Carta de Florent

Querid@s compañer@s:

En este día de reflexión, quería compartir con vosotras estas algunas líneas tras dos semanas intensas de campaña y, sobre todo, años de trabajo conjunto.

Hace apenas más de un año en nuestro encuentro en Madrid de la Coordinadora Verde, reiterábamos nuestro objetivo de dar a luz a «un nuevo sujeto político (…) para llegar preparado y con la máxima fuerza para las generales». Nadie dijo que iba a ser fácil pero, con nuestros aciertos y a veces también desaciertos, hicimos bien en perseverar y aportar nuestro grano de arena en esta gran aventura de la ecología política española. Hoy, tras el proceso de confluencia y a pesar de todas las trabas electorales, el partido Equo estamos a punto de jugar en primera liga y el movimiento verde hemos dado un salto cualitativo en el panorama político.

Gracias a la labor desde abajo de estos últimos años, al papel de la Fundación Equo, a la integración continua de nuevas personas estos últimos meses y al apoyo del Partido Verde europeo, todas nos hemos hecho más grandes y más fuertes. Por vez primera vislumbramos en España la concreción práctica de una acumulación de fuerzas con masa crítica suficiente en torno a la ecología política. Por vez primera el discurso de transformación ecológica, social, democrática y ética de la sociedad se hace audible, con cariz de opción seria y alternativa a los partidos tradicionales.

En gran parte gracias también a una campaña que ha sido la campaña verde más original y fresca que he conocido hasta el momento y, desde mi subjetividad equota, una de las mejores de estos comicios. Desde todos los puntos del Estado, a nivel federal y local, en las calles y en las redes sociales, a través de videos, flashmobs, mesas informativas, charlas, carteles, etc., hemos visto brotes de imaginación e ilusión que llenan de ánimo y regeneran esta democracia. Si bien a veces con algunas tensiones y desencuentros de diferentes índoles en el camino, personas de diferentes procedencias hemos aprendido a conocernos, a trabajar con más confianza y a disfrutar conjuntamente de nuestra acción y reflexión políticas. Hemos probado también que se puede llevar una campaña de forma coherente con nuestros principios: con primarias abiertas, de forma respetuosa, con transparencia y con independencia. El proceso es tan importante como las metas que nos fijamos: forma y fondo son indisociables.

Por supuesto, no significa que hayamos terminado de conformar nuestra cooperativa política y tampoco que todas tengamos la misma visión de lo que tiene que ser o cómo tiene que funcionar nuestra casa común Equo. Para ello, tendremos el Congreso de Equo en 2012 y todo su proceso previo de debate participativo, horizontal y colectivo. Pero sin duda, hemos sembrado las semillas de un movimiento por la sostenibilidad y la equidad que tiene, en las instituciones y en la calle, mucha vida más allá del 20-N y que alberga la esperanza de la ecología política en España.

Por tanto, pase lo que pase el 20-N, me siento orgulloso de haber participado en esta campaña y de estar donde estoy: en el proyecto Equo. Espero de todo corazón que mañana entre Juantxo en el Congreso, si posible con Inés, y que podamos formar grupo político con el resto de nuestras candidaturas y de nuestros socios. Desde luego si los resultados se basaran en la ilusión invertida por todas las personas de eQuo, ¡lo tendríamos garantizado!

Enhorabuena a todas y hasta pronto que mañana nos espera un día emocionante e intenso,
Florent

#reinicia

Comentario Cerrado