas empresas del sector inmobiliario. El juez calificó las permutas financieras de “contratos-trampa” y la información facilitada en el momento de la contratación de “escasa” y “muy deficiente”, por lo que se tendrá que devolver a las pymes 232.309 euros. Desde el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Gijón ha llegado otra condena similar por la venta de dos swaps a una empresa dedicada a la comercialización de cartuchos de tinta para impresora. La sentencia recoge que el Banco violó la normativa MIFID al no realizar ninguno de los tres test obligatorios para la venta de estos productos a empresas minoristas. Los bancos españoles suman 400 sentencias en su contra por la comercialización de Swaps, aunque quedan todavía cientos de miles de afectados.

La nueva formación política EQUO ASTURIAS ha planteado esta situación en el Parlamento Europeo formulando una serie de preguntas a la Comisión Europea que ha presentado Phillip Lamberts, Co-Portavoz del Partido Verde Europeo (EQUO es el referente en España reconocido por el Partido Verde Europeo). Con estas preguntas se pretende que la Comisión ponga de manifiesto el incumplimiento radical por la banca española de todos las medidas de protección a la clientela que se prevén en la normativa MiFID; y que con ello las entidades responsables de estas malas prácticas acepten anular estos productos sin necesidad de que sus clientes tengan que continuar acudiendo a los tribunales; o, en último extremo, aportando más argumentos a los tribunales para declarar la nulidad de estos contratos.

José A. Ballesteros
Candidato al Congreso EQUO
Abogado Experto en Consumo Financiero
equoasturias@proyectoequo.org
www.equova.org

Comentario Cerrado