Valledor denuncia el incumplimiento de la ley en la conservación del oso

El diputado de IU-BA-Verdes Francisco Javier García Valledor recuerda que la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad obliga a designar zonas especiales de conservación y a una protección estricta para esta especie.

El diputado de la Junta General del Principado Francisco Javier García Valledor denuncia el “incumplimiento” de la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad en relación a la conservación del oso pardo cantábrico, y señala que en uno de los artículos de esta Ley se especifica que está prohibida cualquier “actuación hecha con el propósito de darles muerte, capturarlos, perseguirlos o molestarlos, así como la destrucción o deterioro de sus nidos, vivares y áreas de reproducción, invernada o reposo” Según informa la coalición, el diputado ha demandado una gestión “responsable” para la conservación del oso pardo.
Apunta que esta Ley obliga a designar zonas especiales de conservación (Anexo II) y a su protección estricta (Anexo V), entre las que están las zonas de cría ya señaladas en Asturias como “Áreas críticas” y recuerda que esta especie está señalada como en peligro de extinción.
A juicio del diputado de IU-BA-Verdes, “existen una serie de colectivos y empresas que se han apropiado de la gestión de esta especie protegida, en las que incluso se delegan por parte de la Consejería las decisiones políticas”.
“Los ejemplos se pueden observar estos días en prensa al hilo del caso del esbardu que unos turistas recogieron y llevaron al cuartel de la Guardia Civil en Pola de Somiedo y también con Paca, Tola y Furaco”, precisa.
Critica que las políticas que están generando estos colectivos ofrecen una visión del oso como “accesible”, ya que se puede ver y visitar, aparece en la publicidad turística y artículos diversos que revelan sus ubicaciones.
También censura que se muestre a este animal como si no supusiera ningún peligro para las personas, que se le gestione como si de “ganado se tratase” y que se diga que hay muchos.
Para el diputado, “la realidad es bien distinta”, ya que los ejemplares más localizables son las osas con cría, por lo que cualquier intento de visita comercial a ver el oso “incide gravemente sobre la conservación de la especie, ya que la parte crítica y escasa son las hembras”.
“Sólo 16 osas vienen criando anualmente y está prohibido molestarlas, y para criar necesitan tranquilidad y unos lugares muy específicos con refugio y alimento, donde poder defenderse de machos secundarios (infanticidas), y además han de ser lugares no humanizados”, matiza.
Critica que existan visitas guiadas divulgan estas zonas, y que se permita a los visitantes identificarlas y volver con posterioridad.
“Los machos en cambio campean muchos más kilómetros y son difícilmente asignables a un lugar concreto”, aduce el diputado, que apunta que el “mayor peligro para las personas” en caso de encuentro con un ejemplar es que sea una hembra con cría, lo cual puede motivar un zarpazo o un mordisco disuasorio por parte del animal.

Sólo hay 1 comentario

  1. kike /

    Información completa y bastante interesante en la web de http://www.izquierdaxunida.com

    Hay un enlace en este webblog abajo a la derecha :))

Comentario Cerrado